La hi­ja de 11 años avi­só del úl­ti­mo cri­men ma­chis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un hom­bre de 49 años ase­si­nó ayer pre­sun­ta­men­te a su mu­jer, de 39 años, en Loeches (lo­ca­li­dad de unos 8.600 ve­ci­nos a 30 ki­ló­me­tros al es­te de Ma­drid) y des­pués se qui­tó la vi­da cor­tán­do­se las ve­nas, se­gún in­for­ma­ron fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción, que lle­va la Guar­dia Ci­vil.

La hi­ja ma­yor de la pa­re­ja, de 11 años, fue quien en­con­tró los ca­dá­ve­res. En­san­gren­ta­da, ba­jó al supermercado Dia que hay de­ba­jo de su ca­sa, don­de tra­ba­ja­ban sus pa­dres. El al­cal­de de la lo­ca­li­dad, An­to­nio No­ta­rio, ex­pli- La pri­me­ra co­mi­sa­ría es­pe­cí­fi­ca pa­ra aten­der a víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro abri­rá sus puer­tas en dos se­ma­nas en Va­len­cia y con­ta­rá, ini­cial­men­te, con nue­ve po­li­cías, to­das mu­je­res es­pe­cia­li­za­das en la ma­te­ria, un psicólogo y un tra­ba­ja­dor so­cial. La ofi­ci­na per­si­gue fa­ci­li­tar las de­nun­cias y va­lo­rar me­jor el ries­go que pre­sen­tan las víc­ti­mas. Un aná­li­sis que hoy “no siem­pre se ade­cua a la reali­dad”, afir­ma Ga­brie­la Bra­vo, con­se­je­ra de Jus­ti­cia de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na, im­pul­so­ra de la ini­cia­ti­va. Las ins­ta­la­cio­nes, de 197me­tros cua­dra­dos y ubi­ca­das en la Ciu­dad có que la me­nor avi­só, so­bre las diez de la ma­ña­na, a los tra­ba­ja­do­res de lo que ha­bía su­ce­di­do y es­tos se lo co­mu­ni­ca­ron a la Po­li­cía Lo­cal. Tam­bién con­fir­mó que en la vi­vien­da es­ta­ba el her­mano, de cin­co años, que dor­mía y “no se en­te­ró de na­da”.

Los ca­dá­ve­res del ma­tri­mo­nio, de na­cio­na­li­dad pe­rua­na, se en­con­tra­ban en una ha­bi­ta­ción de su do­mi­ci­lio, en la ca­lle de Jo­sé San­cle­men­te Rey. Al lu­gar se des­pla­za­ron dos equi­pos de la po­li­cía ju­di­cial, que pro­ce­die­ron al le­van­ta­mien­to de los cuer­pos y a la lo­ca­li­za­ción de los fa­mi­lia- de la Jus­ti­cia de Va­len­cia, dis­pon­drán de un es­pa­cio pa­ra las ex­plo­ra­cio­nes del mé­di­co fo­ren­se ads­cri­to al juz­ga­do de guar­dia y de un des­pa­cho pa­ra las “en­tre­vis­tas re­ser­va­das” de las mu­je­res con sus le­tra­dos, cu­ya asis­ten­cia se ofre­ce­rá de for­ma gra­tui­ta a tra­vés del turno de ofi­cio.

La lla­ma­da Ofi­ci­na de De­nun­cias y Asis­ten­cia de Vio­len­cia de Gé­ne­ro sus­ti­tui­rá el am­bien­te con fre­cuen­cia in­hós­pi­to de las de­pen­den­cias po­li­cia­les por un es­pa­cio que pro­por­cio­ne “se­gu­ri­dad y sea con­for­ta­ble” pa­ra las víc­ti­mas, in­di­ca Bra­vo, ani­mán­do­las así a se­ña­lar a su agre­sor. Los po­li­cías no ves­ti­rán uni­for- res, se­gún con­tó la Guar­dia Ci­vil, que tam­bién con­fir­mó que no exis­tían de­nun­cias pre­vias por vio­len­cia de gé­ne­ro.

