FE DE ERRO­RES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los sol­da­dos del fu­tu­ro ata­ca­rán des­de su ca­sa a tra­vés de la pan­ta­lla de su or­de­na­dor. Son los lla­ma­dos ci­ber­sol­da­dos, de al­tí­si­mo ni­vel ca­pa­ces de lan­zar ata­ques a gran es­ca­la ha­cia un in­di­vi­duo u or­ga­ni­za­ción o a po­ner en ja­que a un país en­te­ro. La gue­rra en­tre na­cio­nes ten­drá lu­gar en In­ter­net y se li­bra­rá a tra­vés de al­go­rit­mos. Por es­ta ra­zón, los paí­ses avan­za­dos po­nen a prue­ba sus es­tra­te­gias pa­ra so­bre­vi­vir a los ci­be­ra­ta­ques. Se­gún da­tos de una com­pa­ñía in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da a la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, Es­pa­ña es el no­veno país del mun­do que más ata­ques de es­te ti­po re­ci­be. Aun­que cuen­ta con va­rios de­par­ta­men­tos de ci­ber­se­gu­ri­dad, to­da­vía que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. En la era tec­no­ló­gi­ca, el ci­be­res­pa­cio se­rá el nue­vo cam­po de ba­ta­lla, el or­de­na­dor el ar­ma y la in­for­ma­ción la ba­la. Los sol­da­dos del fu­tu­ro ha­rán la gue­rra des­de su ca­sa en pi­ja­ma.

Pau­la San­to­la­ya del Bur­go. Pam­plo­na Es­to es lo que re­za la pri­me­ra se­ñal de alar­ma en un nau­fra­gio. La úl­ti­ma es: “Sál­ve­se quien pue­da”. Las mu­je­res, en ge­ne­ral, nos dan lec­cio­nes de hu­mil­dad y to­le­ran­cia ca­da día con sus es­fuer­zos en tra­ba­jos mal pa­ga­dos y con sus cui­da­dos de­sin­te­re­sa­dos; y a pe­sar de ello hay quien las cri­ti­ca por reivin­di­car­se pa­cí­fi­ca­men­te ca­da 8 de mar­zo. Los ni­ños y ado­les­cen­tes es­po­lean nues­tras con­cien­cias con una huel­ga es­co­lar (los vier­nes) a tra­vés de la cual ma­ni­fies­tan su re­cha­zo a vi­vir en un pla­ne­ta en­fer­mo; y hay quien les nin­gu­nea so­lo por ser jó­ve­nes. Lo di­cho, las mu­je­res y los ni­ños, pri­me­ro. No se me­re­cen el nau­fra­gio se­gu­ro al que nos con­du­ce tan­to in­com­pe­ten­te en el ti­món del po­der y tan­to inep­to en la sa­la de má­qui­nas me­diá­ti­cas. Án­gel Pa­lo­mo Sán­chez

Galapagar (Ma­drid) No­so­tros, los is­rae­líes com­pro­me­ti­dos con la paz, aco­ge­mos con gran sa­tis­fac­ción el in­for­me de la in­ves­ti­ga­ción de la ONU so­bre el ho­rro­ro­so ase­si­na­to de ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos en Ga­za. El in­for­me con­fir­ma que ca­si nin­guno de los 189 pa­les­ti­nos ase­si­na­dos ni de los más de 9.000 he­ri­dos por nues­tras Fuer­zas en las ma­ni­fes­ta­cio­nes re­pre- sen­tan una ame­na­za di­rec­ta pa­ra Is­rael o sus ciu­da­da­nos. Mu­chos re­ci­bie­ron dis­pa­ros mien­tras pro­tes­ta­ban pa­cí­fi­ca­men­te a cien­tos de me­tros del lí­mi­te de Ga­za. Los dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la Fran­ja es­tán en­jau­la­dos en una pri­sión al ai­re li­bre. Es­tas per­so­nas tie­nen to­do el de­re­cho y la ra­zón pa­ra pro­tes­tar, pe­ro cuan­do lo ha­cen re­ci­ben fue­go real. Se acer­ca el pri­mer aniver­sa­rio del ini­cio de las pro­tes­tas del 30 de mar­zo, el mun­do de­be po­ner fin a es­te ase­si­na­to en cur­so. La pró­xi­ma se­ma­na, los paí­ses del mun­do ten­drán que to­mar po­si­ción so­bre el in­for­me de la ONU en el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos en Gi­ne­bra. Ins­ta­mos a to­dos los paí­ses, in­clui­da Es­pa­ña, a que lo res­pal­den sin am­bi­güe­da­des.

Mi­chael Ben-Yair, ex­fis­cal Ge­ne­ral de Is­rael y ex­juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo is­rae­lí, y

sie­te fir­mas más. La in­for­ma­ción pu­bli­ca­da el jue­ves ti­tu­la­da Sa­ni­dad pro­po­ne un to­pe de mil pa­cien­tes por mé­di­co de pri­ma­ria se ba­só en un in­for­me del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad que in­cluía esa ci­fra. Des­pués de la pu­bli­ca­ción, el mi­nis­te­rio no­ti­fi­có que ha­bía un error en el in­for­me, y que ese to­pe no era de mil pa­cien­tes, sino de 1.500. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.