Ge­ne­ra­les en uni­for­me de cam­pa­ña elec­to­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Dos mi­li­ta­res en la re­ser­va se dispu­tarán el 28 de abril el úni­co es­ca­ño que tie­ne Me­li­lla en el Con­gre­so. El ge­ne­ral Fer­nan­do Gu­tié­rrez Díaz de Ota­zu, ex­co­man­dan­te mi­li­tar de la pla­za, por el PP; y el co­ro­nel Jo­sé An­to­nio He­rráiz, 11 años des­ti­na­do en la Le­gión, por Vox.

Aun­que Me­li­lla sea un ca­so ex­tre­mo, nun­ca en de­mo­cra­cia ha ha­bi­do tan­tos mi­li­ta­res can­di­da­tos co­mo en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les. El grue­so ha si­do re­clu­ta­do por Vox, que en­ca­be­za con mi­li­ta­res re­ti­ra­dos o en la re­ser­va sus lis­tas por Cas­te­llón (el ge­ne­ral de di­vi­sión Al­ber­to Asar­ta), Cá­diz (el ge­ne­ral de bri­ga­da de In­fan­te­ría de Ma­ri­na Agus­tín Ro­sety), Ali­can­te (el te­nien­te ge­ne­ral del Ai­re Ma­nuel Mes­tre), Pon­te­ve­dra (el ge­ne­ral de di­vi­sión de In­ten­den­cia An­to­nio Bu­di­ño) y el Ayun­ta­mien­to de Pal­ma de Ma­llor­ca (el ge­ne­ral de Ejér­ci­to Ful­gen­cio Coll), ade­más del ci­ta­do co­ro­nel He­rráiz. Los dos pri­me­ros son fir­man­tes del ma­ni­fies­to de apo­lo­gía de Fran­co y jus­ti­fi­ca­ción del gol­pe del 18 de ju­lio de 1936, di­fun­di­do el ve­rano pa­sa­do tras el anun­cio de la ex­hu­ma­ción de los res­tos del dic­ta­dor.

“Han arrui­na­do en diez mi­nu­tos el tra­ba­jo de 40 años pa­ra con­se­guir que la so­cie­dad asu­ma que las Fuer­zas Ar­ma­das son de to­dos los es­pa­ño­les y no so­lo de una par­te”, se la­men­ta el co­man­dan­te re­ti­ra­do Ja­vier Mar­cos, que ha de­di­ca­do su ca­rre­ra a me­jo­rar la ima­gen de los ejér­ci­tos.

El Cuar­tel Ge­ne­ral del Ejér­ci­to de Tie­rra es­tá en la ca­lle Prim, en ho­me­na­je al ge­ne­ral que man­dó al exi­lio a Isa­bel II. Cer­ca de allí tie­nen su ca­lle Se­rrano, O'Don­nell y Nar­váez, los es­pa­do­nes, li­be­ra­les o mo­de­ra­dos, que li­de­ra­ron los par­ti­dos es­pa­ño­les en el si­glo XIX. Es­par­te­ro, El Pa­ci­fi­ca­dor, tie­ne una es­ta­tua ecues­tre jun­to al Re­ti­ro y una ca­lle que no lle­va su nom­bre, sino uno de sus tí­tu­los no­bi­lia­rios: Prín­ci­pe de Ver­ga­ra.

El úl­ti­mo mi­li­tar que ocu­pó un car­go po­lí­ti­co des­ta­ca­do en de­mo­cra­cia fue Ma­nuel Gu­tié­rrez Me­lla­do, vi­ce­pre­si­den­te con Adol­fo Suá­rez. Fue él quien se en­fren­tó a Te­je­ro cuan­do asal­tó el Con­gre­so y quien obli­gó a los mi­li­ta­res que qui­sie­ran ha­cer po­lí­ti­ca a col­gar de­fi­ni­ti­va­men­te el uni­for­me. Se aca­ba­ron los es­pa­do­nes, los Pri­mo de Ri­ve­ra y los Fran­co. Él sen­tó las ba­ses pa­ra con­ver­tir al Ejér­ci­to del ban­do ven­ce­dor de la Gue­rra Ci­vil en el de la Mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal.

Des­de en­ton­ces, unos po­cos mi­li­ta­res se han pa­sa­do a la po­lí­ti­ca: el co­ro­nel ju­rí­di­co Ju­lio Pa­di­lla (PP), el ex­je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa Ju­lio Ro­drí­guez (Po­de­mos) o la co­man­dan­te Zai­da Can­te­ra (PSOE), en­tre otros. Pe­ro nun­ca en la can­ti­dad en que los ha re­clu­ta­do Vox.

“Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos del pa­pel del Ejér­ci­to y, ade­más, [los su­yos] son los va­lo­res que me gus­ta­ría en­se­ñar­le a mis hi­jos, que es leal­tad, sa­cri­fi­cio y amor a Es­pa­ña”, ex­pli­ca­ba el pa­sa­do jue­ves en TVE la pre­si­den­ta del par­ti­do en Ma­drid, Ro­cío Mo­nas­te­rio. “Y co­mo es­ta­mos or­gu­llo­sos [de esos va­lo­res] y cree­mos que se tie­nen que vi­si­bi­li­zar en la so­cie­dad, por eso da­mos vi­si­bi­li­dad a los mi­li­ta­res”, agre­gó.

