“Nun­ca en­ten­de­ré que se de­ja­ra a Mi­chael Jack­son dor­mir con ni­ños”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Dan Reed (Reino Uni­do, 1964) es des­de ha­ce tres se­ma­nas un hom­bre con una mi­sión: de­mos­trar queMi­chael Jack­son era un pe­dó­fi­lo en se­rie. Su ar­ma es el exi­to­so do­cu­men­tal Lea­ving Ne­ver­land, que él di­ri­ge (pue­de ver­se en Mo­vis­tar) y en el que dos víc­ti­mas de Jack­son, Wa­de Rob­son y Ja­mes Sa­fe­chuck, cuen­tan los abu­sos fí­si­cos y emo­cio­na­les que su­frie­ron a ma­nos del can­tan­te más que­ri­do de la cul­tu­ra po­pu­lar re­cien­te. Pe­ro des­de en­ton­ces, y a pe­sar de apor­tar am­plias prue­bas, Reed vi­ve en­fren­ta­do al peor ejér­ci­to de ne­ga­cio­nis­tas —que no to­le­ra re­vi­sar la ima­gen del Rey del Pop— que ha­ya vis­to en dé­ca­das ha­cien­do do­cu­men­ta­les.

Pre­gun­ta. ¿Qué le ha sor­pren­di­do de la enor­me reac­ción que ha te­ni­do su do­cu­men­tal?

Res­pues­ta. Las cul­tu­ras son di­fe­ren­tes y res­pon­den de mo­do dis­tin­to an­te la idea de una fi­gu­ra de au­to­ri­dad que abu­sa la con­fian­za que se ha ga­na­do en­tre unos pa­dres. Los paí­ses ca­tó­li­cos tie­nen sus his­to­rias de la Igle­sia y los cu­ras, y ahí es más di­fí­cil que crean que Mi­chael Jack­son ha­ya he­cho al­go mal. EE UU tie­ne el Me Too y se es­cu­cha más a las víc­ti­mas.

P. ¿Los apo­lo­gis­tas de Jack­son le han de­ja­do de ata­car?

R. No, y no en­tien­do qué les mue­ve. Su iden­ti­fi­ca­ción con Jack­son es to­tal; to­do lo que se di­ga de él se lo to­man co­mo una acu­sa­ción per­so­nal. Y eso que la pe­lí­cu­la no les con­tra­di­ce, por­que no ha­bla de las es­tu­pi­de­ces que di­cen. Fue­más fá­cil tra­tar con yiha­dis­tas [Charlie Heb­do: Tres días de te­rror, que es­tre­nó en 2016].

P. ¿Sin­tió al­gu­na pre­sión por ir a por al­guien tan que­ri­do? Se­ma­nas an­tes de que Lea­ving Ne­ver­land cam­bia­se pa­ra siem­pre el le­ga­do de Mi­chael Jack­son, al­go pa­re­ci­do es­ta­ba ocu­rrien­do con R. Kelly. El can­tan­te de R&B tu­vo que en­fren­tar­se de nue­vo a las acu­sa­cio­nes de que re­te­nía a me­no­res de edad en su ca­sa en con­tra de su vo­lun­tad y que se acos­ta­ba con ellas. Pe­ro es­ta vez fue di­fe­ren­te. La po­li­cía re­abrió su ca­so y, el 23 de fe­bre­ro, le acu­só de 10 car­gos de abu­so se­xual. El­mo­ti­vo de que se re­abrie­ra el ca­so fue una se­rie do­cu­men­tal, Sur­vi­ving R. Kelly, que la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se Li­fe­ti­me ha­bía co­men­za­do a emi­tir en enero, en la que las víc­ti­mas con­ta­ban sus his­to­rias.

No es una ex­tra­ña coin­ci­den-

R. No­so­tros fui­mos los pri­me­ros que in­ten­ta­mos des­mon­tar las his­to­rias deWa­de y Ja­mes, pe­ro re­sul­ta­ron ser in­des­truc­ti­bles. No me que­da du­da de que di­cen la ver­dad. Lue­go, mi equi­po y yo com­pro­ba­mos ca­da da­to. Y al fi­nal, al­go que me sal­va es que el do­cu­men­tal no va de Jack­son, sino de las fa­mi­lias a las que se­du­jo.