Los me­no­res, ile­sos, fue­ron aten­di­dos en un pri­mer­mo­men­to por los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, ya fue­ra del do­mi­ci­lio. Ho­ras des­pués, la Man­co­mu­ni­dad de Ser­vi­cios So­cia­les del Es­te de Ma­drid aten­dió a la ni­ña, que se en­con­tra­ba con­mo­cio­na­da. Des­pués, am­bos que­da­ron ba­jo los cui­da­dos de unos tíos, in­for­mó el al­cal­de del mu­ni­ci­pio.

El re­gi­dor ex­pli­có que la mu­jer ha­bía lle­ga­do al pue­blo ha­cía me y ten­drán una sa­la pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra la es­pe­ra a los ni­ños, con una zona de ju­gue­tes y pan­ta­lla de te­le­vi­sión.

Los pues­tos po­li­cia­les de la ofi­ci­na, que es­ta­rá abier­ta de nue­ve de la ma­ña­na a nue­ve de la no­che, se ofre­cie­ron a los miem­bros de la Uni­dad del Cuerpo Na­cio­nal de Po­li­cía ads­cri­ta a la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na. En­tre las so­li­ci­tu­des re­ci­bi­das han si­do se­lec­cio­na­das las de nue­ve mu­je­res, in­clui­da la res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na, que cuen­tan con for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en vio­len­cia de gé­ne­ro y pro­ce­den en su ma­yor par­te de las Uni­da­des de Fa­mi­lia y Mu­jer de la po­li­cía. apro­xi­ma­da­men­te un año, mien­tras que su pa­re­ja era ve­cino des­de ha­cía “tres o cua­tro me­ses”. La víc­ti­ma tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­da en el turno de tar­de en el supermercado y tam­bién el hom­bre en­con­tró tra­ba­jo en el es­ta­ble­ci­mien­to. El Ayun­ta­mien­to de la lo­ca­li­dad de­cla­ró ayer dos días de lu­to ofi­cial.

De con­fir­mar­se es­te nue­vo ca­so, es­ta mu­jer se­rá la víc­ti­ma de vio­len­cia ma­chis­ta nú­me­ro 13 de es­te año y la 988 des­de que co­men­zó el re­cuen­to ofi­cial en 2003, aun­que hay otro ca­so más en in­ves­ti­ga­ción. Por na­cio­na­li­dad, el 31,3% de es­tos ase­si­na­tos los co­me­ten ex­tran­je­ros y lo son el 32% de las víc­ti­mas.

Los tres an­te­rio­res crí­me­nes ma­chis­tas se pro­du­je­ron en­tre el Día de la Mu­jer, y el do­min­go 10 de mar­zo. El 8-M, un hom­bre de 81 años ma­tó a su mu­jer, de 63, a ti­ros. El sá­ba­do 9, en Es­te­po­na (Má­la­ga), la es­pa­ño­la Glo­ria T., de 58 años, fue ase­si­na­da a pu­ña­la­das, pre­sun­ta­men­te por su ma­ri­do; lo pre­sen­ció su hi­jo, Ellas se­rán las en­car­ga­das de re­co­ger las de­nun­cias y tras­la­dar­las a la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, que se ocu­pa­rá de las la­bo­res de in­ves­ti­ga­ción y, en su ca­so, de de­te­ner a los agre­so­res.

El tra­ba­jo com­par­ti­do, en un mis­mo lu­gar, de po­li­cías, psi­có­lo­gos y tra­ba­ja­do­res so­cia­les —la ofi­ci­na con­ta­rá en to­tal con cua­tro pro­fe­sio­na­les de ca­da es­pe­cia­li­dad pa­ra cu­brir los tur­nos de 12 ho­ras al día— per­mi­ti­rá afi­nar la va­lo­ra­ción del ries­go a tra­vés del sis­te­ma VioGen, que dis­tri­bu­ye el pe­li­gro que afron­tan las víc­ti­mas en ba­jo, me­dio y al­to. La de­nun­cia po­li­cial de las En nin­guno de los tres úl­ti­mos ca­sos de ase­si­na­tos ma­chis­tas ocu­rri­dos en Es­pa­ña exis­tían de­nun­cias pre­vias. Des­de 2006, cuan­do la De­le­ga­ción del Go­bierno pa­ra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro co­men­zó a re­co­pi­lar y pu­bli­car da­tos so­bre es­tas de­nun­cias, en un 74% de los ca­sos no las ha ha­bi­do. En los co­me­ti­dos en lo que va de es­te año, 11 de las 12 víc­ti­mas no ha­bían de­nun­cia­do.

