“Lla­mar­me trai­dor fue una es­tra­te­gia muy bien ela­bo­ra­da”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En­cuen­tro en An­tio­quia

La es­ce­na, por cual­quier ba­re­mo, re­sul­ta ex­tra­or­di­na­ria. Un pre­si­den­te, con dos de sus co­la­bo­ra­do­res, en la bi­blio­te­ca de la Ca­sa de Na­ri­ño, su re­si­den­cia ofi­cial. Fue­ra, la fa­mi­lia y los in­vi­ta­dos se abra­zan y llo­ran. Den­tro, Juan Ma­nuel San­tos (Bo­go­tá, 67 años) se aca­ba de en­te­rar por la te­le­vi­sión de que ha per­di­do. Un es­ca­lo­frío. El no se ha im­pues­to por 53.908 vo­tos (so­bre 13 mi­llo­nes de vo­tos emi­ti­dos en un país de 48 mi­llo­nes de per­so­nas), ape­nas unas dé­ci­mas. “El sen­ti­mien­to era de de­sola­ción”, es­cri­be San­tos en el li­bro La ba­ta­lla por la paz. El pro­ce­so de paz en Co­lom­bia, el desea­do fin a 50 años de con­flic­to, su pro­pio car­go de pre­si­den­te, su lu­gar en la his­to­ria, to­do se des­li­za ha­cia el pre­ci­pi­cio de un fra­ca­so épi­co. No hay plan B. Nun­ca lo ha ha­bi­do.

Es una es­ce­na cier­ta­men­te im­po­nen­te, de en­tre las mu­chas y no­ta­bles re­ve­la­cio­nes que con­tie­ne La ba­ta­lla por la paz (Pla­ne­ta, 2019), que el hoy ex­pre­si­den­te y pre­mio No­bel de la Paz re­la­ta en un li­bro cu­ya pu­bli­ca­ción, el pró­xi­mo mar­tes, pre­sen­ta­rá un re­la­to cua­ja­do de de­ta­lles, de anéc­do­tas, de con­fi­den­cias, y que ofre­ce­rá a los his­to­ria­do­res un ma­te­rial de pri­me­ra mano pa­ra cuan­do se es­cri­ba la ver­sión de­fi­ni­ti­va de una eta­pa cru­cial de Co­lom­bia. Tam­bién, con se­gu­ri­dad, irri­ta­rá a sus opo­nen­tes, cu­ya “hi­po­cre­sía” po­lí­ti­ca San­tos po­ne de re­lie­ve con epi­so­dios has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos pa­ra la opi­nión pú­bli­ca.

Vol­va­mos a la bi­blio­te­ca, don­de en­con­tra­mos al pre­si­den­te y a sus dos co­la­bo­ra­do­res “con­tem­plan­do es­tu­pe­fac­tos la pan­ta­lla del te­le­vi­sor”. “A lo le­jos se sen­tía el re­vue­lo y los co­men­ta­rios de los in­vi­ta­dos. Pe­ro en mi bi­blio­te­ca ape­nas mu­si­tá­ba­mos pa­la­bra. ‘Nun­ca me ima­gi­né es­to’, di­je va­rias ve­ces. Nun­ca me ima­gi­né es­to. ‘Hay que ana­li­zar to­das las op­cio­nes, di­je”, pro­si­gue el re­la­to. “Y una de ellas es re­nun­ciar”.

Pe­ro San­tos, co­mo es co­no­ci­do, no re­nun­ció, lo que ca­si con se­gu­ri­dad hu­bie­ra im­pli­ca­do el fi­nal del pro­ce­so de paz. Re­co­bró el áni­mo con sor­pren­den­te ve­lo­ci­dad, anun­ció a los co­lom­bia­nos que re­ne­go­cia­ría con las FARC en La Ha­ba­na y con los par­ti­da­rios del no en Co­lom­bia, pa­ra in­cluir sus ob­je­cio­nes en un acuer­do re­for­mu­la­do y, ape­nas cua­tro días des­pués, ese mis­mo jue­ves, re­ci­bió un es­pal­da­ra­zo tan ex­tra­or­di­na­rio co­mo ines­pe­ra­do, da­do el fra­ca­so de la vo­ta­ción del do­min­go an­te­rior: el co­mi­té no­rue­go le otor­gó el No­bel de la Paz de 2016 por sus es­fuer­zos. A prin­ci­pios de di­ciem­bre, el Con­gre­so apro­bó fi­nal­men­te el Acuer­do de Paz: su­man­do Se­na­do y Cá­ma­ra, 205 vo­tos a fa­vor y ce­ro en con­tra. El par­ti­do del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, enemi­go po­lí­ti­co acé­rri­mo, se abs­tu­vo.

