Una jo­ven es­tá en co­ma por ne­gar­se a una trans­fu­sión

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Su­pues­tas al­ter­na­ti­vas

Li­lia­na lle­va­ba días con fuer­tes do­lo­res ab­do­mi­na­les. Una gas­tro­en­te­ri­tis, di­je­ron los mé­di­cos en un pri­mer mo­men­to. Pe­ro el do­lor no ce­sa­ba. Dos días des­pués, la jo­ven, de 20 años, in­gre­sa­ba en el hos­pi­tal San Jor­ge de Hues­ca con una pe­ri­to­ni­tis. Tras va­rias in­ter­ven­cio­nes, per­ma­ne­ce en co­ma in­du­ci­do en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos del cen­tro. Su he­mo­glo­bi­na es­tá por los sue­los, pe­ro los mé­di­cos no pue­den ha­cer­le una trans­fu­sión de san­gre. La jo­ven fir­mó un do­cu­men­to de vo­lun­ta­des an­ti­ci­pa­das en el que la re­cha­za­ba por­que es tes­ti­go de Jeho­vá. Los fa­cul­ta­ti­vos en­via­ron un in­for­me mé­di­co al juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro la juez ar­chi­vó el ca­so: la jo­ven es ma­yor de edad y fir­mó el do­cu­men­to en ple­nas fa­cul­ta­des. Lle­va 13 días con se­da­ción pro­fun­da.

En su ca­sa no pro­fe­san las creen­cias de la jo­ven. Es­ta se fue a vi­vir so­la ha­ce dos años y tra­ba­ja­ba co­mo lim­pia­do­ra. “Sa­bía­mos que es­ta­ba con ellos pe­ro no has­ta ese pun­to”, re­fie­ren fuen­tes del en­torno fa­mi­liar. Los pa­dres se en­te­ra­ron el pa­sa­do vier­nes, cuan­do el cen­tro sa­ni­ta­rio co­mu­ni­có al juz­ga­do que la jo­ven ha­bía sus­cri­to un do­cu­men­to de vo­lun­ta­des an­ti­ci­pa­das, en el que re­cha­za­ba las trans­fu­sio­nes de san­gre y Ha­bien­do do­cu­men­to de vo­lun­ta­des an­ti­ci­pa­das, no hay ca­so. Hay que res­pe­tar la de­ci­sión de la en­fer­ma. La ley de au­to­no­mía del pa­cien­te de 2002 es­ta­ble­ce que “to­do pa­cien­te tie­ne de­re­cho a ne­gar­se al tra­ta­mien­to”. Pa­ra cual­quier in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pro­gra­ma­da se pre­ci­sa el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do, en el bien en­ten­di­do de que un con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do no es sim­ple­men­te un con­sen­ti­mien­to fir­ma­do. El per­so­nal sa­ni­ta­rio ha de ase­gu­rar­se de que el pa­cien­te ha re­ci­bi­do la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y ade­cua­da, que tie­ne ple­nas ca­pa­ci­da­des y ac­túa con li­ber­tad, es de­cir, sin coac­ción de nin­gún ti­po. En el mo­men­to en que la pa­cien­te en­tre­ga al equi­po mé­di­co un tes­ta­men­to vi­tal, ha de in­fe­rir­se que es­tá in­for­ma­da de los ries­gos de no acep­tar una trans­fu­sión. El que el re­cha­zo del tra­ta­mien­to sea por mo­ti­va­cio­nes re­li­gio­sas es irre­le­van­te. Po­dría ser por cual­quier otra cau­sa.

De acuer­do con la le­gis­la­ción y el con­te­ni­do de la de­cla­ra­ción del Co­mi­té de Bio­éti­ca de Ara­gón so­bre pa­cien­tes que re­cha­zan trans­fu­sio­nes de san­gre, no es un ca­so du­do­so, de po­nía co­mo re­pre­sen­tan­te a otro miem­bro de la con­gre­ga­ción. Los pa­dres, de he­cho, no pu­die­ron au­to­ri­zar la tra­queo­to­mía que hu­bo que rea­li­zar­le. Era la re­pre­sen­tan­te la que de­bía dar el vis­to bueno.

