EE UU re­co­no­ce los Al­tos del Go­lán co­mo par­te de Is­rael en un giro de su po­lí­ti­ca ex­te­rior

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El me­jor ami­go

“El Es­ta­do de Is­rael to­mó con­trol de los Al­tos del Go­lán en 1967 pa­ra sal­va­guar­dar su se­gu­ri­dad de ame­na­zas ex­ter­nas. Hoy, ac­tos agre­si­vos de Irán y gru­pos te­rro­ris­tas, in­clui­do Hez­bo­lá, en el sur de Si­ria, con­ti­núan ha­cien­do de los Al­tos del Go­lán un po­ten­cial te­rreno pa­ra lan­zar ata­ques so­bre Is­rael. Cual­quier po­si­ble acuer­do de paz en la re­gión de­be dar cuen­ta de la ne­ce­si­dad de Is­rael de de­fen­der­se de Si­ria y otras ame­na­zas re­gio­na­les”, re­za el do­cu­men­to fir­ma­do por Trump, que con­clu­ye afir­man­do que “Es­ta­dos Uni­dos re­co­no­ce que los Al­tos del Go­lán son par­te del Es­ta­do de Is­rael”.

Es­ta­dos Uni­dos se con­vier­te así en el pri­mer país en considerar que es par­te de Is­rael un te­rri­to­rio ocu­pa­do du­ran­te la Gue­rra de los Seis Días, y ane­xio­na­do 14 años des­pués, en una ac­ción no re­co­no­ci­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. La de­ci­sión ya fue an­ti­ci­pa­da por el man­da­ta­rio de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial el pa­sa­do jue­ves, cuan­do en pleno fes­ti­val del Pu­rim (car­na­val ju­dío) anun­ció que Was­hing­ton cam­bia­ría su pos­tu­ra ofi­cial res­pec­to a los Al­tos del Go­lán. Trump ar­gu­men­tó su de­ci­sión en las “agre­si­vas ac­cio­nes” de Irán y de los “gru­pos te­rro­ris­tas” que ac­túan con­tra Is­rael, y ayer fir­mó el de­cre­to por el que se re­co­no­ce ofi­cial­men­te la so­be­ra­nía is­rae­lí. “Es­to es al­go que de­be­ría ha­ber­se he­cho ha­ce mu­chas dé­ca­das”, di­jo en la Ca­sa Blanca, acom­pa­ña­do del pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu.

Es­ta­dos Uni­dos re­co­no­ce “el de­re­cho ab­so­lu­to de Is­rael a de­fen­der­se”, de­cla­ró el pre­si­den­te al la­do de Ne­tan­yahu, que se en­con­tra­ba de vi­si­ta ofi­cial enWas­hing­ton. El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí se vio obli­ga­do a in­te­rrum­pir su via­je pa­ra regresar a Is­rael, des­pués de que un cohe­te lan­za­do des­de Gaza cau­sa­ra sie­te he­ri­dos cer­ca de Tel Aviv la no­che del do­min­go, un ata­que que Trump ca­li­fi­có ayer de “des­pre­cia­ble” y “ho­rren­do”.

Los dos man­da­ta­rios com­pa­re­cie­ron en la Ca­sa Blanca pa­ra es­ce­ni­fi­car una re­la­ción bi­la­te­ral que, en pa­la­bras del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, “nun­ca ha si­do tan fuer­te”. “Ha si­do una de­ci­sión que ha tar­da­do mu­cho en rea­li­zar­se”, di­jo Trump, so­bre una de­cla­ra­ción que su­po­ne un cam­bio drás­ti­co en la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Was­hing­ton —y abun­da en el pa­so da­do en di­ciem­bre de 2017 al re­co­no­cer Je- ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal—, y que con­tra­vie­ne una re­so­lu­ción de la ONU que re­cha­za los de­re­chos de Is­rael so­bre un te­rri­to­rio ane­xio­na­do por la fuer­za.

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí agra­de­ció el ges­to de Trump y de­fen­dió que los Al­tos del Go­lán fue­ron ga­na­dos “en una gue­rra jus­ta de au­to­de­fen­sa”. Ad­vir­tió de que nun­ca en­tre­ga­rán di­cho te­rri­to­rio y ca­li­fi­có el re­co­no­ci­mien­to de EE UU de “jus­ti­cia his­tó­ri­ca”. So­bre el cohe­te lan­za­do la no­che del do­min­go des­de Gaza, Ne­tan­yahu ase­gu- ró que Is­rael “no to­le­ra­rá” ata­ques de Ha­más.

Acom­pa­ña­ron a los dos man­da­ta­rios el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, el con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, John Bol­ton, la se­cre­ta­ria de pren­sa, Sa­rah San­ders, y el vi­ce­pre­si­den­te, Mi­ke Pen­ce. Tam­bién es­tu­vo el yerno y con­se­je­ro del pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner, con es­ca­sa ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca, pe­ro a quien Trump ha en­co­men­da­do, en me­dio de cier­to es­cep­ti­cis­mo en­tre los ex­per­tos, lo­grar el acuer­do de paz “de­fi­ni­ti­vo” en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. Po­co se sa­be de di­cho plan, del que el yerno del pre­si­den­te ha ase­gu­ra­do que no ofre­ce­rá de­ta­lles has­ta des­pués de las elec­cio­nes en Is­rael, cuan­do que­de más cla­ro el fu­tu­ro de Ne­tan­yahu, ami­go de la fa­mi­lia de Kush­ner, que lo co­no­ce des­de la in­fan­cia. La vi­si­ta a Was­hing­ton y, so­bre to­do, el re­co­no­ci­mien­to de EE UU de los Al­tos del Go­lán co­mo te­rri­to­rio is­rae­lí su­po­nen un es­pal­da­ra­zo a Ne­tan­yahu, que se en­fren­ta a unos co­mi­cios el 9 de abril en los que, se­gún los son­deos, una alian­za de fuer­zas de cen­tro ame­na­za su re­elec­ción. La bue­na re­la­ción con Trump es una ba­za que Ne­tan­yahu jue­ga fuer­te en su cam­pa­ña, has­ta el pun­to de que la ima­gen amis­to­sa de los dos lí­de­res ha si­do uti­li­za­da por su par­ti­do, el Li­kud, en car­te­les elec­to­ra­les.

“Siem­pre has es­ta­do ahí, in­clu­so hoy”, di­jo ayer Ne­tan­yahu a Trump en Was­hing­ton. “Pa­ra mí era muy im­por­tan­te ve­nir aquí, a la Ca­sa Blanca. Is­rael ha te­ni­do la suer­te de te­ner a mu­chos ami­gos den­tro del Des­pa­cho Oval du­ran­te mu­chos años. Pe­ro nun­ca ha te­ni­do un ami­go me­jor que tú. Tu re­co­no­ci­mien­to lle­ga en un mo­men­to en que el Go­lán es más im­por­tan­te que nun­ca pa­ra nues­tra se­gu­ri­dad”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.