Un lu­nes de es­te mes de mar­zo, sen­ta­dos en la se­de de su fun­da­ción Com­paz, en Bo­go­tá, pa­ra ha­blar del li­bro, le pre­gun­to a San­tos si se arre­pien­te de ha­ber con­vo­ca­do ese re­fe­ren­do, al que se com­pro­me­tió po­lí­ti­ca­men­te cuan­do anun­ció el co­mien­zo de las ne­go­cia­cio­nes.

—Me arre­pien­to. Es de­cir, ya mi­ran­do re­tros­pec­ti­va­men­te se hu­bie­ran po­di­do per­fec­ta­men­te uti­li­zar los pro­ce­di­mien­tos nor­ma­les. In­clu­si­ve, le voy a dar...

—Per­dón, pre­si­den­te, en un te­ma de es­te ca­li­bre no hay pre­ce­den­tes nor­ma­les…

—Los pre­ce­den­tes nor­ma­les pa­ra ra­ti­fi­car un acuer­do de paz, que son los que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción. Has­ta la pro­pia Cor­te Su­pre­ma es­ta­ba dis­pues­ta a de­cir: “El re­fe­ren­do no va”. Pe­ro yo me em­pe­ci­né. Ha­bía si­do una pro­me­sa [al pue­blo co­lom­biano] y es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que ga­na­ría; por for­tu­na, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­jó un ca­mino ju­rí­di­co an­te la even­tua­li­dad de que se per­die­ra, y eso fue lo que nos sal­vó. Pe­ro al mis­mo tiem­po, no me sen­tí mal cum­plien­do con una pro­me­sa. Ten­go ese con­flic­to y… —Y no lo ha su­pe­ra­do. —No, por­que fui… La gen­te di­ce que fui tes­ta­ru­do, que fui so­ber­bio en ese sen­ti­do. Pue­de que ten­gan ra­zón. Pe­ro cum­plí con mi pro­me­sa.

El li­bro es­tá cua­ja­do de re­ve­la­cio­nes sor­pren­den­tes, y su lec­tu­ra pro­por­cio­na­rá ma­te­rial de pri­me­ra mano al fu­tu­ro his­to­ria­dor. Pe­ro en otro or­den de co­sas me re­cuer­da, le di­go a San­tos, al nú­me­ro The Roo­mWhe­re it Hap- pens, del mu­si­cal Ha­mil­ton, en el que un per­so­na­je, Aa­ron Burr, se que­ja con amar­gu­ra de no po­der sa­ber qué se es­tá de­ci­dien­do en una im­por­tan­te reunión, en otra ha­bi­ta­ción, en­tre el pro­pio Ha­mil­ton, Jef­fer­son y Ma­di­son ( spoi­ler: se acor­dó que la ca­pi­tal, Was­hing­ton, es­ta­ría en el sur). San­tos ha vis­to Ha­mil­ton, na­tu­ral­men­te, co­mo el gran afi­cio­na­do a las bio­gra­fías de man­da­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses que es. Se ríe y asien­te.

