“Una gran no­che siem­pre es im­pro­vi­sa­da”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Mi­guel Ra­fael Mar­tos Sán­chez (Li­na­res, 75 años), Rap­hael, es un ído­lo de ma­sas tam­bién en Ru­sia. Aca­ba de lle­gar de San Pe­ters­bur­go, don­de en 1971 —cuan­do aún se lla­ma­ba Le­nin­gra­do— de­bu­tó en su gi­ra por la Unión So­vié­ti­ca. Y ha vuel­to a arra­sar. Vol­ver a es­te país de más de 144 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con su gi­ra Lo­co por can­tar tie­ne pa­ra él un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. “Su­po­ne que mis teo­rías se con­fir­man siem­pre. Que no voy equi­vo­ca­do por la vi­da”, di­ce el ar­tis­ta, que ha te­ni­do que can­ce­lar por un res­fria­do el con­cier­to que te­nía pre­vis­to ofre­cer an- tea­yer en Mos­cú. “Cuan­do sa­lió la opor­tu­ni­dad, pri­me­ro pen­sé: ‘Qué se me ha per­di­do allí’, por­que to­da mi ca­rre­ra ha es­ta­do en­fo­ca­da en Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, La­ti­noa­mé­ri­ca, In­gla­te­rra, Fran­cia… Ru­sia no es­ta­ba en el ra­dar, por­que, en­tre otras co­sas, no te­nía­mos re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas”, apun­ta.

Pe­ro lle­gó a la URSS y triun­fó en los 40 con­cier­tos que te­nía pre­vis­tos. Po­co an­tes, se ha­bía es­tre­na­do en ese país su ter­ce­ra pe­lí­cu­la, Di­gan lo que di­gan, y el jo­ven can­tan­te de son­ri­sa per­ma­nen­te y mi­ra­da ri­sue­ña, que si­gue con­ser­van­do, im­pac­tó. “Fue un éxi­to, co­mo si es­tu­vie­ra en Ma­drid”, re­cuer­da, ajus­tán­do­se la cha­que­ta de cue­ro ne­gra que lu­cía el vier­nes en la en­tre­vis­ta con EL PAÍS.

Las cró­ni­cas de la épo­ca re­la­ta­ron que su­mó Ka­lin­ka y Ka­tius­ha a su re­per­to­rio y que el pú­bli­co se vol­vió lo­co. No se ha atre­vi­do, sin em­bar­go, a can­tar en ru­so. “Lo con­si­de­ro di­fi­ci­lí­si­mo, pe­ro eso no quie­re de­cir que no me pon­ga un día y lo ha­ga. A lo me­jor mal, pe­ro lo ha­go. Sin em­bar­go, de­be ser ori­gi­nal de aquí; se­ría­más cohe­ren­te”, re­cal­ca.

El can­tan­te, nom­bra­do hi­jo adop­ti­vo de Ma­drid y que ha re­ci­bi­do tí­tu­los equi­va­len­tes en mu­chas ciu­da­des y paí­ses, con­fie­sa que le gus­ta­ría re­ci­bir una dis­tin­ción si­mi­lar en Ru­sia: “Me en­can­ta­ría, pe­ro eso no es­tá en mí. Aun­que por so­ñar que no que­de”.

—Ha­blan­do de so­ñar, ¿có­mo es su plan ideal pa­ra una gran no­che?

—Im­pro­vi­sa­da… Una gran no­che siem­pre es im­pro­vi­sa­da. Los es­pa­ño­les im­pro­vi­sa­mos.

Rap­hael cuen­ta que, cuan­do sus pe­lí­cu­las y can­cio­nes atra­ve­sa­ron el te­lón de ace­ro, subió el nú­me­ro de per­so­nas ma­tri­cu­la- das pa­ra es­tu­diar es­pa­ñol. “Co­mo yo, can­tan­do, mu­chas ve­ces cam­bio le­tras apos­ta, cuan­do sa­lía por la puer­ta de ar­tis­tas me de­cían: ‘ Hoy, con­fun­dir­se’. Por­que ha­bía di­cho un tro­zo de le­tra queno era. Se la sa­bían­de­me­mo­ria, pe­ro a mí me gus­ta ju­gar en el es­ce­na­rio…”.

