Is­rael bom­bar­dea Gaza en res­pues­ta al lan­za­mien­to de un cohe­te so­bre Tel Aviv

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Des­plie­gue en la fron­te­ra

l boa­to de la ce­re­mo­nia en la Ca­sa Blanca pa­ra im­pul­sar la de­cli­nan­te cam­pa­ña elec­to­ral de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu se vio em­pa­ña­do ayer por las imá­ge­nes de los es­com­bros de una vi­vien­da al no­res­te de Tel Aviv, cu­yos sie­te ha­bi­tan­tes re­sul­ta­ron he­ri­dos por un cohe­te dis­pa­ra­do des­de la fran­ja de Gaza, 120 ki­ló­me­tros al sur. Con sem­blan­te son­rien­te, el pri­mer mi­nis­tro agra­de­ció enWas­hing­ton el re­ga­lo re­ci­bi­do de ma­nos del pre­si­den­te Do­nald Trump: el re­co­no­ci­mien­to de la so­be­ra­nía is­rae­lí so­bre los Al­tos del Go­lán. Aca­ba­ba de anun­ciar su in­me­dia­to re­gre­so a Is­rael, don­de los al­cal­des ya ha­bían abier­to al pú­bli­co los re­fu­gios an­ti­bom­bar­deos.

Ne­tan­yahu ha man­te­ni­do una es­tra­te- gia de con­ten­ción en Gaza pe­se a los su­ce­si­vos lan­za­mien­tos de pro­yec­ti­les des­de el en­cla­ve cos­te­ro re­gis­tra­dos des­de me­dia­dos del año pa­sa­do. A nin­gún pre­cio es­ta­ba dis­pues­to a re­edi­tar un con­flic­to ar­ma­do con Ha­más y las mi­li­cias pa­les­ti­nas en vís­pe­ras de unas elec­cio­nes, co­mo ya le ocu­rrió en 2012 (Ope­ra­ción Pi­lar De­fen­si­vo).

El je­fe del Go­bierno acep­tó las me­dia­cio­nes em­pren­di­das por Egip­to y la ONU pa­ra ga­ran­ti­zar el al­to el fue­go y per­mi­tió que Qa­tar en­tre­ga­ra de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra apla­car la mi­se­ria de la po­bla­ción y pa­gar suel­dos atra­sa­dos a los fun­cio­na­rios ga­za­tíes. Los bom­bar­deos de re­pre­sa­lia con­tra ob­je­ti­vos de Ha­más han si­do pre­ci­sos a fin de no cau­sar víc­ti­mas ci­vi­les y evi­tar es­ca­la­das bé­li­cas sin con­trol. Que­dan so­lo dos se­ma­nas pa­ra las le­gis­la­ti­vas cuan­do Ne­tan­yahu se dis­po­ne a or­de­nar la ma­yor ope­ra­ción mi­li­tar en Gaza des­de el ve­rano de 2014 (Ope­ra­ción Mar­gen Pro­tec­tor). Los can­di­da­tos de la opo­si­ción le acu­san en ple­na cam­pa­ña de no ha­ber sa­bi­do ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, mien­tras el eco de las si­re­nas de alar­ma se ha es­cu­cha­do ya dos ve­ces en 10 días en el área me­tro­po­li­ta­na de Tel Aviv. A la ca­be­za de sus ri­va­les po­lí­ti­cos se en­cuen­tra pre­ci­sa­men­te el lí­der cen­tris­ta Benny Gantz, el ge­ne­ral que di­ri­gió las Fuer­zas Ar­ma­das mien­tras se li­bró, ha­ce ca­si cin­co años, la ter­ce­ra gue­rra que Gaza ha su­fri­do en el úl­ti­mo de­ce­nio. Po­co an­tes del ano­che­cer, el Ejér­ci­to bom­bar­deó ob­je­ti­vos de Ha­más en Gaza y con­fir­mó el des­plie­gue de uni­da­des en la fron­te­ra por si fue­ra ne­ce­sa­ria “una ope­ra­ción te­rres­tre li­mi­ta­da”. Los mi­li­ta­res ase­gu­ra­ron ha­ber ases­ta­do un gol­pe al apa­ra­to de in­te­li­gen­cia de los is­la­mis­tas al des­truir un edi­fi­cio “uti­li­za­do co­mo cuartel se­cre­to por las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Ha­más y su in­te­li­gen­cia mi­li­tar y ci­vil”, y otro del ala mi­li­tar del gru­po, las bri­ga­das de Ez­ze­din al Qas­sam. Tam­bién al­can­za­ron la ofi­ci­na del lí­der po­lí­ti­co de Ha­más, Is­mail Ha­ni­ya. Un avi­so de Is­rael a los di­ri­gen­tes de la Fran­ja, que po­drían con­ver­tir­se en su pró­xi­mo ob­je­ti­vo.

