Sor­di­dez

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ucha gen­te afir­ma que en­cien­de el te­le­vi­sor al lle­gar a su ca­sa en la no­che con la com­pren­si­ble in­ten­ción de re­la­jar­se, bus­car un en­tre­te­ni­mien­to que no exi­ja es­fuer­zo men­tal. Du­do que lo con­si­gan si ven esas co­sas tan pe­li­gro­sas pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so co­mo Gran Her­mano, Sál­va­me o las ter­tu­lias po­lí­ti­cas, de­mos­tra­ti­vas de que el es­pí­ri­tu, el tono, los per­so­na­jes y el gri­te­río de las co­rra­las so­bre­vi­ven en for­ma­tos me­diá­ti­cos, crean es­pec­tácu­lo co­cham­bro­so, dan can­ti­dad de pas­ta.

Yo re­cu­rro a mi in­men­sa fil­mo­te­ca. No ne­ce­si­to ver na­da nue­vo, con la con­ti­nua re­vi­sión de lo que ten­go me sir­ve pa­ra en­con­trar Ar­ca­dia to­das las no­ches. Pe­ro con­mi re­cien­te y aun te­me­ro­sa in­cor­po­ra­ción a la te­le­vi­sión por In­ter­net­me aso­mo (o me tro­pie­zo) con do­cu­men­ta­les de to­do ti­po. Y sin­tien­do an­ces­tral gri­ma por el per­so­na­je que lo co­pro­ta­go­ni­za me en­cuen­tro con Lea­ving Ne­ver­land. Du­ra cua­troho­ras. So­lo so­por­to unos 90 mi­nu­tos. La sen­sa­ción de náu­sea es­muy fuer­te y te­mo que me pue­da pro­vo­car pe­sa­di­llas. Na­rran la re­la­ción en­treMi­chael Jack­son y una cria­tu­ra aus­tra­lia­na a la que in­tro­du­ce en su per­ver­so mun­do cuan­do es­ta tie­ne cin­co años. Es­te cuen­ta su si­nies­tro re­la­to sien­do un trein­ta­ñe­ro. Tam­bién ha­blan su ma­dre, su her­ma­na, su abue­la. No el pa­dre, ima­gino que no tie­ne ga­nas, o va­lor, o de­cen­cia, pa­ra re­me­mo­rar un es­pan­to en el que los adul­tos ac­tua­ron co­mo ton­tos o vo­lun­ta­ria­men­te cie­gos. Hay al­go­muy tur­bio en no per­ca­tar­se de que tu ni­ño ha caí­do en las ga­rras del más in­de­sea­ble Flau­tis­ta de Ha­me­lin.

Es la his­to­ria de un co­rrup­tor pro­fe­sio­nal de me­no­res y de có­mou­na de sus victimas (me in­for­man de que a lo lar­go del do­cu­men­tal apa­re­ce otro crío que tam­bién vi­vió esa se­duc­ción sór­di­da) se enamo­ró per­di­da­men­te de él. El mons­truo re­pre­sen­ta­ba el es­tre­lla­to ab­so­lu­to, el po­der, el di­ne­ro, la fa­ma, la rea­li­za­ción de to­dos los sue­ños de un ni­ño. A cam­bio de de­vo­rar su pe­que­ño cuer­po. Siem­pre igual. Qué as­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.