Un can­di­da­to con­tra la vie­ja po­lí­ti­ca en Tai­lan­dia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Po­lí­ti­co po­pu­lar

“¡Tha­nat­horn, por su­pues­to!”. Yue­yi, una maes­tra de 27 años, tie­ne cla­ro quién es su can­di­da­to fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes de ma­ña­na en Tai­lan­dia, las pri­me­ras des­de el gol­pe de Es­ta­do de 2014 y la im­plan­ta­ción de la Jun­ta Mi­li­tar. Tan­to que, por si sur­gía al­gún im­pre­vis­to, fue a las ur­nas ya el do­min­go pa­sa­do en la con­vo­ca­to­ria an­ti­ci­pa­da. Vo­tó cer­ca de la es­cue­la don­de da cla­ses, en el dis­tri­to de Kok Pho Chai. Co­mo el res­to del no­res­te tai­lan­dés, es­te dis­tri­to es un feu­do tra­di­cio­nal del po­pu­lis­ta Pheu Thai, el par­ti­do del ex pri­mer mi­nis­tro Thak­sin Shi­na­wa­tra. Pe­ro los jó­ve­nes tie­nen ga­nas de cam­bio.

Con un nom­bre de pi­la que sue­na a caballero del Se­ñor de los ani­llos, y unos ras­gos fí­si­cos que le ha­cen pa­re­cer­lo, el jo­ven mi­llo­na­rio Tha­nat­horn Juan­groon­gruang­kit —y su par­ti­do, Fu­tu­re For­ward— es el fa­vo­ri­to en­tre los sie­te mi­llo­nes de jó­ve­nes que por pri­me­ra vez acu­den a las ur­nas, una sép­ti­ma par­te de los 50 mi­llo­nes con­vo­ca­dos a es­tas elec­cio­nes y cu­ya opi­nión pue­de re­sul­tar cru­cial. “Tai­lan­dia no ha­bía te­ni­do nun­ca has­ta aho­ra un par­ti­do co­moes­te, jo­ven y que trae ai­re fres­co”, apun­ta des­de Bang­kok Thi­ti­nan Pong­sud­hi­rak, ca­te­drá­ti­co de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Chu­la­long­korn.

De­sen­can­ta­dos por el es­tan­ca­mien­to y el re­pe­ti­do ci­clo po­lí­ti­co que ha do­mi­na­do Tai­lan­dia en las úl­ti­mas dos dé­ca­das —al­ter­nan­cia en­tre las vic­to­rias elec­to­ra­les del Pheu Thai y sus de­po­si­cio­nes por la vía ju­di­cial o mi­li­tar—, los jó­ve­nes, y quie­nes com­par­ten su har­taz­go, se han vol­ca­do en es­te em­pre­sa­rio de 40 años, mag­na­te de los com­po­nen­tes de au­to­mó­vi­les, a quien al­gu­nos ana­lis­tas han com­pa­ra­do, por su ju­ven­tud y su men­sa­je, con el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, o el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron. Aun­que sus lla­ma­mien­tos al cam­bio, la es­pe­ran­za que des­pier­ta o in­clu­so su há­bil uso de las re­des so­cia­les re­cuer­dan al Ba­rack Oba­ma del Yes, we can. “Es muy ca­ris­má­ti­co”, ad­mi­te la can­di­da­ta del Pheu Thai por Kok Pho Chai, Sa­rat­sa­nun Un­no­porn: “Ha sa­bi­do trans­mi­tir en­tu­sias­mo a la gen­te. A ca­da uno le di­ce lo que quie­re oír”. “Es muy gua­po y muy in­te­li­gen­te. Ha te­ni­do mu­cho éxi­to en los ne­go­cios, sa­brá có­mo te­ner­lo en la po­lí­ti­ca”, con­fía Yue­yi. A 75 ki­ló­me­tros, en la ciu­dad de Khon Kaen, el pe­que­ño em­pre­sa­rio Joe Tan­pa­nit, de 44 años, lo com­pa­ra con el po­lí­ti­co más po­pu­lar en la re­gión: “Es co­mo Thak­sin. Pe­ro sin la co­rrup­ción”, uno de los gran­des pro­ble­mas que ha an­qui­lo­sa­do la vi­da po­lí­ti­ca tai­lan­de­sa.

Su pro­gra­ma es, pa­ra los es­tán­da­res que han do­mi­na­do la de­mo­cra­cia tai­lan­de­sa en los úl­ti­mos años, rompe­dor. “Su agen­da pro­gre­sis­ta de adel­ga­za­mien­to de los pre­su­pues­tos y del nú­me­ro de efec­ti­vos de los mi­li­ta­res, eli­mi­na­ción del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, des­cen­tra­li­za­ción del po­der y re­mo­de­la­ción del sis­te­ma tri­bu­ta­rio, sue­na ra­di­cal pa­ra lo que acos­tum­bran los tai­lan­de­ses”, ex­pli­ca Thi­ti­nan Pong­sud­hi­rak. En par­ti­cu­lar, su pro­pues­ta de eli­mi­nar el ser­vi­cio mi­li­tar y re­cor­tar los pri­vi­le­gios mi­li­ta­res re­sue­na en­tre un elec­to­ra­do que ve a la Jun­ta con es­cep­ti­cis­mo.

Pe­se a su ti­rón, sus po­si­bi­li­da­des de im­po­ner­se son po­cas. No so­lo cual­quier can­di­da­to de la opo­si­ción tie­ne muy com­pli­ca­do lle­gar a pri­mer mi­nis­tro, da­da la su­per­ma­yo­ría —el 75% de los 500 es­ca­ños de la Cá­ma­ra ba­ja— que re­quie­re el nue­vo sis­te­ma di­se­ña­do por la Jun­ta Mi­li­tar. Ni si­quie­ra es muy pro­ba­ble, sal­vo sor­pre­sas, que Fu­tu­re For­ward sea el par­ti­do más vo­ta­do en­tre la opo­si­ción a la Jun­ta y sus he­re­de­ros.

Co­mo nue­vo par­ti­do, no dis­fru­ta de las re­des clien­te­la­res o de la im­plan­ta­ción de que sí go­zan el Pheu Thai o el Pa­lang Pra­cha­rat, la for­ma­ción que pre­sen­ta co­mo can­di­da­to al ac­tual pri­mer mi­nis­tro y je­fe de la Jun­ta, el ge­ne­ral Pra­yuth Chan-ocha. “No cuen­ta con gen­te que va­ya lla­man­do de puer­ta en puer­ta pa­ra re­ca­bar vo­tos, ni re­des de con­tac­tos”, apun­ta el ca­te­drá­ti­co Pong­sud­hi­rak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.