En Ru­sia, co­men­ta, el pú­bli­co se en­fer­vo­re­ce con las mis­mas can­cio­nes que el del res­to de paí­ses. “Y el pú­bli­co nun­ca se con­fun­de. A la gen­te no le pue­des con­ven­cer por mu­cha pro­mo­ción que ha­gas”, aña­de. Re­co­no­ce que se ha equi­vo­ca­do con al­gu­nos te­mas. Tam­bién que su dis­co fa­vo­ri- to fue el de tan­gos, gra­ba­do en Bue­nos Ai­res en 2010.

— Lle­gó a la URSS un par de años an­tes de ca­sar­se. ¿Tu­vo aquí al­gún gran amor o so­lo por el país y el pú­bli­co?

— No [son­ríe]. Yo ya es­ta­ba en­gan­cha­do. No es­ta­ba ca­sa­do, pe­ro ya es­ta­ba mi Na­ta­lia.

Rap­hael lle­va más de cua­tro dé­ca­das ca­sa­do con la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Na­ta­lia Fi­gue­roa. Y re­ve­la su re­ce­ta pa­ra un ma­tri­mo­nio tan lon­ge­vo: “El se­cre­to es­tá en los dos, en có­mo nos lle­va­mos, nos en­ten­de­mos... en có­mo ha en­tra­do ella en mi ca­rre­ra y mi mun­do y yo en el su­yo, tan di­fe­ren­te… To­do eso que pa­re­cía que no iba a ir a nin­gún buen puer­to, re­sul­ta que lle­va­mos 46 años en buen puer­to. Con tres hi­jos ma­ra­vi­llo­sos y ocho hi­jos de mis hi­jos, a ca­da uno más gua­po que el otro”. Por­que al ar­tis­ta, an­tes de di­ri­gir­se a una reunión con fans, que ya le es­pe­ra­ban con enor­mes ra­mos de flo­res en una sa­la del ho­tel don­de se alo­ja, no le gus­ta la pa­la­bra abue­lo. Así que sus nie­tos le lla­man Rap­hael.

Se de­fi­ne co­mo fe­mi­nis­ta. De he­cho, se sor­pren­de que so­lo aho­ra al­gu­nos ha­yan da­do el pa­so de sig­ni­fi­car­se. “A ve­ces me di­go: ‘Qué tar­de lle­gan’. Yo es que siem­pre he si­do fe­mi­nis­ta. To­da mi vi­da. Y no lo veo na­da me­ri­to­rio, es to­tal­men­te nor­mal. ¡So­mos se­res hu­ma­nos! Unos del gé­ne­ro mas­cu­lino y otro fe­me­nino. Pe­ro igua­les”, ex­cla­ma.

Con­fie­sa que le en­can­ta Ma­nue­la Car­me­na, la al­cal­de­sa de Ma­drid. Tam­bién que la po­lí­ti­ca no es lo su­yo. “Nun­ca­mehan ofre­ci­do en­trar en po­lí­ti­ca. Yo ten­go mu­chos ami­gos po­lí­ti­cos, pe­ro es ló­gi­co que no me lo ofrez­can por­que se me de­be no­tar que me da igual”, se en­co­ge de hom­bros. “En ese ca­mino no en­tro. Ten­go mis gus­tos per­so­na­les, soy una per­so­na tre­men­da­men­te li­be­ral en el sen­ti­do de que me gus­ta ha­cer lo que me dé la ga­na y que la gen­te ha­ga lo que le dé la ga­na”, zan­ja.

Cuen­ta que ha­ce ya nue­ve años que de­jó de ce­le­brar su cum­plea­ños de na­ci­mien­to pa­ra fes­te­jar so­lo el día que vol­vió a na­cer, el día que le hi­cie­ron un tras­plan­te de hí­ga­do en 2003: “No voy for­zar a la fa­mi­lia a que dos ve­ces al año sea mi cum­plea­ños, así que me he que­da­do con el 1 de abril, el más im­por­tan­te. Aun­que no sé si mi ma­dre es­ta­rá de acuer­do con eso, allá don­de es­té”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.