Se­gún la úl­ti­ma ma­cro­en­cues­ta de vio­len­cia con­tra la mu­jer, ca­si la mi­tad de las agre­di­das no de­nun­cian por­que con­si­de­ran que no es su­fi­cien­te­men­te gra­ve lo ocu­rri­do. Y otras cri­ti­can que no siem­pre en­cuen­tran un am­bien­te de com­pren­sión pa­ra su tes­ti­mo­nio en­tre al­gu­nos jue­ces o po­li­cías. de 15 años. El do­min­go 10, un hom­bre de 46 años aca­bó con la vi­da de su mu­jer, de 43, a ti­ros en su vi­vien­da en Val­ga (Pontevedra) y des­pués se sui­ci­dó.

En el ca­so de Má­la­ga, la sub­de­le­ga­da del Go­bierno, Ma­ría Gámez, hi­zo re­fe­ren­cia a la fal­ta de co­no­ci­mien­to por par­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad de es­tas si­tua­cio­nes de ries­go. Es ne­ce­sa­rio “que el en­torno de la pro­pia víc­ti­ma sea ca­paz de tras­la­dar es­tas si­tua­cio­nes de in­de­fen­sión de las mu­je­res pa­ra que po­da­mos ayu­dar­las y se pon­gan me­dias de pro­tec­ción”, afir­mó.

En el pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro se in­clu­yen va­rias me­di­das pa­rar me­jo­rar esa pro­tec­ción. En­tre ellas, la for­ma­ción de los jue­ces y la am­plia­ción de la con­di­ción de víc­ti­mas a quie­nes to­da­vía no han in­ter­pues­to de­nun­cia. El te­lé­fono de aten­ción a las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro es el 016. No de­ja hue­lla en la fac­tu­ra de te­lé­fono, aun­que sí es pre­ci­so bo­rrar­lo del re­gis­tro de lla­ma­das. víc­ti­mas irá acom­pa­ña­da des­de un pri­mer mo­men­to por in­for­mes del psicólogo, el tra­ba­ja­dor so­cial y, en su ca­so, el mé­di­co fo­ren­se. Las mu­je­res sal­drán de la ofi­ci­na con las­me­di­das de pro­tec­ción que se con­si­de­ren ne­ce­sa­rias po­li­cial­men­te, y ade­más, en­ca­mi­na­das ha­cia otros re­cur­sos so­cia­les de­pen­dien­tes de la Ge­ne­ra­li­tat, re­sal­ta Bra­vo.

La ofi­ci­na se ha per­fi­la­do du­ran­te un año yme­dio con la co­la­bo­ra­ción de en­ti­da­des de mu­je­res y ex­per­tos en vio­len­cia de gé­ne­ro. La con­se­je­ra, nom­bra­da a ins­tan­cias del PSOE, ase­gu­ra que el pro­yec­to fue pre­sen­ta­do al Mi­nis­te­rio del In­te­rior en épo­ca del an­te­rior ti­tu­lar de la car­te­ra, Juan Ig­na­cio Zoi­do, del PP, sin en­con­trar “re­cep­ti­vi­dad”. Y que tras la lle­ga­da del so­cia­lis­ta Pe­dro Sánchez al Go­bierno el mi­nis­te­rio ha da­do, en cam­bio, pleno apo­yo a la ini­cia­ti­va. En fun­ción del re­sul­ta­do, aña­de Bra­vo, la ofi­ci­na cre­ce­rá o se re­pli­ca­rá en otras ciu­da­des va­len­cia­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.