Los gu­rús di­gi­ta­les de Si­li­con Va­lley crían a sus hi­jos sin pan­ta­llas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pu­bli­ci­dad

La pro­fe­so­ra, ar­ma­da con ti­zas de co­lo­res, su­ma frac­cio­nes en el gran en­ce­ra­do, en­mar­ca­do en ma­de­ra rús­ti­ca, que cu­bre la pa­red fron­tal de la cla­se. Los ni­ños de cuar­to gra­do, de 9 y 10 años, ha­cen sus cuen­tas en los pu­pi­tres con lá­piz y cuar­ti­llas. El au­la es­tá fo­rra­da de pa­pe­les: men­sa­jes, ho­ra­rios, tra­ba­jos de los alum­nos. Nin­guno ha sa­li­do de una im­pre­so­ra. Na­da, ni si­quie­ra los li­bros de tex­to, que ela­bo­ran los pro­pios ni­ños a mano, ha si­do rea­li­za­do por or­de­na­dor. No hay de­ta­lle al­guno en es­ta cla­se que pu­die­ra des­en­to­nar en los re­cuer­dos es­co­la­res de un adul­to que asis­tió al co­le­gio el si­glo pa­sa­do. Pe­ro es­ta­mos en Pa­lo Al­to. El co­ra­zón de Si­li­con Va­lley. Epi­cen­tro de la eco­no­mía di­gi­tal. Há­bi­tat de quie­nes pien­san, pro­du­cen y ven­den la tec­no­lo­gía que trans­for­ma la so­cie­dad del si­glo XXI.

Es­cue­las de me­dio mun­do se es­fuer­zan por in­tro­du­cir or­de­na­do­res, ta­ble­tas, pi­za­rras in­ter­ac­ti­vas y otros pro­di­gios tec­no­ló­gi­cos. Pe­ro aquí, en el Wal­dorf of Pe­nin­su­la, co­le­gio pri­va­do don­de se edu­can los hi­jos de di­rec­ti­vos de Ap­ple, Goo­gle y otros gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos que ro­dean es­ta an­ti­gua gran­ja en la bahía de San Fran­cis­co, no en­tra una pan­ta­lla has­ta la se­cun­da­ria.

“No cree­mos en la ca­ja ne­gra, esa idea de que me­tes al­go en una­má­qui­na y sa­le un re­sul­ta­do sin que se com­pren­da lo que pa­sa den­tro. Si ha­ces un círcu­lo per­fec­to con un or­de­na­dor, pier­des al ser hu­mano tra­tan­do de lo­grar esa per­fec­ción. Lo que de­to­na el apren­di­za­je es la emo­ción, y son los hu­ma­nos los que pro­du­cen esa emo­ción, no las má­qui­nas. La crea­ti­vi­dad es al­go esen­cial­men­te hu­mano. Si le po­nes una pan­ta­lla a un ni­ño pe­que­ño li­mi­tas sus ha­bi­li­da­des mo­to­ras, su ten­den­cia a ex­pan­dir­se, su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción. No hay mu­chas cer­te­zas en to­do es­to. Ten­dre­mos las res­pues­tas en 15 años, cuan­do es­tos ni­ños sean adul­tos. ¿Pe­ro que­re­mos asu­mir el ries­go?”, se pre­gun­ta Pie­rre Lau­rent, pa­dre de tres hi­jos, in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co que tra­ba­jó en Mi­cro­soft, In­tel y di­ver­sas star­tups, y aho­ra pre­si­de el pa­tro­na­to del co­le­gio.

Sus pa­la­bras ilus­tran lo que em­pie­za a ser un con­sen­so en­tre las éli­tes de Si­li­con Va­lley. Los pa­dres que me­jor com­pren­den la tec­no­lo­gía de los mó­vi­les y las apli­ca­cio­nes quie­ren a sus hi­jos le­jos de ella. Los be­ne­fi­cios de las pan­ta­llas en la edu­ca­ción tem­pra­na son li­mi­ta­dos, sos­tie­nen, mien­tras que el ries­go de adic­ción es al­to.

Los pio­ne­ros lo tu­vie­ron cla­ro des­de muy pron­to. Bill Ga­tes, crea­dor de Mi­cro­soft, li­mi­tó el tiem­po de pan­ta­lla de sus hi­jos. “No te­ne­mos los te­lé­fo­nos en la me­sa cuan­do es­ta­mos co­mien­do y no les di­mos mó­vi­les has­ta que cum­plie­ron los 14 años”, afir­mó en 2017. “En ca­sa li­mi­ta­mos el uso de tec­no­lo­gía a nues­tros hi­jos”, ex­pli­có Ste­ve Jobs, crea­dor de Ap­ple, en una en­tre­vis­ta en The New York Ti­mes en 2010, en la que ase­gu­ró que prohi­bía a sus vás­ta­gos uti­li­zar su re­cién crea­do iPad. “En la es­ca­la en­tre los ca­ra­me­los y el crack, es­to es­tá más cer­ca del crack”, apun­ta­ba tam­bién en The New York Ti­mes Ch­ris An­der­son, ex­di­rec­tor de la re­vis­ta Wi­red, bi­blia de la cul­tu­ra di­gi­tal. Lau­rent, que no le dio un mó­vil a su hi­jo pe­que­ño has­ta no­veno gra­do (14 o 15 años), aler­ta de un pe­li­gro­so cam­bio en el­mo­de­lo de ne­go­cio del que ha si­do tes­ti­go en su vi­da pro­fe­sio­nal. “Cual­quie­ra que ha­ce una apli­ca­ción quie­re que sea fá­cil de usar”, ex­pli­ca. “Eso es así des­de el prin­ci­pio. Pe­ro an­tes que­ría­mos que el usua­rio es­tu­vie­ra con­ten­to pa­ra que com­pra­se el pro­duc­to. Aho­ra, con los smartp­ho­nes y las ta­ble­tas, el mo­de­lo de ne­go­cio es otro: el pro­duc­to es gra­tis, pe­ro se re­co­gen da­tos y se po­nen anun­cios. Por eso, el ob­je­ti­vo hoy es que el usua­rio pa­se más tiem­po en la apli­ca­ción, pa­ra po­der re­co­ger más da­tos o po­ner más anun­cios. Es de­cir, la ra­zón de ser de la apli­ca­ción es que el usua­rio pa­se el ma­yor tiem­po po­si­ble an­te la pan­ta­lla. Es­tán di­se­ña­das pa­ra eso”.

El pro­ble­ma de la re­la­ción de los ni­ños y la tec­no­lo­gía es que el rit­mo ver­ti­gi­no­so al que se trans­for­ma di­fi­cul­ta la re­fle­xión y el es­tu­dio. Una in­ves­ti­ga­ción de Com­mon Sen­se Me­dia, or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro “de­di­ca­da a ayu­dar a los ni­ños a desa­rro­llar­se en un mun­do de me­dios y tec­no­lo­gía”, da una idea de la ve­lo­ci­dad de los cam­bios: los ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses de ce­ro a ocho años pa­sa­ban en 2017 una me­dia de 48

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.