No es­toy en la lis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

on pun­tua­li­dad, el miér­co­les lle­gó la lu­na lle­na del cam­bio de equi­noc­cio. En mi chat de ami­gos ve­ne­zo­la­nos de­ci­die­ron, les en­can­ta es­te ti­po de ges­tos, que era la lu­na per­fec­ta pa­ra pe­dir por la paz y el bie­nes­tar de nues­tros se­res que­ri­dos. Es­tu­ve a pun­to de re­en­viar­lo a otro chat de ami­gos po­lí­ti­cos pa­ra que, a su vez, lo en­via­ran a sus par­ti­dos po­lí­ti­cos. Sen­tí que ne­ce­si­tan paz en es­tos días tan al­bo­ro­ta­dos por la con­fec­ción de lis­tas elec­to­ra­les. Ocu­rre pú­bli­ca­men­te que ca­da lis­ta de can­di­da­tos ge­ne­ra otra lis­ta de los que no es­tán. Y a su vez, esa lis­ta pro­vo­ca otra, la de los que se sien­ten nin­gu­nea­dos. Es en­ton­ces cuan­do el par­ti­do se con­vier­te en un aque­la­rre con una de­sola­do­ra lis­ta de dam­ni­fi­ca­dos. Me pa­re­ció es­cu­char­le a Al­fon­so Gue­rra, un ex­per­to en lis­tas y po­lí­ti­ca, opi­nar que “era me­jor el sis­te­ma de an­tes”. Es de­cir, que las lis­tas se ha­gan y des­ha­gan sin que lo se­pa­mos.

¡Es­toy har­to de lis­tas! Yo que tan­to qui­se es­tar en la lis­ta de los me­jor ves­ti­dos, me creé un ro­pe­ro que al mos­trár­se­lo ami tío Isaac Cho­cron, dra­ma­tur­go y ju­dío, no pu­do con­te­ner un ges­to mez­cla de asom­bro y re­pul­sión: “Bo­ris, es pe­ca­do”, sen­ten­ció al ver mis tra­jes acu­mu­la­dos en or­den y los za­pa­tos ali­nea­dos ba­jo los tra­jes. Qui­zás de­bí as­pi­rar a la lis­ta de per­so­na­jes con ar­ma­rios más or­de­na­dos pe­ro ese an­he­lo, es­fuer­zo y gasto se arru­ga­ron cuan­do mi ami­ga Ana Gar­cía-Si­ñe­riz es­cri­bió un ar­tícu­lo anun­cian­do que las lis­tas de me­jor ves­ti­dos eran co­sa del pa­sa­do. Fue du­ro. Pe­ro al me­nos con­se­guí es­tar en una que pu­bli­có la re­vis­ta Lec­tu­ras en 1999, don­de yo fi­gu­ra­ba en el pues­to 16. Es un pues­to ri­dícu­lo, lo que cuen­ta es es­tar en­tre los diez pri­me­ros. Pe­ro­más des­mo­ra­li­za­dor fue cons­ta­tar que el pues­to 15, por en­ci­ma de mí, lo ocu­pa­ba Ma­yor Ore­ja, aquel mi­nis­tro del PP que era tan hir­su­to. Hay no­ches que pa­so en ve­la pen­san­do en qué cor­ba­ta o pan­ta­lón me si­tuó por de­ba­jo del ex­mi­nis­tro.

La vi­da es­tá lle­na de mis­te­rios. La con­fec­ción de lis­tas es uno de ellos. Qué fue lo que real­men­te le su­ce­dió a Ma­ría Jo­sé Suá­rez en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, don­de es­tu­vo re­te- ni­da, tam­bién es otro mis­te­rio. Se di­jo que de­bía unas mul­tas im­pa­ga­das y ella lo des­di­jo ex­pli­can­do que fue una re­cla­ma­ción por un equi­pa­je per­di­do y que to­do el asun­to la de­jó “fli­pa­da”. A es­to ha­bría que su­mar­le el mis­te­rio­so mal rollo en­tre Eva González y Lour­des Mon­tes, cu­ña­das al es­tar ca­sa­das con los her­ma­nos to­re­ros Ca­ye­tano y Fran Ri­ve­ra. ¡Ho­la! lan­zó un glo­bo son­da ha­ce dos se­ma­nas por­que nin­gu­na de las dos fa­mi­lias se mo­vi­li­zó pa­ra co­no­cer a sus res­pec­ti­vos re­to­ños. Un re­tra­so inex­pli­ca­ble. Me fli­pó la res­pues­ta de Fran en te­le­vi­sión. Ale­gó que una­mo­vi­li­za­ción fa­mi­liar aca­rrea ex­po­si­ción pú­bli­ca, tre­nes, gen­te ha­blán­do­le y pi­dién­do­le sel­fis. González, por su par­te, acu­dió a una fe­ria de mo­da fla­men­ca pa­ra apo­yar a un ami­go di­se­ña­dor y al día si­guien­te cuan­do des­fi­la­ba la co­lec­ción de Lour­des, no es­tu­vo. To­do pa­re­cía sa­lir de una lis­ta de in­gre­dien­tes pa­ra una tor­men­ta per­fec­ta. Pe­ro una re­so­lu­ti­va Eva González to­mó el tren y se plan­tó, con chu­rum­bel yma­ri­do, en Se­vi­lla pa­ra co­no­cer a Cu­rro, el pe­que­ño de Lour­des y Fran, sub­ra­yan­do con su vi­si­ta que ella no te­me a sel­fis ni a reunio­nes fa­mi­lia­res. Así, Eva González ha con­se­gui­do lo que The­re­sa May no lo­gra: so­lu­cio­nar un con­flic­to in­terno.

Pe­ro, al igual que el Bre­xit, es­te re­ve­la­dor ejem­plo de cu­ña­dis­mo pue­de en­quis­tar­se. Y ten­dría­mos en Es­pa­ña una ré­pli­ca del en­fren­ta­mien­to de las du­que­sas Meg­han y Ka­te, que li­de­ran la lis­ta de cu­ña­das con gran pre­su­pues­to pe­ro mal ave­ni­das. Es­ta se­ma­na, mien­tras la pri­me­ra mi­nis­tra se des­vi­vía por desatas­car el desagüe del Bre­xit, la rei­na Isabel ad­mi­tió pun­tual­men­te a Ka­te Midd­le­ton co­mo com­pa­ñe­ra du­ran­te una bre­ve vi­si­ta a la Uni­ver­si­dad de Lon­dres. Meg­han re­ci­bió ese ho­nor an­tes y con ape­nas un­mes de ca­sa­da. Ka­te ha te­ni­do que es­pe­rar ocho años, ¿con qué pro­to­co­los se con­fec­cio­nan las lis­tas de acom­pa­ñan­tes ofi­cia­les de la rei­na? Pa­ra mí, to­do ra­di­ca en que Meg­han es más lis­ta.

No le­jos de allí The­re­sa May se dis­cul­pa­ba por­que ha­brá un re­tra­so, un de­lay, en su Bre­xit. Al­go que vi­si­bi­li­za el ata­que de ner­vios que vi­ven allí y que aca­ba con uno de los ras­gos más de­li­cio­sos y re­co­no­ci­bles de la edu­ca­ción bri­tá­ni­ca: la pun­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.