Un eje­cu­ti­vo de len­gua afi­la­da pa­ra acom­pa­ñar a Ri­ve­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Pi­ra­ta. Na­ve­go sin ban­de­ra. No pre­ten­do con­ven­cer­te de na­da, aca­so ha­cer­te du­dar de lo que crees”. Así se des­cri­be a sí mis­mo Mar­cos de Quin­to, de 60 años, el ex­vi­ce­pre­si­den­te de Co­ca-Co­la que acom­pa­ña­rá a Al­bert Ri­ve­ra co­mo su nú­me­ro dos en las ge­ne­ra­les, en el lu­gar don­de pre­di­ca con pro­mis­cui­dad pa­ra una co­mu­ni­dad de 40.000 se­gui­do­res. El sal­to de es­te al­to eje­cu­ti­vo adic­to a Twit­ter en el fi­nal de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal a la po­lí­ti­ca es un he­cho sin­gu­lar en Es­pa­ña, don­de, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, no es ha­bi­tual el tras­va­se del mun­do em­pre­sa­rial al po­lí­ti­co. En el per­fil de es­te ex­per­to en mar­ke­ting des­ta­ca una lo­cua­ci­dad que ya le hi­zo un eje­cu­ti­vo atí­pi­co. En la red ha ver­ti­do más de 8.500 opi­nio­nes so­bre to­do y con­tra mu­chos, con es­pe­cial aver­sión a los sin­di­ca­tos; has­ta Inés Arri­ma­das ha re­ci­bi­do sus crí­ti­cas. Una len­gua afi­la­da que aho­ra ten­drá que ajus­tar­se al cor­sé de la dis­ci­pli­na de par­ti­do.

En su pri­me­ra se­ma­na en la are­na po­lí­ti­ca el can­di­da­to de Ciu­da­da­nos ha pro­ba­do ya el es­cru­ti­nio de la vi­da pú­bli­ca en el re­pa­so a sus mi­les de tuits en los que se lee una po­si­ción fron­tal con­tra los sin­di­ca­tos, Pe­dro Sán­chez, Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, así co­mo sus crí­ti­cas al fe­mi­nis­mo. “Qué pa­té­ti­cos los sin­di­ca­tos pa­trios. Se han que­da­do sin pa­rro­quia por in­com­pe­ten­tes y re­tró­gra­dos”, es­cri­bió el 9 de fe­bre­ro. Los sin­di­ca­tos son una de sus prin­ci­pa­les dia­nas: en 2014 fue po­lé­mi­ca su gue­rra con­tra ellos en el ERE de la em­bo­te­lla­do­ra de Co­ca-Co­la que afec­tó a 1.200 tra­ba­ja­do­res, y que apo­yó.

A Sán­chez lo des­cri­be co­mo “un re­sen­ti­do sin es­ca­ños apo­ya­do por una iz­quier­da bo­li­va­ria­na en rui­nas un in­de­pen­den­tis­mo li­sér­gi­co y unos ex­te­rro­ris­tas en blan­queo". En su pun­to de mi­ra tam­bién ha es­ta­do la su­pues­ta “in­dus­tria” de las aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas: “Na­die nie­ga la ne­ce­si­dad de lu­char con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta o el cam­bio cli­má­ti­co. Lo in­dig­nan­te es que, con la ex­cu­sa de esas cau­sas, se mon­tan chi­rin­gui­tos que no apor­tan na­da pe­ro sir­ven pa­ra co­lo­car a in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven del cuen­to”.

De su mor­da­ci­dad no se ha li­bra­do ni su nue­va com­pa­ñe­ra de par­ti­do, Inés Arri­ma­das, a quien cri­ti­có por pro­tes­tar fren­te a la ca­sa Puig­de­mont. “Ir a Wa­ter­loo so­lo ge­ne­ra más pu­bli­ci­dad pa­ra el de­lin­cuen­te hui­do, que es de lo que se ali­men­ta”, le ha re­pro­cha­do. “Tie­ne ideas muy fuer­tes de ca­si to­do. Ge­ne­ra ad­mi­ra­ción o re­cha­zo”, cuen­ta uno de sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res en Co­caCo­la. Pro­vo­ca­dor, osa­do, tie­ne “cier­ta pro­pen­sión al es­pec­tácu­lo”, le des­cri­ben quie­nes han tra­ba­ja­do con él.

De Quin­to fue el pri­mer es­pa­ñol en lle­gar a lo más al­to en la icó­ni­ca com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Co­ca-Co­la, don­de se con­vir­tió en el ter­cer di­rec­ti­vo me­jor pa­ga­do: ga­nó 7,2 mi­llo­nes de eu­ros so­lo en 2016. Ri­ve­ra ha des­ta­ca­do de él que “em­pe­zó de ce­ro” y “con es­fuer­zo y ta­len­to se ha for­ja­do una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de éxi­to en el mun­do”. De un en­torno aco­mo­da­do y cul­to (su­ma­dre era ac­triz, y su pa­dre, crí­ti­co tea­tral y em­pre­sa­rio), ca­si to­da su tra­yec­to­ria la hi­zo en la mul­ti­na­cio­nal. Y sin de­jar de me­ter­se en jar­di­nes con sus tuits.

El pró­xi­mo dipu­tado de Ciu­da­da­nos em­pe­za­rá aho­ra a pa­gar im­pues­tos en Es­pa­ña. La web Voz Po­pu­li ha des­ve­la­do que es­ta­ba pa- gan­do im­pues­tos en Por­tu­gal, don­de él afir­ma que re­si­día una vez re­ti­ra­do de la pri­me­ra lí­nea em­pre­sa­rial tras su vuel­ta de EE UU. El eje­cu­ti­vo tie­ne ca­sas en el país ve­cino, en Nue­va York, Cuen­ca o Ma­drid. En Por­tu­gal se ha be­ne­fi­cia­do de un ré­gi­men fis­cal más li­viano pa­ra ex­tran­je­ros re­si­den­tes. “Si yo qui­sie­ra ocul­tar im­pues­tos me po­dría ha­ber ido a Du­bái o a cual­quier otra par­te, por­que ya no era re­si­den­te en Es­pa­ña. Pue­do vi­vir en cual­quier si­tio, pe­ro me gus­ta es­tar aquí”, ex­pli­có es­te vier­nes en An­te­na 3.

“La gen­te que ha he­cho co­sas tie­ne sus ries­gos. La otra al­ter­na­ti­va es gen­te que no ha­ya he­cho na­da”, re­fle­xio­na un di­ri­gen­te de Ciu­da­da­nos so­bre el fi­cha­je. Ri­ve­ra lo ha se­ña­la­do co­mo fu­tu­ro miem­bro de un even­tual Go­bierno, pe­ro si eso no ocu­rre es­tá por ver el aco­mo­do de una fi­gu­ra acos­tum­bra­da a li­de­rar en el tra­ba­jo de a pie de un dipu­tado. Tras su sa­li­da de Co­ca-Co­la en 2017, es­tu­vo so­lo ocho me­ses co­mo con­se­je­ro en Te­le­piz­za, por­que dis­cre­pó del con­se­jo. “Lo que du­re va a de­pen­der de que se sien­ta en el nú­cleo irra­dia­dor de Ri­ve­ra”, aven­tu­ra su an­ti­guo co­la­bo­ra­dor, que lo ve “me­jor en las ba­ta­llas que en las ru­ti­nas”. “Vie­ne a dispu­tar la Cham­pions: ne­ce­si­ta un pa­pel que ju­gar y al­go que de­ci­dir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.