Es de­cir: Vox pre­sen­ta a mi­li­ta­res pa­ra que la so­cie­dad iden­ti­fi­que al par­ti­do con los va­lo­res que re­pre­sen­ta el Ejér­ci­to. El pe­li­gro es que se pro­duz­ca el efec­to con­tra­rio: que se iden­ti­fi­que al Ejér­ci­to con las ideas de Vox.

“Es un ries­go”, ad­mi­te el te­nien­te ge­ne­ral re­ti­ra­do Pe­dro Pi­tarch. Nie­ga que va­ya a pre­sen­tar­se por Vox, co­mo se ha pu­bli­ca- do, pe­ro de­fien­de el de­re­cho de sus com­pa­ñe­ros a ha­cer­lo y ase­gu­ra que, con su pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia, “van a ele­var el ni­vel me­dio del Con­gre­so”.

Pi­tarch, que sus­ti­tu­yó al en­ton­ces ca­pi­tán ge­ne­ral de Se­vi­lla Jo­sé Ma­ría Me­na cuan­do en 2005 car­gó con­tra el Es­ta­tu­to ca­ta­lán, cree que el con­flic­to de Ca­ta­lu­ña ha si­do “de­ter­mi­nan­te” pa­ra que al­gu­nos ge­ne­ra­les de­ci­dan dar el sal­to a la po­lí­ti­ca. “La uni­dad de Es­pa­ña es­tá en el ADN de los mi­li­ta­res y han sen­ti­do que es­tá en pe­li­gro”, ale­ga. “Es­toy se­gu­ro de que no com­par­ten mu­chas de las ideas de Vox, pe­ro la uni­dad de Es­pa­ña sí, al 100%. Y yo tam­bién”, con­clu­ye.

“El te­ma ca­ta­lán ha re­ver­de­ci­do pul­sio­nes na­cio­na­lis­tas que pa­re­cían dor­mi­das”, re­fle­xio­na un mi­li­tar re­ti­ra­do que vi­vió en pri­me­ra fi­la la tran­si­ción. “Mu­chos ge­ne­ra­les es­tán pa­ga­dos de sí mis­mos, se con­si­de­ran la éli- te, y pien­san: ‘¡Aquí es­toy yo, en pri­mer tiem­po de sa­lu­do, dis­pues­to a sal­var a Es­pa­ña!’ Y con­ven­ci­dos de que lo ha­rán me­jor que na­die”.

El pa­trio­tis­mo acer­ca a los mi­li­ta­res a Vox. Tam­bién su re­ce­lo ha­cia las au­to­no­mías. Y el re­cha­zo a la in­mer­sión lin­güís­ti­ca, que su­fren ca­da vez que un nue­vo des­tino les obli­ga a cam­biar de co­mu­ni­dad y de co­le­gio pa­ra sus hi­jos. Pe­ro, por for­ma­ción, la ma­yo­ría tie­ne sen­si­bi­li­dad so­cial, lo que les ale­ja del neo­li­be­ra­lis­mo de Abas­cal.

“Los mi­li­ta­res no so­mos de de­re­chas, sino con­ser­va­do­res. Alér­gi­cos al des­or­den y la anar­quía. En la Es­pa­ña de los se­ten­ta ser con­ser­va­dor era ser fran­quis­ta, igual que en la URSS era ser co­mu­nis­ta”, ex­pli­ca un ge­ne­ral en ac­ti­vo.

Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes an­da­lu­zas de di­ciem­bre pa­sa­do mues­tran que, en los mu­ni­ci­pios con gran­des ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res, Vox ob­tu­vo re­sul­ta­dos al­go me­jo­res que en el res­to, pe­ro no ra­di­cal­men­te dis­tin­tos. En Via­tor (Al­me­ría), ba­se de la Le­gión, lo­gró el 17,2%; y en la ve­ci­na Huér­cal, el 20,4%. En el con­jun­to de la pro­vin­cia tu­vo el 16,7%.

La ba­se na­val de Ro­ta (Cá­diz) es­tá en­tre los mu­ni­ci­pios de Ro­ta (don­de Vox tu­vo el 10,6%) y El Puer­to de San­ta Ma­ría (don­de lle­gó al 14,2%); mien­tras que la In­fan­te­ría de Ma­ri­na tie­ne su cuar­tel en San Fer­nan­do (don­de Vox lo­gró el 13,1%). En la pro­vin­cia de Cá­diz ob­tu­vo el 11,2%.

En Mo­rón de la Fron­te­ra (Se­vi­lla), prin­ci­pal ba­se aé­rea an­da­lu­za, se que­dó en el 7,5%; y en la cer­ca­na Utre­ra, en el 10,2%. Su por­cen­ta­je pro­vin­cial fue del 10,7%. Los da­tos de­ben to­mar­se con cau­te­la por­que los mi­li­ta­res ya no vi­ven agru­pa­dos en ba­rrios (De­fen­sa se des­hi­zo de su par­que de vi­vien­das), sino mez­cla­dos con el res­to de la po­bla­ción.

Y no to­dos los­mi­li­ta­res tie­nen los mis­mos in­tere­ses. Es du­do­so que Vox si­ga apo­yan­do a los sol­da­dos tem­po­ra­les que son des­pe­di­dos al cum­plir los 45 años tras fi­char a los ge­ne­ra­les que de­fen­die­ron es­ta me­di­da. En el Ejér­ci­to tam­bién hay cla­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.