El pre­cio de de­nun­ciar los abu­sos en la fre­sa

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En ju­nio del año pa­sa­do, Ami­na y nue­ve com­pa­ñe­ras ma­rro­quíes que tra­ba­ja­ban re­co­gien­do fre­sas en Al­mon­te (Huel­va) de­nun­cia­ron abu­sos se­xua­les por par­te del due­ño de la em­pre­sa. Afir­ma­ron ade­más que el pa­trón no les pa­ga­ba lo acor­da­do y el di­ne­ro no les lle­ga­ba ni pa­ra com­prar la co­mi­da. Los ví­deos de su re­be­lión en la fin­ca re­co­rrie­ron las re­des so­cia­les y sus fa­mi­lias las re­co­no­cie­ron. Y las re­pu­dia­ron.

En la mis­ma épo­ca otro gru­po de cua­tro jor­na­le­ras de­nun­cia­ba por abu­so se­xual al ca­pa­taz de una fin­ca de Mo­guer, tam­bién en Huel­va. En su ca­so, ale­ja­do de las cá­ma­ras, las mu­je­res vol­vie­ron a Ma­rrue­cos y es­pe­ran allí la ce­le­bra­ción del jui­cio. Aho­ra, más de nue­ve­me­ses des­pués de la de­nun­cia, Ami­na y sus com­pa­ñe­ras su­man al ul­tra­je de los abu­sos la pe­sa­dum­bre de sen­tir­se en­ga­ña­das, la an­gus­tia de vi­vir un exi­lio no bus­ca­do: no pue­den vol­ver a sus ca­sas. Sus fa­mi­lias se aver­güen­zan de ellas.

“Tú no eres­mi ma­dre, eres­mi tía”. No ha­bía fra­se más do­lo­ro­sa pa­ra Ami­na. Su hi­jo de tres años se la di­jo tres me­ses atrás. Aquel día, ro­ta por com­ple­to, pen­só, una vez más, en co­ger la ma­le­ta y mar­char­se. Pe­ro no te­nía adón­de. Su her­mano se lo de­jó muy cla­ro en una vi­deo­lla­ma­da re­cien­te: “Si vuel­ves, es­tás muer­ta”, e hi­zo el ges­to de de­go­llar­la. “¿Có­mo voy a vol­ver? Mi fa­mi­lia no me cree. Pien­san que soy una pros­ti­tu­ta”, re­la­ta en­tre lá­gri­mas.

Las mu­je­res es­ca­pa­ron de la fin­ca pa­ra de­nun­ciar los abu­sos. Des­cri­bie­ron los su­cios ba­rra­co­nes de obra don­de dor­mían. Gra­ba­ron con el mó­vil có­mo se co­la­ba el agua a bor­bo­to­nes cuan­do llo­vía. Re­la­ta­ron an­te la Guar­dia Ci­vil que no se les dio el tra­ba­jo pac­ta­do ni co­bra­ron lo con­ve­ni­do. Tras pa­sar el ayuno del Ra­ma­dán du­ran­te el día, al atar­de­cer buscaban co­mi­da en los con­te­ne­do­res de ba­su­ra. Su je­fe, di­cen, las ace­cha­ba cons­tan­te­men­te. Aal­gu- nas les ofre­cía di­ne­ro. Pe­ro a cam­bio de se­xo. Él lo lla­ma­ba “fri­qui­fri­qui”. Se­gún cuen­ta es­ta mu­jer, to­dos los días, un go­teo de co­ches con­du­ci­dos por hom­bres a la ca­za de mu­je­res vul­ne­ra­bles lle­ga­ba a la fin­ca. “A ve­ces te­nía ham­bre. Ve­nía un hom­bre y me ofre­cía ha­cer­me la com­pra a cam­bio de ir­me con él”, re­cuer­da Ami­na, que re­co­no­ce que en tres oca­sio­nes no tu­vo más re­me­dio que acep­tar la bol­sa de co­mi­da...

La de­nun­cia les cos­tó ca­ra a es­tas 10mu­je­res, que si­guen ocul­tan­do sus ros­tros y pi­dien­do que en el re­por­ta­je se cam­bie su nom­bre. En me­nos de un año se han mu­da­do cua­tro ve­ces, han vi­vi­do en tres lo­ca­li­da­des. En sep­tiem­bre, de­nun­cia­ron al SAT, el Sin­di­ca­to An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res, que en un prin­ci­pio se ocu­pó de ellas, pe­ro al que acu­san de usar la no­to­rie­dad me­diá­ti­ca de su ca­so en su be­ne­fi­cio, de ha­cer­las tra­ba­jar de for­ma irre­gu­lar y de gas­tar par­te del di­ne­ro re­co­gi­do en una cam­pa­ña so­li­da­ria pa­ra pa­gar gas­tos que los sin­di­ca­lis­tas pro­me­tie­ron que asu­mi­rían. El SAT re­cha­zó ha­ber­se apro­ve­cha­do de las mu­je­res, pe­ro no ne­gó es­pe­cí­fi­ca­men­te los he­chos.

El Es­ta­do tam­po­co ha es­ta­do ahí pa­ra pro­te­ger­las. Sus au­to­ri­za­cio­nes tem­po­ra­les de re­si­den­cia y tra­ba­jo, pre­vis­tas pa­ra ca­sos ex­cep­cio­na­les co­mo el su­yo, aca­ban de ser con­ce­di­das. Las pi­die­ron en­tre ju­lio y agos­to. Han pa­sa­do más de sie­te me­ses en un lim­bo. Du­ran­te to­do es­te tiem­po han asis­ti­do a la vi­da de sus hi­jos por What­sapp, con­tem­plan­do có­mo sus fa­mi­lias se des­ha­cían. Al­gu­nos de los ma­ri­dos han de­nun­cia­do a sus mu­je­res por adul­te­rio y aban­dono del ho­gar y les han pe­di­do el di­vor­cio. Pa­ra ellos, que otro hom­bre les pon­ga una mano en­ci­ma, así sea a la fuer­za, es una des­hon­ra que de­ben pa­gar.

“Mi ma­ri­do cree que yo ten­go la cul­pa de que mi je­fe abu­sa­ra de mí”, la­men­ta Ai­cha, que lle­gó a Huel­va em­ba­ra­za­da y ha da­do a luz a su be­bé en Es­pa­ña. La­mu­jer de­nun­cia que su je­fe le in­sis­tía en te­ner se­xo anal con ella mien­tras le en­se­ña­ba un bi­lle­te de 50 eu­ros. “Le di­je que me de­ja­ra, que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Me di­jo que no pa­sa­ba na­da, que le die­ra mi tra­se­ro. Y me em­pe­zó a em­pu­jar. Has­ta que vi­nie­ron mis com­pa­ñe­ras y lo sa­ca­ron de allí”, cuen­ta. Se aho­ga en el llan­to. Pi­de un va­so de agua pa­ra po­der con­ti­nuar. “Cuan­do re­co­noz­can mis de­re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.