P. Uno de los ni­ños, Wa­de, ha­bla con ca­ri­ño de su abu­sa­dor.

R. Esa fue una de las co­sas que me con­ven­ció de que de­cían la ver­dad. Si pre­ten­dían con­tar­me una sar­ta de men­ti­ras pa­ra lle­var a jui­cio a los he­re­de­ros de Jack­son, no ha­cía fal­ta en­trar en de­ta­lles tan es­pe­cí­fi­cos, en sen­ti­mien­tos tan com­ple­jos y con­tra­dic­to­rios.

P. A Ja­mes se le rom­pe el co­ra­zón cuan­do Jack­son le de­ja pa­ra abu­sar de otro ni­ño. ¿Se es­pe­ra­ba an­tes de ro­dar que el com­po­nen­te emo­cio­nal fue­se más os­cu­ro que el se­xual?

R. Hay un mo­men­to cla­ve. Es cuan­do es­tá aca­ban­do el pe­rio­do de lu­na de miel —ni sé si de­be­ría lla­mar­se así— en­tre Ja­mes y Mi­chael Jack­son. Es­te to­da­vía le in­vi­ta a su ca­sa, pe­ro duer­me con otro ni­ño. Y Ja­mes tie­ne que dor­mir en el so­fá con una man­ta. Ahí com­pren­de que su “ma­tri­mo­nio” con Jack­son ha ter­mi­na­do. Aun­que le se­gui­ría in­vi­tan­do a su ca­sa y te­nien­do en­cuen­tros se­xua­les, el ni­ño en­tien­de que el pe­rio­do de cer­ca­nía y com­pa­ñía cia. Los do­cu­men­ta­les te­le­vi­si­vos se han con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta pa­ra re­abrir vie­jos ca­sos y, en oca­sio­nes, cam­biar­los pa­ra siem­pre. Tam­bién es­te año, Lo­re­na, una se­rie do­cu­men­tal pro­du­ci­da por Jor­dan Pee­le (Dé­ja­me sa­lir, No­so­tros) y emi­ti­da por Ama­zon Pri­me Vi­deo, obli­ga­ba a los me­dios a re­fle­xio­nar so­bre la for- cons­tan­te ha ter­mi­na­do. Se po­ne a llo­rar, a pe­dir que ven­ga su ma­dre. Jack­son le com­pra un bi­lle­te de avión y le man­da a ca­sa. La bru­ta­li­dad emo­cio­nal de un hom­bre que es ca­paz de des­car­tar a un ni­ño y man­dar­lo a ca­sa con di­ne­ro, eso fue de lo más du­ro de oír.

P. La ma­yo­ría de las en­tre­vis­tas es­tán ro­da­das a prin­ci­pios de 2017, an­tes de la ex­plo­sión ca­si re­pen­ti­na del Me Too. ¿Pro­vo­có al­gún cam­bio en la pe­lí­cu­la?

R. No mu­cho, pe­ro sí que creó un cli­ma en el que ya no se ma en la que ha­bían juz­ga­do, en los no­ven­ta, a una­mu­jer abu­sa­da que cor­tó el pe­ne a su ma­ri­do. Y así po­dría­mos re­mon­tar­nos por tí­tu­los co­mo Ma­king a Mur­de­rer o Aman­da Knox, has­ta El ga­fe (HBO), una in­ves­ti­ga­ción de 2015 so­bre la des­apa­ri­ción, en 1982, de la mu­jer del mi­llo­na­rio Ro­bert Durst. Al fi­nal del úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, des­es­ti­ma el tes­ti­mo­nio de una víc­ti­ma, es­pe­cial­men­te si el acu­sa­do es ri­co y po­de­ro­so. En el ca­so de Mi­chael Jack­son, no en­tien­do que no se le dé más im­por­tan­cia al he­cho de que na­die nie­gue que dur­mie­se con ni­ños, pro­ba­ble­men­te una do­ce­na de ellos. Y sin em­bar­go na­die hi­zo na­da. Él era se­xual­men­te ac­ti­vo. Su mú­si­ca no es ase­xual. Y sin em­bar­go, el he­cho de que dur­mie­se ca­da no­che de su vi­da adul­ta con­me­no­res, a puer­ta ce­rra­da y con la alar­ma ac­ti­va­da pa­ra que na­die en­tra­se, se acep- tras va­rios gi­ros de guion, al­mag­na­te se le es­ca­pa una con­fe­sión con el mi­cró­fono en­cen­di­do: “¿Qué hi­ce? Pues las ma­té a to­das, cla­ro”. Fue de­te­ni­do al día si­guien­te de la emi­sión. Y des­de en­ton­ces, ha ha­bi­do una pro­li­fe­ra­ción de ti­tu­la­res en pren­sa pro­vo­ca­dos por do­cu­men­ta­les te­le­vi­si­vos, que, gra­cias a las po­si­bi­li­da­des del strea­ming, es­tán lo­gran­do más aten­ción que nun­ca y más ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar don­de pe­rio­dis­tas y po­li­cías tra­di­cio­na­les no lle­ga­ron en su día.

