Los pe­rros no juz­ga­rán a tu hi­jo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El juez Ro­ber­to Bar­ba no bo­rra de su ca­be­za un epi­so­dio de su vi­da pro­fe­sio­nal. Fren­te a él, un ni­ño de 11 años que so­lo po­día llo­rar y gri­tar, sin ar­ti­cu­lar pa­la­bra. Su ma­dre ha­bía de­nun­cia­do por ma­los tra­tos a su pa­dre y los dos pre­sio­na­ban tan­to al pe­que­ño que su se­ño­ría es­ta­lló. “Le que­da­rán se­cue­las pa­ra to­da la vi­da por­que tie­ne un pa­dre que no ten­go ad­je­ti­vos pa­ra ca­li­fi­car y que con­ser­va la pa­tria po­tes­tad”, apun­ta el ti­tu­lar del Juz­ga­do de Vio­len­cia con­tra la Mu­jer de Betanzos (A Co­ru­ña), un par­ti­do ju­di­cial for­ma­do por 17 mu­ni­ci­pios y en el que se pre­sen­tan 150 de­nun­cias anua­les por es­te ti­po de de­li­tos.

Tres pe­rros lla­ma­dos Ve­nus, Bos­co y Pot tra­ba­jan des­de ha­ce año y me­dio en es­ta co­mar­ca ga­lle­ga pa­ra in­ten­tar ali­viar la con­mo­ción de es­tos pe­que­ños. Son críos “con un ni­vel de frus­tra- ción ele­va­do y la au­to­es­ti­ma por los sue­los” a los que los ani­ma­les ayu­da­rán tam­bién a con­tar lo que han pre­sen­cia­do y qué quie­ren ha­cer con sus vi­das. Se tra­ta de un pro­yec­to pi­lo­to de la Fun­da­ción Ma­ría Jo­sé Jo­ve que es pio­ne­ro en Es­pa­ña y en el que par­ti­ci­pan, ade­más de los juz­ga­dos de Betanzos de los queBar­ba es de­cano, el Cen­tro de In­for­ma­ción a la­Mu­jer (CIM) del Ayun­ta­mien­to de Cur­tis, la Aso­cia­ción po­la Igual­da­de e a Coe­du­ca­ción y la Guar­dia Ci­vil. Son 11 los me­no­res que re­ci­ben ac­tual­men­te es­ta te­ra­pia.

Los pe­rros, ele­gi­dos des­de ca­cho­rros, tie­nen la ha­bi­li­dad de co­nec­tar con su mun­do y ha­cer­les ha­blar. La cla­ve es­tá en que “no los juz­gan”. “El pe­rro se acer­ca a él pa­ra ser su ami­go, por­que ne­ce­si­tan que se les es­cu­che y nos les ri­ñan”, ex­pli­ca Lu­cía Lom­bar­día, te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal del pro­yec­to. Es un tra­ba­jo de­li­ca­do por­que la te­ra­pia no pue­de in­fluir en el tes­ti­mo­nio de los­me­no­res. “La in­ter­ven­ción tie­ne que ser ob­je­ti­va”, re­cal­ca Natalia Váz­quez, del CIM de Cur­tis. Re­cuer­da el ca­so de una ni­ña que, tras es­tar con el pe­rro, lle­gó muy con­ten­ta por­que su pa­dre iba a ser en­car­ce­la­do. Y di­jo al­go que nun­ca ha­bía con­ta­do: que ha­bía vis­to al de­nun­cia­do in­ten­tar acu­chi­llar a su­ma­dre va­rias ve­ces. Re­mi­tie­ron al juz­ga­do lo di­cho por la me­nor. Ese da­to pue­de lle­var al juez, por ejem­plo, a can­ce­lar las vi­si­tas del pro­ge­ni­tor a su hi­ja, ex­pli­can.

Los ni­ños po­drán ele­gir al co­le­ga de cua­tro pa­tas con el que­me­jo­res mi­gas ha­gan pa­ra que los acom­pa­ñe a los juz­ga­dos a de­cla­rar. Es tal el gra­do de de­pen­den­cia emo­cio­nal de las víc­ti­mas con su pre­sun­to agre­sor, ex­pli­ca la téc­ni­co del CIM de Cur­tis, que la gran ma­yo­ría de las de­nun­cian­tes les “pro­te­ge”. Es­to ocu­rre en el 80% de los ca­sos, afir­ma Bar­ba, por lo que el pro­ge­ni­tor re­cla­ma las vi­si­tas y la­ma­dre no se opo­ne, pe­ro el ni­ño sí. Es fun­da­men­tal rom­per el si­len­cio del ni­ño pa­ra acer­tar en la de­ci­sión.

La Guar­dia Ci­vil in­for­ma a las mu­je­res de­nun­cian­tes de es­ta te­ra­pia. No es la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de la Fun­da­ción Ma­ría Jo­sé Jo­ve con los be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos de los pe­rros. Des­de ha­ce años la en­ti­dad uti­li­za a es­tos ani­ma­les pa­ra ali­viar la es­pe­ra en el hos­pi­tal ma­terno-in­fan­til de A Co­ru­ña de los ni­ños tra­ta­dos por una pa­to­lo­gía del es­pec­tro au­tis­ta. Su pre­si­den­ta, Fe­li­pa Jo­ve, re­cuer­da có­mo pe­que­ños que no ar­ti­cu­la­ban pa­la­bra lle­gan a ha­blar con los ca­nes des­pués de va­rios días in­ter­ac­cio­nan­do con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.