Trumpy el es­po­so de su fiel ase­so­ra se des­pe­lle­jan

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

to, la ma­gia se rom­pió. Y Con­way, Geor­ge, se con­vir­tió en uno de los más des­pia­da­dos y vio­len­tos crí­ti­cos del pre­si­den­te. Con­way ha­bía til­da­do a Trump de men­ti­ro­so e in­com­pe­ten­te, lo que pu­so en­mo­do lu­cha la sen­si­ble amíg­da­la del pre­si­den­te, que en res­pues­ta tra­tó de re­ba­jar la mas­cu­li­ni­dad de Geor­ge al en­do­sar­le el ape­la­ti­vo de Se­ñor de Kell­yan­ne Con­way.

Aho­ra, Geor­ge Con­way ha es­ca­la­do en su re­tó­ri­ca y pues­to en ras de­cla­ra­cio­nes de su es­po­so y de­jó cla­ro que no las com­par­tía en ab­so­lu­to.

Y por su­pues­to, el pre­si­den­te no se que­dó cru­za­do de bra­zos. “Es un per­de­dor to­tal”, tui­teó Trump en re­fe­ren­cia a Con­way. Trump se en­sa­ñó con el es­po­so de su ase­so­ra y se lan­zó a la yu­gu­lar al acu­sar­le de es­tar ce­lo­so del éxi­to de su mu­jer. Ade­más, Trump apun­ta­ba un da­to: Con­way es­ta­ba re­sen­ti­do por­que no ha­bía en­tra­do a tra­ba­jar en la Ad­mi­nis­tra­ción del re­pu­bli­cano. Aun­que es­te apunte se re­fu­ta des­de dis­tin­tas fuentes, que in­ci­den en que fue el pro­pio Geor­ge Con­way el que se dis­tan­ció de cual­quier car­go en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia cuan­do su­po que Trump iba a ser in­ves­ti­ga­do por el fis­cal es­pe­cial Ro­ber­tMue­ller por su po­si­ble co­ne­xión con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.