Mo­les­tia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

o es una for­ma gro­se­ra de re­fe­rir­se a un chico plas­ta. El ni­ño de los co­jo­nes es un per­so­na­je vi­ral, un ni­ño de 13 años, y los co­jo­nes son, cla­ro es­tá, me­ta­fó­ri­cos. Adrián Beo­vi­des es el úni­co me­nor de edad de su con­ce­jo. Por eso, cuan­do La Sex­ta fue a ha­cer un re­por­ta­je a su pue­blo, le pre­gun­ta­ron si no echa­ba de me­nos ju­gar con otros cha­va­les: “Es­toy muy a gus­to so­lo”, con­tes­tó; “así na­die me to­ca los co­jo­nes”.

No con­ta­ba el po­bre Adrián con la ca­pa­ci­dad ten­ta­cu­lar de la te­le­vi­sión pa­ra to­car los ge­ni­ta­les y cual­quier par­te del cuer­po a to­do el que pa­se unos se­gun­dos de­lan­te de una cá­ma­ra. Me­dia Es­pa­ña lle­va días to­cán­do­le los co­jo­nes con­me­mes y chis­tes.

Adrián re­su­mió con es­pon­ta­nei­dad y con­tun­den­cia un sen­ti­mien­to muy co­mún en la Es­pa­ña va­cía: el de­seo de ser de­ja­dos en paz. Al­go en prin­ci­pio con­tra­dic­to­rio con otro de­seo que se ex­pre­sa mu­cho es­tos días: el de ser es­cu­cha­dos. ¿Se pue­de pro­tes­tar a la vez por­que no te ha­gan ca­so y por­que te lo ha­gan? Por su­pues­tí­si­mo. Los Adria­nes de Es­pa­ña es­tán har­tos de ser la chu­fla del país, de ves­tir­se de la enési­ma en­car­na­ción de Pa­co Mar­tí­nez So­ria o de ser re­du­ci­dos, en el me­jor de los ca­sos, a una cu­rio­si­dad et­no­grá­fi­ca o a un ti­pis­mo fol­cló­ri­co y ameno. Quie­ren que les ha­gan ca­so, pe­ro que les de­jen en paz si el ca­so que les van a ha­cer en los me­dios es ese.

En los úl­ti­mos tiem­pos se ha pu­bli­ca­do un­mon­tón de literatura tan­to so­bre la me­mo­ria ru­ral co­mo so­bre el pre­sen­te del cam­po es­pa­ñol. Son li­bros ex­ce­len­tes que in­ten­tan com­pren­der una par­te del país com­ple­ja, ri­ca, su­frien­te, ol­vi­da­da y dig­na, muy dis­tan­te del tó­pi­co. Au­to­res co­mo Ma­ría Sánchez, Marc Ba­dal, Ra­fael Navarro de Cas­tro o Vir­gi­nia Mendoza, por men­cio­nar a unos po­qui­tos, abren las puer­tas a mun­dos lle­nos de per­so­na­jes que no quie­ren que les to­quen na­da y que no se de­jan re­du­cir a una ca­ri­ca­tu­ra de te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.