Pre­via­men­te, el Ejér­ci­to ha­bía ce­rra­do los pa­sos fron­te­ri­zos con la Fran­ja, cor­ta­do las ca­rre­te­ras ad­ya­cen­tes a la fron­te­ra, des­ple­ga­do nue­vas ba­te­rías del sis­te­ma an­ti­aé­reo y pe­di­do a los agri­cul­to­res de la zona que se abs­tu­vie­sen de tra­ba­jar en sus cam­pos. Tam­bién se abrie­ron los re­fu­gios pú­bli­cos en Tel Aviv y en las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas a Gaza, en pre­vi­sión de que se pro­duz­can nue­vos ata­ques tras la res­pues­ta is­rae­lí. Fuen­tes pa­les­ti­nas con­sul­ta­das ase­gu­ra­ron que Ha­más y la Yihad Is­lá­mi­ca tam­bién se pre­pa­ra­ron pa­ra esa res­pues­ta ar­ma­da, de la que un por­ta­voz is­la­mis­ta di­jo que “en­con­tra­rá fuer­te re­sis­ten­cia”.

El pri­mer mi­nis­tro, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, anun­ció que acor­ta­ría su vi­si­ta a EE UU tras re­unir­se con el pre­si­den­te Do­nald Trump. “Res­pon­de­re­mos con fuer­za”, di­jo Ne­tan­yahu, que ca­li­fi­có el lan­za­mien­to de “ata­que cri­mi­nal”. El en­cuen­tro con Trump —un re­ga­lo pa­ra el lí­der he­breo a dos se­ma­nas de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les— pue­de in­cen­diar los áni­mos en la re­gión, ya que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se fir­mó en pre­sen­cia de Ne­tan­yahu la or­den eje­cu­ti­va por la que EE UU re­co­no­ce los Al­tos del Go­lán si­rios —ocu­pa­dos en 1967 en la gue­rra de los Seis Días— co­mo te­rri­to­rio is­rae­lí.

Ha­más, que go­bier­na de fac­to en Gaza des­de 2007, tras ex­pul­sar del po­der por la fuer­za a la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na del pre­si­den­te Mah­mud Ab­bas, ha irrum­pi­do de nue­vo con sus cohe­tes en la cam­pa­ña is­rae­lí. A los di­ri­gen­tes is­la­mis­tas, que han re­pri­mi­do con bru­ta­li­dad la se­ma­na pa­sa­da las ma­yo­res ma­ni­fes­ta­cio­nes de des­con­ten­to so­cial en la Fran­ja, no les vie­ne mal que un con­flic­to con­tro­la­do des­víe la aten­ción de los ga­za­tíes.

De vuel­ta a ca­sa con un cer­ti­fi­ca­do de re­co­no­ci­mien­to de so­be­ra­nía so­bre el Go­lán, ex­pe­di­do por Trump pe­ro ig­no­ra­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, a Ne­tan­yahu tam­bién pa­re­ce con­ve­nir­le que los is­rae­líes mi­ren al cie­lo, con un ojo pues­to en los re­fu­gios, en lu­gar de se­guir las no­ti­cias so­bre el cuar­to ca­so de co­rrup­ción que le salpica. Va­rios de sus co­la­bo­ra­do­res más es­tre­chos han si­do impu­tados ya por el fis­cal ge­ne­ral por el co­bro de co­mi­sio­nes mi­llo­na­rias en la compra de sub­ma­ri­nos ale­ma­nes pa­ra la Ar­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.