La fa­mi­lia re­cu­rrió en vano a la jus­ti­cia y a la Guar­dia Ci­vil pa­ra in­va­li­dar el tes­ta­men­to vi­tal. El hos­pi­tal en­vió un in­for­me al Juz­ga­do de Ins­truc­ción 1 de Hues­ca, pe­ro la juez ar­chi­vó el asun­to. La Fis­ca­lía des­car­tó in­ter­ve­nir. “Na­da, que ella es ma­yor de edad, que el tes­ta­men­to es le­gal y vá­li­do. No hay na­da que ha­cer”, la­men­ta el en­torno fa­mi­liar.

La ne­ga­ti­va a acep­tar trans­fu­sio­nes de los tes­ti­gos de Jeho­vá mo­do que los mé­di­cos no te­nían por qué acu­dir a la jus­ti­cia, co­sa que sí hu­bie­ran te­ni­do que ha­cer de ser me­nor de edad o no hu­bie­ra cons­tan­cia de su vo­lun­tad. Na­da tie­ne que ver es­te ca­so con el de Mar­cos Ale­gre, un chi­co de 13 años, miem­bro de una fa­mi­lia de tes­ti­gos de Jeho­vá, que mu­rió en 1994. El chi­co ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te y pre­ci­sa­ba una trans­fu­sión ur­gen­te, pe­ro sus pa­dres di­je­ron que no po­dían au­to­ri­zar­la. Los mé­di­cos con­si­de­ra­ron que la vi­da del ni­ño co­rría pe­li­gro y acu­die­ron al juez, que au­to­ri­zó la in­ter­ven­ción. Los pa­dres aca­ta­ron la de­ci­sión del juez, pe­ro al in­ten­tar los mé­di­cos rea­li­zar la trans­fu­sión, el chi­co se re­sis­tió, ho­rro­ri­za­do. El tam­bién era cre­yen­te. Los pa­dres pi­die­ron en­ton­ces el al­ta “tie­ne fun­da­men­tos bí­bli­cos, pues allí di­ce que de­be­mos de abs­te­ner­nos de la san­gre, tan­to hu­ma­na co­mo ani­mal. La vi­da es­tá en la san­gre y de­be­mos abs­te­ner­nos de ella de cual­quier ma­ne­ra”, jus­ti­fi­ca Aní­bal Ma­tos, por­ta­voz de la se­de na­cio­nal de los Tes­ti­gos Cris­tia­nos de Jeho­vá. Y ase­gu­ra que la jo­ven es­tá es­ta­ble, aun­que ad­mi­te que tie­ne “el ni­vel de he­mo­glo­bi­na muy ba­jo y se des­acon­se­ja una in­ter­ven­ción has­ta ele­var el ni­vel de he­ma­to­cri­tos”. La fa­mi­lia ma­ti­za que la jo­ven es­tá se­da­da, pre­ci­sa­men­te, pa­ra evi­tar que se ago­ten sus re­ser­vas de san­gre. Ma­tos, por su par­te, apun­ta a que hay al­ter­na­ti­vas a la trans­fu­sión. Ana Za­pa­te­ro, del ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ten­si­va del hos­pi­tal del Mar de Bar­ce­lo­na, lo nie­ga: “Es di­fí­cil pen­sar que ha­ya al­go que pue­da sus­ti­tuir a la san­gre en esos ca­sos”. La fa­cul­ta­ti­va ad­vier­te de que la se­da­ción pro­fun­da du­ran­te va­rios días no tie­ne por qué de­jar se­cue­las neu­ro­ló­gi­cas, pe­ro sí el he­cho de per­ma­ne­cer du­ran­te mu­cho tiem­po con los ni­ve­les ba­jos de he­mo­glo­bi­na.

