“Si la ro­bó­ti­ca cam­bia­ra to­do, ve­ría­mos un gran au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y no se ve”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Or­ley As­hen­fel­ter (San Fran­cis­co, 1942) es pro­fe­sor de Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y uno de los ma­yo­res ex­per­tos so­bre el mer­ca­do la­bo­ral, in­tere­sa­do so­bre to­do en ba­jar a la are­na de la eco­no­mía real y es­tu­diar sus víncu­los. Ya en 1972, co­mo di­rec­tor de eva­lua­ción del De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos, fue pio­ne­ro al ex­plo­rar la lla­ma­da “eva­lua­ción cuan­ti­ta­ti­va de pro­gra­mas so­cia­les”. Más ade­lan­te, As­hen­fel­ter creó una fór­mu­la pa­ra pre­de­cir la ca­li­dad y va­lor del vino se­gún el cli­ma y otros fac­to­res. Y des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das, es­tu­dia las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les en­tre paí­ses avan­za­dos y en desa­rro­llo a par­tir del pre­cio de una ham­bur­gue­sa Big Mac de la ca­de­na McDo­nald’s.

El pro­fe­sor con­ce­de es­ta en­tre­vis­ta an­tes de dar una char­la so­bre au­to­ma­ti­za­ción la­bo­ral en la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics, de la que for­ma par­te de su con­se­jo de ase­so­res in­ter­na­cio­na­les.

Pre­gun­ta. ¿Qué nos mues­tra hoy el ín­di­ce Big Mac?

Res­pues­ta. El ca­so más in­tere­san­te es el de Chi­na, por­que ha pa­sa­do de no ser tan dis­tin­ta de In­dia a es­tar muy por en­ci­ma. Pe­ro no tie­ne na­da que ver con Es­ta­dos Uni­dos: [en Chi­na] el hom­bre que ha­ce su iPho­ne ga­na dos dó­la­res la ho­ra pe­ro en Pa­kis­tán son 35 cén­ti­mos. Los chi­nos son real­men­te el úni­co ca­so de éxi­to des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

P. En la úl­ti­ma re­ce­sión, Es­pa­ña lle­vó a ca­bo una de­va­lua­ción sa­la­rial in­ter­na pa­ra in­ten­tar ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad en su eco­no­mía. Pe­ro es el se­gun­do país con ma­yor des­em­pleo de la UE (un 14,1%) y el ter­ce­ro en me­no­res de 25 años (32,6%).

R. El pro­ble­ma es que no te­nía mu­chas más op­cio­nes si iba a per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea. Creo que los grie­gos po­drían ha­ber es­ta­do me­jor si se hu­bie­ran sa­li­do [del eu­ro]. En Es­pa­ña, el des­em­pleo ge­ne­ral ha ba­ja­do pe­ro las ci­fras so­bre jó­ve­nes si­guen sien­do muy ele­va­das. Una re­gla co­mún es que el des­em­pleo de me­no­res de 25 años es el do­ble que el ge­ne­ral. En la ma­yo­ría de paí­ses se cum­ple. Pe­ro en Es­pa­ña si­gue sien­do del 32%, cuan­do lo es­pe­ra­do es que se hu­bie­ra si­tua­do en la par­te al­ta de la fran­ja del 20%. Su­pon­go que tras es­to hay una lec­ción: tie­nes que ser cui­da­do­so con la po­lí­ti­ca fis­cal en un mun­do en el que es­tás dis­ci­pli­na­do por los cos­tes la­bo­ra­les de otros.

P. ¿Qué pue­de ha­cer Es­pa­ña pa­ra com­ba­tir un des­em­pleo sis­té­mi­co tan ele­va­do?

R. Lle­va mu­cho tiem­po ajus­tar­lo. Uno de­be­ría asu­mir que a lar­go pla­zo se de­be­ría vol­ver a lo que ha­bía, aun­que qui­zá no a los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis, por­que pue­de que fue­sen más ba­jos de lo nor­mal.

P. ¿La so­lu­ción po­dría es­tar re­la­cio­na­da con al­gún ti­po de re­for­ma so­bre des­pi­dos, suel­dos o tem­po­ra­li­dad?

R. Nun­ca he creí­do que [la re­gu­la­ción] fue­ra un gran asun­to. Es cier­to que en Es­ta­dos Uni­dos se fa­ci­li­ta la fle­xi­bi­li­dad, pe­ro nun­ca pen­sé que fue­ra tan im­por­tan­te. De lo con­tra­rio, se­ría de es­pe­rar que la fle­xi­bi­li­dad im­por­ta­se en el mo­men­to de en­trar en el mer­ca­do la­bo­ral. Pe­ro eso no es ver­dad. In­clu­so des­pués de la cri­sis, la bre­cha en­tre el des­em­pleo de los jó­ve­nes y el res­to es prác­ti­ca­men­te la mis­ma en la ma­yo­ría de los paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.