“Una se­rie per­mi­te de­di­car mu­cho más tiem­po a una his­to­ria. Aho­ra es fac­ti­ble pa­sar dos años tra­ba­jan­do y, si tra­ba­jas bien, es pro­ba­ble que en­cuen­tres al­go nue­vo”, ex­pli­ca el ci- tó co­mo al­go nor­mal. Es co­mo pa­ra cues­tio­nar­se la cor­du­ra de la gen­te que le ro­dea­ba.

P. ¿De los fans o de los que se be­ne­fi­cian de ellos?

R. Los dos son par­te de una sec­ta, no por­que es­tén or­ga­ni­za­dos, que no lo es­tán, sino por có­mo con­vier­ten en un ído­lo a Jack­son. Creen que re­pre­sen­ta una pu­re­za in­fan­til, que es un ser an­ge­li­cal, que no era del to­do de es­te mun­do. Él­mis­mo­se en­car­gó de­men­ta­li­zar­les me­ticu­losa­men­te pa­ra que acep­ta­ran a un adul­to que duer­me con ni­ños. P. ¿Có­mo? R. Se in­ven­tó un mi­to, una mez­cla de Pe­ter Pan y el Flau­tis­ta de Ha­me­lín. Y cuan­to más mí­ti­ca es la ima­gen que pro­yec­ta un fa­mo­so, más mie­do tie­ne la gen­te de pun­zar­les.

P. An­tes es­tá­ba­mos del la­do de los fa­mo­sos. ¿Qué ha cam­bia­do? R. Nos han fa­lla­do de­ma­sia­das fi­gu­ras de au­to­ri­dad.

P. La mú­si­ca de Jack­son fue fun­da­men­tal en la cul­tu­ra y en la vi­da de mu­cha gen­te. Aho­ra hay quien no la pue­de oír.

R. Eso es res­pon­sa­bi­li­dad de él. En la pe­lí­cu­la nun­ca de­ci­mos que no se oi­ga al­go. P. ¿Us­ted la es­cu­cha? R. An­tes no, pe­ro he em­pe­za­do a ha­cer­lo. Ten­go mu­cha cu­rio­si­dad por en­ten­der có­mo aquel her­mo­so ni­ño pe­que­ño aca­bó con­ver­ti­do en un de­pre­da­dor se­xual. neas­ta in­glés Jus­tin Webs­ter, que re­abrió el asesinato de la pre­si­den­ta de la Dipu­tación de León, Isa­bel Ca­rras­co, en la se­rie do­cu­men­tal Muer­te en León, que aho­ra se ha pro­lo­gan­do con una pe­lí­cu­la en HBO.

Reed, di­rec­tor de Lea­ving Ne­ver­land, opi­na que ha­cer un do­cu­men­tal co­mo el su­yo en un mun­do sin strea­ming no se­ría via­ble. “La gen­te es­tá más dis­pues­ta a su­mer­gir­se en his­to­rias con mu­cho con­tex­to”, ex­pli­ca. “Hay una de­man­da gran­de por es­tos tí­tu­los. Por­que es lo con­tra­rio a Twit­ter”, cuen­ta Webs­ter. “Res­pues­tas ve­ri­fi­ca­bles, re­po­sa­das y pro­fun­das. Y con muy po­ca opi­nión. Vi­vi­mos una so­bre­do­sis de opi­nión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.