Un nue­vo apa­gón eléc­tri­co afec­ta a Caracas y am­plias zo­nas de Venezuela

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ten­sión po­lí­ti­ca

El fa­llo eléc­tri­co gol­peó de nue­vo a la ca­pi­tal pa­sa­da la una de la tar­de. Va­rios sec­to­res se aso­ma­ron al caos, de for­ma si­mi­lar a ha­ce dos se­ma­nas, y vol­vie­ron a re­pe­tir­se las es­ce­nas de mi­les de ca­ra­que­ños ca­mi­nan­do por las ca­lles in­ten­tan­do vol­ver a sus ca­sas o cen­tros de tra­ba­jo. El me­tro de Caracas sus­pen­dió par­cial­men­te el ser­vi­cio de­jan­do va­ra­dos a mi­les de usua­rios, Al ca­bo de dos ho­ras, se vol­vió a reanu­dar el su­mi­nis­tro en al­gu­nos ba­rrios de la ciu­dad. uba es un hue­so más du­ro de roer, y su ase­dio por EE UU pro­se­gui­rá com­bi­nan­do em­bar­go y hos­ti­ga­mien­to, pe­ro si la Venezuela cha­vis­ta cae, la Ni­ca­ra­gua so­me­ti­da por Da­niel Or­te­ga y Ro­sa­rio Mu­ri­llo de­be­rá apre­tar­se los ma­chos y afron­tar un pro­lon­ga­do ais­la­mien­to de no co­rre­gir su tram­po­sa de­mo­cra­cia. La pa­re­ja pre­si­den­cial dis­fru­ta de la tre­gua de­ri­va­da de la co­lo­ca­ción de las ba­te­rías nor­te­ame­ri­ca­nas fren­te al pa­la­cio de Mi­ra­flo­res de Caracas, que ajus­tan el ti­ro so­bre la mar­cha por­que el blan­co es mo­ve­di­zo.

Si el ca­ño­neo des­tru­ye a Ma­du­ro, se re­to­ma­rá con ma­yor in­ten­si­dad el bom­bar­deo de Ma­na­gua y La Ha­ba­na, una pie­za ma­yor pa­ra los ar­ti­lle­ros de ori­gen cu­bano

El apa­gón obli­gó al equi­po del pre­si­den­te en­car­ga­do, Juan Guai­dó, a sus­pen­der la pre­sen­ta­ción del lla­ma­do Plan País, so­bre la re­cons­truc­ción de Venezuela. Ca­si a la mis­ma ho­ra el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción, Jor­ge Ro­drí­guez, anun­ció que ha­ría im­por­tan­tes re­ve­la­cio­nes so­bre la tra­ma fi­nan­cie­ra que apo­ya al pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, re­co­no­ci­do co­mo man­da­ta­rio in­te­ri­no por más de 50 paí­ses. La com­pa­ñía es­ta­tal Cor­po­ra­ción Eléc­tri­ca Na­cio­nal (Cor- que tie­nen ac­ce­so a los ga­ti­llos de la Ca­sa Blanca. Tra­tan­do de abrir un hue­co en el cer­co pu­ni­ti­vo im­pues­to por Was­hing­ton, se­cun­da­do por la ma­yo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y la UE, Or­te­ga se com­pro­me­tió a li­be­rar a to­dos los pre­sos en 90 días. Cuan­do los li­be­re, siem­pre po­drá en­car­ce­lar a otros pa­ra re­no­var la des­pen­sa ne­go­cia­do­ra, en un bu­cle de­nun­cia­do por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y otras or­ga­ni­za­cio­nes.

Sin ape­nas fuer­zas pa­ra el en­ro­que in­de­fi­ni­do, el san­di­nis­mo ce­de a las pre­sio­nes, pe­ro no tan­to de la opo­si­ción y la OEA co­mo de los ca­pi­ta­nes de gran­des em­pre­sas y el obis­pa­do ca­tó­li­co, que fue­ron coope­ra­do­res ne­ce­sa­rios en el pro­ce­so de adul­te­ra- poe­lec) em­pe­zó las ins­pec­cio­nes pa­ra tra­tar de es­cla­re­cer lo su­ce­di­do, pe­ro ho­ras des­pués del fa­llo aún no ha­bía ofre­ci­do un par­te ofi­cial. El mi­nis­tro del área, Luis Mot­ta Do­mín­guez, tam­po­co dio de­ta­lles de los cor­tes de elec­tri­ci­dad.

El úl­ti­mo apa­gón, ori­gi­na­do en la re­pre­sa de Gu­ri, se pro­lon­gó más de 100 ho­ras y de­jó va­rios muer­tos —más de una vein­te­na, se­gún or­ga­ni­za­cio­nes pró­xi­mas a la opo­si­ción—, prin­ci­pal­men­te en hos­pi­ta­les que se que- ción de su de­mo­cra­cia, ile­gí­ti­ma al ha­ber per­ver­ti­do sus va­lo­res y de­ve­nir en au­to­cra­cia. Aver­gon­za­dos por la cri­mi­na­li­za­ción de las pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les, so­fo­ca­das a san­gre y fue­go, los so­cios de con­ve­nien­cia del otro­ra co­man­dan­te re­vo­lu­cio­na­rio tra­tan de sal­var la ca­ra exi­gién­do­le con­ce­sio­nes. Se tra­ta de re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad de las elec­cio­nes ni­ca­ra­güen­ses co­mo me­ca­nis­mo de al­ter­nan­cia en el po­der.

