Cuan­do la so­li­da­ri­dad en el mar pue­de aca­bar en­tre re­jas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay una es­ce­na que no aban­do­na a Mi­guel Rol­dán. Es ju­nio de 2017 y lle­va 18 ho­ras tra­ba­jan­do en un bar­co de res­ca­te de in­mi­gran­tes en aguas del Me­di­te­rrá­neo. Una lla­ma­da aler­ta del nau­fra­gio de otra pa­te­ra. Pa­san las 22.00 y la os­cu­ri­dad es to­tal. Jun­to a dos com­pa­ñe­ros se lan­za a bus­car­los en un pe­que­ño bo­te. Na­ve­gan 200 me­tros, apagan mo­to­res y se guían por los gri­tos de au­xi­lio. En me­nos de 10 mi­nu­tos los en­cuen­tran, pe­ro des­de el Cen­tro de Con­trol de Res­ca­te y Bús­que­da de Ro­ma no les dan per­mi­so pa­ra el res­ca­te. Es­ta­ban en aguas li­bias y ha­bía que ne­go­ciar con el país afri­cano. El per­mi­so lle­gó 15 mi­nu­tos des­pués, pe­ro un cuar­to de ho­ra es una eter­ni­dad en esas con­di­cio­nes. “So­lo pu­di­mos res­ca­tar a la mi­tad de los tri­pu­lan­tes, mu­chas per­so­nas se aho­ga­ron”, re­cuer­da es­te ma­la­gue­ño de 32 años que des­de 2013 for­ma par­te de la uni­dad sub­acuá­ti­ca de los bom­be­ros del Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla. Esa ac­ción so­li­da­ria, jun­to con otras si­mi­la­res de ese ve­rano, pue­de lle­gar a aca­rrear­le una con­de­na de has­ta 20 años de pri­sión por una su­pues­ta coope­ra­ción con trá­fi­co de per­so­nas.

Con ex­pe­rien­cia pre­via en res­ca­tes en el Mar Egeo, jun­to a la is­la de Les­bos, Rol­dán pa­só 20 días de sus va­ca­cio­nes de ve­rano de 2017 a bor­do del bar­co Iu­ven­ta, un vie­jo pes­que­ro re­con­ver­ti­do en bar­co de res­ca­te por la ONG ale­ma­na Ju­gend Ret­tet. El equi­po par­tió des­de el puer­to de La Va­le­ta (Mal­ta) has­ta si­tuar­se a 17 mi­llas náu­ti­cas de la cos­ta de Li­bia, en aguas in­ter­na­cio­na­les. En esas tres se­ma­nas res­ca­ta­ron a 5.000 per­so­nas. Cuan­do él vol­vió a Se­vi­lla, el bu­que con­ti­nuó con nue­vas mi­sio­nes en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral, don­de los res­ca­tes au­men­ta­ron en las si­guien­tes se­ma­nas has­ta las 14.000 per­so­nas. Su la­bor que­dó trun­ca­da el 2 de agos­to, cuan­do las au­to­ri­da­des ita­lia­nas in­mo­vi­li­za­ron el bar­co y co­men­za­ron una in­ves­ti­ga­ción por su­pues­to trá­fi­co de per­so­nas. Co­mo re­sul­ta­do, un juz­ga­do de Tra­pa­ni, en Si­ci­lia, les acu­sa de coope­ra­ción con el trá­fi­co de per­so­nas.

La jus­ti­cia ita­lia­na ha acu­sa­do a 10 tri­pu­lan­tes del bar­co: sie­te de na­cio­na­li­dad ale­ma­na, una chi­ca es­co­ce­sa, un chi­co es­co­cés y el pro­pio Rol­dán. Se han au­to­de­no­mi­na­do gru­po Iu­ven­ta10. “Es al­go in­creí­ble. Res­pe­ta­mos las nor­mas de tal­ma­ne­ra que vi­mos mo­rir gen­te por la bu­ro­cra­cia. La acu­sa­ción es un enor­me ja­rro de agua fría”, ex­pli­ca el bom­be­ro, na­tu­ral de Cue­vas Ba­jas (Má­la­ga, 1.392 ha­bi­tan­tes). Se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de las Mi­gra­cio­nes (OIM), en 2017 mu­rie­ron 3.116 per­so­nas in­ten­tan­do cru­zar el Me­di­te­rrá­neo. La ma­yo­ría, 2.832, en la ru­ta cen­tral, en la que fue vo­lun­ta­rio Rol­dán.

“Des­de el ini­cio de la ope­ra­ción tu­vi­mos una coope­ra­ción di­rec­ta y to­tal con las au­to­ri­da­des ita­lia­nas”, in­sis­te el ale­mán Sas­cha Gir­ke, uno de los fun­da­do­res de Ju­gend Ret­tet y je­fe de la mi­sión en la que par­ti­ci­pó Rol­dán, al que des­cri­be co­mo “al­guien de buen co­ra­zón, com­pro­me­ti­do, se­rio y ex­pe­ri­men­ta­do”. Se­gún ex­pli­ca, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de Iu- ven­ta era des­ple­gar el bar­co en áreas don­de las per­so­nas mi­gran­tes se en­con­tra­ban en pe­li­gro —ha­bía en­tre 250 y 300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia a la is­la de Lam­pe­du­sa y Mal­ta—, bus­car­las ac­ti- va­men­te y res­ca­tar­las. Más tar­de, tras­la­da­ban a las per­so­nas sal­va­das a bu­ques de en­ti­da­des co­mo Mé­di­cos Sin Fron­te­ras.

La si­tua­ción de Rol­dan es si­mi­lar a la que vi­vie­ron otros tres bom­be­ros de Se­vi­lla miem­bros de la ONG Proem-Aid, aun­que fue­ron ab­suel­tos. “La gran di­fe­ren­cia en­tre los ca­sos es que no­so­tros li­dia­mos con la jus­ti­cia grie­ga, pe­ro a él es Ita­lia quien le acu- sa. Un país que tie­ne una po­lí­ti­ca de aco­so y de­rri­bo con­tras las ONG, es­pe­cial­men­te des­de que lle­gó Mat­teo Sal­vi­ni co­mo mi­nis­tro de In­te­rior”, sub­ra­ya Onio Rei­na, pre­si­den­te de Proem-Aid.

Se­gún la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por los res­pon­sa­bles de Ju­gend Ret­tet, la fa­se de in­ves­ti­ga­ción aca­ba­rá du­ran­te el ve­rano. Y si fi­nal­men­te hay jui­cio, es­te po­dría co­men­zar a fi­na­les de año. El bom­be­ro ma­la­gue­ño con­fía, eso sí, en que ni si­quie­ra lle­gue a ce­le­brar­se. “So­lo un mi­nu­to en la cár­cel por sal­var vi­das ya se­ría de­ma­sia­do”, sen­ten­cia Mi­guel Rol­dán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.