La “pu­ñe­te­ra ver­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Na­da enar­de­ce más a una au­dien­cia mo­ti­va­da que la dul­ce pro­me­sa de que va a es­cu­char la ver­dad. Mu­cho más si se tra­ta de “la pu­ñe­te­ra ver­dad” y si quien la re­la­ta es la per­so­na a la que lle­va es­pe­ran­do más de ho­ra y me­dia, des­pués de ha­ber aten­di­do pa­cien­te­men­te a una quin­ce­na de te­lo­ne­ros. Pa­blo Igle­sias re­gre­só ayer a la are­na po­lí­ti­ca pa­ra con­tar su ver­dad. Que im­pli­ca des­nu­dar a quie­nes pre­sun­ta­men­te di­ri­gen los des­ti­nos de Es­pa­ña —“hay 20 fa­mi­lias que tie­nen más po­der que to­dos los dipu­tados”—, pe­ro tam­bién des­nu­dar­se an­te un pú­bli­co en­tre­ga­do —“he­mos da­do ver­güen­za aje­na con nues­tras pe­leas in­ter­nas”—. Co­mo en los gran­des clá­si­cos del ci­ne, la his­to­ria aca­ba bien e Igle­sias (Pa- blo, pa­ra los mu­chos se­gui­do­res que ja­lea­ban ca­da una de sus di­gre­sio­nes) cie­rra el círcu­lo con la ter­ce­ra y úl­ti­ma ver­dad de la no­che: el pró­xi­mo 28 de abril, las per­so­nas anó­ni­mas pue­den cam­biar las co­sas.

La em­ble­má­ti­ca pla­za del­mu­seo Rei­na So­fía de Ma­drid, tes­ti­go de ce­le­bra­cio­nes an­te­rio­res del par­ti­do, em­pe­zó a cal­dear­se mu­cho an­tes de que apa­re­cie­ra el lí­der de Po­de­mos. Se­ño­ras de edad me­dia al­ta, pa­dres em­pu­jan­do ca­rri­tos de be­bés y al­gu­nos jó­ve­nes —me­nos que en otros ac­tos de es­ta for­ma­ción— ocu­pa­ban el es­pa­cio con gri­tos de Sí se pue­de. Ese fue el le­ma que Igle­sias tra­tó de cin­ce­lar en las con­cien­cias de los asis­ten­tes a lo lar­go de un dis­cur­so de 45 mi­nu­tos, ágil y pro­nun­cia­do con pa­sión. Sus pa­la­bras tra­za­ban un há­bil —y frá­gil— equi­li­brio en­tre la de­fen­sa del Po­de­mos de las pan­car­tas (el que de­mo­ni­za a ban­que­ros y pro­pie­ta­rios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pri­va­dos, que fue­ron va­pu­lea­dos en múl­ti­ples oca­sio­nes por los in­ter­vi­nien­tes en el ac­to) y del Po­de­mos ins­ti­tu­cio­nal (el que acu­de a La Mon­cloa pa­ra pro­cla­mar: “Pe­dro, no voy a ba­jar de los 900 eu­ros”, se­gún su na­rra­ción del to­ma y da­ca con el pre­si­den­te del Go­bierno que cul­mi­nó en una subida sa­la­rio mí­ni­mo).

El di­ri­gen­te em­pleó re­pe­ti­da­men­te el mé­to­do so­crá­ti­co, lan­zan­do pre­gun­tas al pú­bli­co que con­tes­ta­ba re­for­zan­do sus con­sig­nas. Y ape­ló has­ta el úl­ti­mo res­qui­cio de re­bel­día de los po­de­mi­tas pa­ra mo­vi­li­zar­los fren­te a una su­pues­ta cru­za­da con­tra el par­ti­do mo­ra­do. “¡Van a por no­so­tros por­que no les ha gus­ta­do na­da esa fo­to en La Mon­cloa!”, aler­tó, apo­yán­do­se en una su­pues­ta re­ve­la­ción que le ha­bía he­cho un al­to eje­cu­ti­vo es­pa­ñol. “¡No te­ne­mos mie­do!”, res­pon­dió el pú­bli­co.

En­tre tan­ta aren­ga po­lí­ti­ca, Igle­sias qui­so re­ser­var un hue­co a la ex­pe­rien­cia del na­ci­mien­to de sus hi­jos. Y en­la­zó una vi­ven­cia li­ga­da a ese epi­so­dio —una en­fer­me­ra de las que aten­dió a sus be­bés pre­ma­tu­ros le pre­gun­tó có­mo po­día ofre­cer mi­cro­cré­di­tos a Po­de­mos— pa­ra vol­ver a afear a su par­ti­do el des­mo­ro­na­mien­to ex­hi­bi­do an­te sus ató­ni­tos vo­tan­tes. “No se pue­de con­sen­tir la ima­gen que he­mos da­do”, ad­mi­tió, to­da una lla­ma­da de aten­ción a los su­yos pa­ra que de­jen de ai­rear sus di­fe­ren­cias.

Es­tá por ver que el re­torno del lí­der lo­gre cau­te­ri­zar las he­ri­das abier­tas y re­cu­pe­rar la ilu­sión de los vo­tan­tes. El ac­to de ayer al me­nos de­mos­tró que Igle­sias vuel­ve car­ga­do de fór­mu­las ima­gi­na­ti­vas pa­ra ga­nar­se al vo­tan­te de­cep­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.