El sue­ño de Bri­tan­nia se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Tono po­pu­lis­ta

May un hue­co de en­ten­di­mien­to. “Yo no soy eu­ro­es­cép­ti­co por­que no me gus­te Eu­ro­pa. Me con­ver­tí en eu­ro­es­cép­ti­co por­que vi có­mo la de­mo­cra­cia se es­ta­ba mu­rien­do. No me pa­re­ce co­rrec­to que se creen ins­tan­cias de po­der no so­lo sin el con­sen­ti­mien­to de la ciu­da­da­nía sino en ma­ni­fies­to re­cha­zo de esa ciu­da­da­nía. Y pa­ra mí eso es lo que ocu­rrió du­ran­te los años en los que se fra­gua­ron la Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea y el Tra­ta­do de Lis­boa”, ex­pli­ca­ba Ba­ker. Po­co que ver esas pro­me­sas con la ra­bia des­ti­la­da de sus pa­la­bras el pa­sa­do miér­co­les, hu­mi­lla­da por el Con­se­jo Eu­ro­peo, cues­tio­na­da en su li­de­raz­go por sus com­pa­ñe­ros de fi­las y nin­gu­nea­da por la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, que en dos oca­sio­nes ha­bía re­cha­za­do su plan del Bre­xit. “De al­go es­toy ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ra: los ciu­da­da­nos es­tán har­tos. Har­tos de las pe­leas in­ter­nas. Har­tos de los jue­gos po­lí­ti­cos y de las tri­qui­ñue­las par­la­men­ta­rias. Har­tos de que los dipu­tados no ha­blen más que del Bre­xit. Quie­ren que to­do es­to aca­be de una vez, y yo es­toy de su par­te”, se la­men­ta­ba May en un arran­que im­preg­na­do del mis­mo tono po­pu­lis­ta con el que la ha­bían mar­ti­llea­do du­ran­te más de dos años sus ri­va­les in­ter­nos.

El Bre­xit fue el pro­duc­to de una cam­pa­ña de men­ti­ras y fal­sas pro­me­sas, el re­sul­ta­do de agi­tar los ins­tin­tos xe­nó­fo­bos de una In­gla­te­rra me­dia que se sen­tía ame­na­za­da y dis­mi­nui­da, la nos­tal­gia del im­pe­rio que apren­dió en sus li­bros es­co­la­res una ge­ne­ra­ción ma­du­ra que en 2016 acu­dió a las ur­nas de un mo­do mu­cho más en­tu­sias­ta que los jó­ve­nes. Los bri­tá­ni­cos ur­ba­ni­tas, edu­ca­dos y via­je­ros se han da­do cuen­ta en los úl­ti­mos dos años de su error y re­cla­man aho­ra una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra rec­ti­fi­car el error que ha hi­po­te­ca­do su fu­tu­ro.

El país mo­de­lo de una de­mo­cra­cia de si­glos de his­to­ria se ha­lla su­mi­do en una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal pa­ra la que no tie­ne si­quie­ra la he­rra­mien­ta bá­si­ca con que sor­tear­la: una Cons­ti­tu­ción. El Par­la­men­to ha in­ten­ta­do re­be­lar­se con­tra el Go­bierno pe­ro ni si­quie­ra tie­ne cla­ras las vías pro­ce­di­men­ta­les pa­ra im­po­ner­se. La ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos se ha da­do cuen­ta, qui­zá de­ma­sia­do tar­de, de que su himno fa­vo­ri­to, Ru­le, Bri­tan­nia! — “Los al­ta­ne­ros ti­ra­nos nun­ca te do­mes­ti­ca­rán, to­dos sus in­ten­tos de ha­cer que te aga­ches, des­per­ta­rán tu ge­ne­ro­sa lla­ma, y desata­rán su en­vi­dia y tu re­nom­bre”—, es­tá muy bien pa­ra can­tar­lo en los par­ti­dos de fút­bol o in­ter­pre­tar­lo una vez al año en la BBC, pe­ro que el mun­do real es de­ma­sia­do com­ple­jo co­mo pa­ra do­mi­nar­lo con una es­pa­da in­ven­ta­da co­mo la del rey Ar­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.