El Pra­do reivin­di­ca la car­ga mo­ral del ‘Guer­ni­ca’ del XIX

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La en­te­re­za del per­so­na­je

ay en Ma­drid una ga­le­ría, Ivory­press, en un ba­rrio que no hu­bie­ra so­ña­do ja­más con te­ner un con­ti­nen­te y un con­te­ni­do se­me­jan­tes. Nor­man Fos­ter ha di­se­ña­do el es­pa­cio que a un tiem­po se asien­ta fir­me so­bre el sue­lo —gra­ve in­clu­so— y flo­ta eté­reo y li­ge­ro. Tal vez por es­tas cua­li­da­des es­pa­cia­les, en apa­rien­cia con­tra­dic­to­rias, hay dos ex­po­si­cio­nes que fue­ron de­ci­si­vas pa­ra la ri­ca tra­yec­to­ria de la ga­le­ría. La del vi­sio­na­rio Ri­chard Buck­mins­ter Fu­ller Bucky, ami­go per­so­nal de Fos­ter, des­ve­la­ba cier­tas ex­tra­or­di­na­rias fi­lia­cio­nes ilu­mi­na­das. La su- til fo­to­gra­fía del co­reano Bohn­chang Koo sub­ra­ya­ba la par­te más poé­ti­ca del lu­gar, cier­ta gran­de­za des­po­ja­da y pre­ci­sa.

Pe­se a to­do, pe­se al ex­qui­si­to es­pa­cio y a tan­tas ex­po­si­cio­nes me­mo­ra­bles, hay mu­chas ga­le­rías es­pe­cia­les en Ma­drid. La apues­ta­más úni­ca de Ivory­press es su pro­pues­ta edi­to­rial des­de 1995. Su fun­da­do­ra y di­rec­to­ra, Ele­na Ochoa Fos­ter, una edi­to­ra mi­nu­cio­sa, ha lle­va­do a ca­bo en es­tos ca­si 25 años una la­bor te­naz que re­fle­ja su pa­sión por los li­bros y en es­pe­cial por los li­bros de ar­tis­ta, qui­zás la par­te­más ín­ti­ma y re­ve­la­do­ra de la pro­duc­ción de los crea­do- res. La va­rie­dad de pro­pues­tas de la edi­to­rial, cui­da­da y de­pu­ra­da, es de­ci­si­va, y se com­ple­men­ta con dis­cu­sio­nes pú­bli­cas, me­sas re­don­das…, ac­ti­vi­da­des en su­ma que con­vier­ten a Ivory­press en un re­fe­ren­te de la edi­ción in­ter­na­cio­nal más allá del me­ro pa­pel de ga­le­ría de ar­te. Ese es sin du­da su fac­tor di­fe­ren­cial, que tras­cien­de ade­más los ex­clu­si­vos li­bros de ar­tis­ta pa­ra crear una se­rie de pro­yec­tos de bol­si­llo, al al­can­ce de to­dos pe­ro muy cui­da­dos. Li­ber Arts es una co­lec­ción de li­bros de ar­tis­ta de pe­que­ño for­ma­to —el pu­bli­ca­do en 2018 es de Shi­rin Nes­hat, y en­tre los au­to­res es­tán Cris­ti­na Igle­sias o la pro­pia Cor­ne­lia Par­ker— que es­pe­ran de los crea­do­res que or­ga­ni­cen su pro­yec­to den­tro de ese ta­ma­ño pre­fi­ja­do.

El ar­tis­ta que aho­ra­mues­tra sus de­li­ca­das obras de ce­rá­mi­ca en Ivory­press es Ed­mund de Waal, tam­bién apa­sio­na­do por Pi­ne­da, De­bía cum­plir con la en­te­re­za del per­so­na­je. El pin­tor los vis­te con im­pe­ca­bles le­vi­tas y al pro­ta­go­nis­ta le des­abro­cha un bo­tón mien­tras mi­ra al sue­lo, don­de ya­cen al­gu­nos fu­si­la­dos. Una mano y una chis­te­ra sur­gen de la par­te in­fe­rior, co­mo si Gis­bert hu­bie­ra aga­rra­do una cá­ma­ra y re­tra­ta­do uno de los acon­te­ci­mien­tos más sal­va­jes de su épo­ca. El pin­tor via­jó a Má­la­ga y se en­tre­vis­tó con des­cen­dien­tes de las víc­ti­mas. Que­ría la ver­dad, pe­ro tam­bién el sím­bo­lo. Y lo­gró ser tan ve­rí­di­co co­mo Go­ya en Los fu­si­la­mien­tos (1814) y tan sim­bó­li­co co­mo Pi­cas­so en Guer­ni­ca.

Lle­dó cuen­ta que en el des­co­mu­nal lien­zo aca­de­mi­cis­ta —a un pa­so del na­tu­ra­lis­mo— ob­ser­va las con­se­cuen­cias del “cor­to­vis­tis­mo”, pa­la­bra que se in­ven­ta pa­ra des­cri­bir las per­so­na­li­da­des an­ta­gó­ni­cas a To­rri­jos, quien “qui­so re­vo­lu­cio­nar el an­qui­lo­sa­mien­to de Fer­nan­do VII”. Pa­ra Lle­dó “el pa­trio­tis­mo es el an­qui­lo­sa­mien­to de in­tere­ses par­ti­cu­la­res y mi­se­ra­bles y no re­pre­sen­ta los in­tere­ses co­mu­nes de un país”. Por eso pa­ra el fi­ló­so­fo Fu­si­la­mien­to de To­rri­jos es pu­ra “me­mo­ria his­tó­ri­ca”. “Por­que la me­mo­ria es fun­da­men­tal pa­ra te­ner pre­sen­te y fu­tu­ro. El cri­men es el ol­vi­do. Es­te cua­dro es un re­ga­lo del ar­te. Me emo­cio­na”, re­co­no­ce an­te la obra de An­to­nioGis­bert, quien lle­gó a di­ri­gir el Pra­do. los li­bros y la lec­tu­ra, que pa­ra la oca­sión ha se­lec­cio­na­do sus tex­tos fa­vo­ri­tos —se pue­den ver en la li­bre­ría— y ha he­cho un bri­llan­te li­bro de ar­tis­ta a par­tir de los poe­mas de Ce­lan. Lo ha lla­ma­do Breath —sus­pi­ro, ce­su­ra, pau­sa…—, y en él ha pues­to a dia­lo­gar los pa­pe­les pro­ce­den­tes de dis­tin­tos lu­ga­res y mo­men­tos: en las par­tes más se­cre­tas, a buen re­cau­do de la vis­ta, ha ca­mu­fla­do pá­gi­nas an­ti­guas o par­ti­tu­ras gre­go­ria­nas, por­que los pa­pe­les dia­lo­gan en si­len­cio a lo lar­go de la his­to­ria, igual que los ver­sos. Es uno de los li­bros más es­pe­cia­les de Ivory­press has­ta el mo­men­to —si no el­más es­pe­cial—, y a pun­to de cum­plir los 25 años pa­re­ce una be­lla me­tá­fo­ra de es­ta edi­to­rial de li­bros de ar­tis­ta —ex­clu­si­vos y ase­qui­bles—, que to­ma la ga­le­ría co­mo ex­cu­sa pa­ra de­jar que los pa­pe­les dia­lo­guen tam­bién cuan­do se apa­ga la luz, igual que en la bi­blio­te­ca de Bor­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.