Con su li­bro, San­tos ofre­ce cons­tan­te­men­te al lec­tor el pri­vi­le­gio de en­trar en la ha­bi­ta­ción en la que to­do su­ce­de, ac­ce­so que a la ge­ne­ra­li­dad de los ciu­da­da­nos, la his­to­ria, por lo ge­ne­ral, le nie­ga. La pá­gi­na 555 ofre­ce un ejem­plo no­ta­ble de la sen­sa­ción que tie­ne el lec­tor de es­tar den­tro de esa ha­bi­ta­ción tan es­pe­cial:

“Un día, Jo­sé Ob­du­lio [Ga­vi­ria, ase­sor de Uri­be, por en­ton­ces pre­si­den­te] me lla­mó por la lí­nea di­rec­ta de Pre­si­den­cia —el lla­ma­do fal­con— y me pi­dió, co­mo lo más nor­mal, que in­ter­cep­ta­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes de la se­na­do­ra li­be­ral —cer­ca­na a Hu­go Otra ha­bi­ta­ción con ac­ce­so pri­vi­le­gia­do al pú­bli­co lec­tor. Ba­se aé­rea de Rio­ne­gro, An­tio­quia, a me­dia ho­ra de Me­de­llín. 12 de no­viem­bre de 2016. Pri­mer en­cuen­tro en­tre Uri­be y San­tos pa­ra es­tu­diar qué po­si­bi­li­da­des exis­ten de sal­var el pro­ce­so de paz tras el triun­fo del no en el re­fe­ren­do. Es­cri­be San­tos, en la pá­gi­na 551:

“Me sor­pren­dió mu­cho que el pri­mer te­ma que to­có el ex­pre­si­den­te no fue el acuer­do de paz, sino otro muy dis­tin­to. Me ha­bló de su pro­te­gi­do, el ex­mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Andrés Fe­li­pe Arias, con­de­na­do des­de ju­lio de 2014 a die­ci­sie­te años de cár­cel por la Cor­te Su­pre­ma, por los de­li­tos de pe­cu­la­do por apro­pia­ción a fa­vor de ter­ce­ros [es­tá en Mia­mi, a la es­pe­ra de ser ex­tra­di­ta­do].

—Pre­si­den­te, me di­jo, ape­nas nos sa­lu­da­mos, me preo­cu­pa mu­cho que su Go­bierno si­ga per­si­guien­do a Andrés Fe­li­pe Arias.

Que­dé ató­ni­to, pe­ro le res­pon­dí con cal­ma:

—Pre­si­den­te Uri­be. Mi Go­bierno no per­si­gue a na­die. Y us­ted sa­be que en Co­lom­bia hay di­vi­sión de po­de­res. La Cor­te Su­pre­ma es au­tó­no­ma en sus fa­llos y la Can­ci­lle­ría so­lo cum­ple el trá­mi­te que le co­rres­pon­de se­gún la ley.

El te­ma que­dó ahí, pe­ro sin du­da fue un mal ini­cio pa­ra la reunión”.

El des­en­cuen­tro —la ex­pre­sión se que­da vo­lun­ta­ria­men­te cor­ta— en­tre Uri­be y San­tos ha si­do una cons­tan­te des­de que uno su­ce­dió al otro en la pre­si­den­cia. En La Ba­ta­lla por la Paz, San­tos re­ve­la nu­me­ro­sos su­ce­di­dos que de­jan en mal lu­gar a su an­te­ce­sor, pe­ro sin cu­yo co­no­ci­mien­to re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der he­chos cla­ve en la vi­da po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos años en Co­lom­bia, es­pe­cial­men­te so­bre el pro­ce­so de paz. O di­cho de otra ma­ne­ra, tras la lec­tu­ra del li­bro, se en­tien­den mu­chas co­sas. Con to­do, el pá­rra­fo más de­mo­le­dor con Uri­be, a mi pa­re­cer, es uno en el que ni si­quie­ra se le ci­ta por su nom­bre, ba­jo el tí­tu­lo Esa mal­di­ta ten­ta­ción:

“El pro­ble­ma de los cau­di­llos —ya lo anoté cuan­do hi­ce re­fe­ren­cia a la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do— es que siem­pre ter­mi­nan ca­yen­do en la ten­ta­ción de per­pe­tuar­se en el po­der. De al­gu­na ma­ne­ra co­mien­zan a sen­tir­se in­dis­pen­sa­bles o ha­cen creer a la gen­te que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.