Fuen­tes del en­torno fa­mi­liar de­nun­cian el com­por­ta­mien­to sec­ta­rio de la con­gre­ga­ción y que la jo­ven fue en­ga­ña­da, aun­que la juez man­ten­ga que el do­cu­men­to fue fir­ma­do por pro­pia vo­lun­tad y con ple­nas ca­pa­ci­da­des­men­ta­les. Mi­guel Per­la­do, psi­có­lo­go ex­per­to en sec­tas, lo du­da. “La vo­lun­tad se va mol­dean­do por la so­bre­im­po­si­ción de la or­ga­ni­za­ción”, sos­tie­ne, y ase­gu­ra que los Tes­ti­gos Cris­tia­nos de Jeho­vá res­pon­den a un com­por­ta­mien­to sec­ta­rio. “Tie­nen un con­trol de la in­for­ma­ción, so­bre­im­po­si­ción ideo­ló­gi­ca, lec­tu­ra fun­da­men­ta­lis­ta de la Bi­blia, exi­gen­cia de com­pro­mi­so tras­cen­den­te y vi­tal con el gru­po ex­clu­yen­do a la per­so­na de otros ac­tos so­cia­les. Por ri­gi­dez, lle­van a las per­so­nas a si­tua­cio­nes muy lí­mi­te. Bus­can so­me­ter la vo­lun­tad a tra­vés del mie­do”, zan­ja.

Pe­ro la de­ci­sión ju­di­cial ya es­tá to­ma­da y la fa­mi­lia po­co pue­de ha­cer. “So­lo que­da es­pe­rar, a ver si des­pier­ta”, la­men­tan des­de el en­torno de la jo­ven. vo­lun­ta­ria y bus­ca­ron un tra­ta­mien­to alternativo en otros hos­pi­ta­les. Pe­ro no exis­tía. La úni­ca al­ter­na­ti­va era la trans­fu­sión. De vuel­ta a su ca­sa de Ba­llo­bar en es­ta­do crí­ti­co, el mé­di­co de fa­mi­lia y el Ayun­ta­mien­to acu­die­ron de nue­vo al juez, que au­to­ri­zó la trans­fu­sión. Los pa­dres no se opu­sie­ron, e in­clu­so co­la­bo­ra­ron. Pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de.

Acu­sa­dos de un de­li­to de ho­mi­ci­dio, la Au­dien­cia Pro­vin­cial los ab­sol­vió al en­ten­der que el me­nor ha­bía ex­pre­sa­do su vo­lun­tad y los pa­dres se ha­bían li­mi­ta­do a res­pe­tar­la. Fis­ca­lía re­cu­rrió y el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­de­nó a los pa­dres a dos años de cár­cel y seis me­ses. El ca­so lle­gó al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que con­si­de­ró el de­re­cho a la li­ber­tad re­li­gio­sa de los pa­dres y anu­ló la con­de­na. Es­te ca­so sir­vió pa­ra re­vi­sar la le­gis­la­ción.

La de­cla­ra­ción del Co­mi­té de Bio­éti­ca de Ara­gón es­pe­ci­fi­ca que en el ca­so de ne­ga­ti­va en ca­so de un me­nor de 14 años, se pe­di­rá la in­ter­ven­ción de un juez. Pe­ro a par­tir de los 14 años el me­nor se­rá te­ni­do en cuen­ta. Si los pa­dres y el me­nor re­cha­zan la trans­fu­sión, “hay que pro­ce­der co­mo si se tra­ta­ra de un adul­to”. Si los pa­dres la re­cha­zan y el­me­nor la acep­ta, el mé­di­co de­be rea­li­zar­la, por­que de­be ac­tuar en su be­ne­fi­cio. Y si los pa­dres la acep­tan y el me­nor la re­cha­za, en ca­so de ries­go, se aten­de­rá la opi­nión de los pa­dres, aun­que se re­co­mien­da re­ca­bar la in­ter­ven­ción del juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.