Las ur­nas del país cen­troa­me­ri­cano per­die­ron su fia­bi­li­dad a par­tir de las ge­ne­ra­les de 2006 y mu­ni­ci­pa­les de 2012, cuan­do las su­ce­si­vas com­po­nen­das cons­ti­tu­cio­na­les y le­gis­la­ti­vas del san­di­nis­mo y un par­ti­do li­be­ral zom­bi con­so­li­da­ron la do­mes­ti­ca­ción de las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les y los La teo­ría de la cons­pi­ra­ción cho­ca con lo que afir­mó la se­ma­na pa­sa­da la se­ma­na pa­sa­da la Al­ta Co­mi­sio­na­da de los De­re­chos Hu­ma­nos. Mi­che­lle Ba­che­let de­nun­ció que el apa­gón es el re­sul­ta­do de años de aban­dono de las ins­ta­la­cio­nes. Se­gún la en­cues­ta­do­ra lo­cal Delp­hos el 80% de la po­bla­ción no cree la ver­sión del Go­bierno so­bre un ata­que con ra­yos ca­tó­di­cos. De he­cho, la mo­vi­li­za­ción de mi­li­cia­nos de los úl­ti­mos días ha es­ta­do en­fo­ca­da en lim­piar y po­dar los al­re­de­do­res de las es­ta­cio­nes eléc­tri­cas, a me­nu­do su­mi­das en el aban­dono, por or­den de Ma­du­ro.

El nue­vo apa­gón, en cual­quier ca­so, ele­vó la ten­sión po­lí­ti­ca, co­mo su­ce­de en los úl­ti­mos me­ses con ca­si cual­quier acon­te­ci­mien­to en Venezuela. En las ca­lles y los ba­rrios po­pu­la­res se man­tie­ne un dé­bil equi­li­brio tras las enor­mes pér­di­das eco­nó­mi­cas de las pa­sa­das se­ma­nas. A ello se aña­de un au­men­to del en­fren­ta­mien­to en­tre el cha­vis­mo y la Asam­blea Na­cio­nal por la de­ten­ción de Ro­ber­to Ma­rre­ro, je­fe de ga­bi­ne­te de Guai­dó. Ma­du­ro acu­sa al po­lí­ti­co de te­rro­ris­mo por su­pues­ta­men­te en­ca­be­zar una or­ga­ni­za­ción que, di­jo el Go­bierno cha­vis­ta, bus­ca­ba ase­si­nar­lo.

A los apa­go­nes eléc­tri­cos se aña­den ade­más los gra­ves pro­ble­mas re­la­cio­na­dos los cor­tes agua, ya que no fun­cio­nan las plan­tas de bom­beo. A eso se su­man los fa­llos en las re­des, que de­jan in­co­mu­ni­ca­da a bue­na par­te de la po­bla­ción, y la de­lin­cuen­cia. Con ca­da apa­gón, Caracas, una de las ca­pi­ta­les­más vio­len­tas del mun­do se en­fren­ta al pá­ni­co que su­po­ne la lle­ga­da de la no­che. tri­bu­na­les de jus­ti­cia a fin de ga­ran­ti­zar el triun­fo de las can­di­da­tu­ras ofi­cia­lis­tas y la in­de­fi­ni­da re­elec­ción de Or­te­ga.

Go­bierno y opo­si­ción ne­go­cian una sa­li­da. La in­fluen­cia del Va­ti­cano en la me­sa que abor­da el re­en­cau­za­mien­to de la cri­sis es re­ve­la­do­ra, al igual que el lu­gar de los en­cuen­tros: la se­de del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. El nu­do gor­diano es acor­dar unas elec­cio­nes lim­pias rom­pien­do el cor­dón um­bi­li­cal en­tre el san­di­nis­mo ofi­cial y sus cóm­pli­ces en la ju­di­ca­tu­ra y Con­se­jo Su­pre­mo Elec­to­ral. Pi­dien­do la lu­na a be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal pro­pu­so la an­ti­ci­pa­ción de las ge­ne­ra­les de 2021, que Or­te­ga re­cha­zó con­vo­can­do al “in­ter­cam­bio cons­truc­ti­vo”. Pi­de tiem­po. De­bie­ra con­ce­dér­se­le pa­ra re­for­mar la ley or­gá­ni­ca del Par­la­men­to y per­mi­tir la pron­ta en­mien­da de la Cons­ti­tu­ción; tam­bién pa­ra re­nun­ciar al con­trol del Ejér­ci­to, Po­li­cía, apa­ra­to ju­di­cial, Tri­bu­nal de Cuen­tas, y otros re­sor­tes de po­der y ma­ni­pu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.