La car­ta de Ló­pez Obra­dor pro­vo­ca una re­frie­ga po­lí­ti­ca en Es­pa­ña

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, lo qui­so de­jar cla­ro: Es­pa­ña no pe­di­rá per­dón a Mé­xi­co por los abu­sos de la con­quis­ta, co­mo ha so­li­ci­ta­do el pre­si­den­te de ese país por car­ta al rey Fe­li­pe VI y al Pa­pa. “Del mis­mo mo­do que no va­mos a pe­dir a la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa que pre­sen­te dis­cul­pas por lo que hi­cie­ron los sol­da­dos de Na­po­león cuan­do in­va­die­ron Es­pa­ña. Ni los fran­ce­ses van a pe­dir a los ita­lia­nos que se dis­cul­pen por la con­quis­ta de las Ga­lias de Ju­lio Cé­sar”, di­jo el mi­nis­tro, quien se en­cuen­tra en Bue- nos Ai­res acom­pa­ñan­do a los Re­yes, de vi­si­ta ofi­cial en Ar­gen­ti­na. Bo­rrell in­for­mó de una con­ver­sa­ción con su ho­mó­lo­go me­xi­cano: “Va­mos a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que las re­la­cio­nes en­tre los pue­blos y los Go­bier­nos no se vean en­tur­bia­das por es­ta ini­cia­ti­va des­afor­tu­na­da”. Fuen­tes del Go­bierno me­xi­cano afir­man que Bo­rrell tras­la­dó “el ma­les­tar” de Es­pa­ña con el con­te­ni­do, el tono y el des­ti­na­ta­rio de la car­ta y ma­ni­fies­tan su sor­pre­sa por la re­per­cu­sión de la mi­si­va en Es­pa­ña.

El pre­si­den­te me­xi­cano ase­gu- os pro­ble­mas con la his­to­ria co­mien­zan cuan­do se tra­ta de uti­li­zar el pa­sa­do pa­ra ma­ni­pu­lar el pre­sen­te y no pa­ra ex­pli­car­lo. Y eso es lo que es­tá ocu­rrien­do con la po­lé­mi­ca que se ha or­ga­ni­za­do en torno a la car­ta que el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha en­via­do al rey Fe­li­pe VI pa­ra que pi­da dis­cul­pas por la con­quis­ta de Mé­xi­co ha­ce 500 años. Es evi­den­te que, des­de los tiem­pos de Al­ba de Amé­ri­ca, ha cam­bia­do mu­cho la sen­si­bi­li­dad ha­cia la con­quis­ta, aun­que a te­nor de las de­cla­ra­cio­nes de di­ri­gen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar a ve­ces no lo pa­rez­ca, co­mo cuan­do Pa­blo Ca­sa­do di­jo que la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a Amé­ri­ca es el mo­men­to más bri­llan­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. ró ayer en una rue­da de pren­sa que su in­ten­ción al en­viar las car­tas era abrir una re­fle­xión so­bre lo su­ce­di­do du­ran­te la con­quis­ta. “Que­re­mos ver si se pue­de in­te­grar un gru­po con­jun­to pa­ra ha­cer una re­la­to­ría de lo su­ce­di­do y a par­tir de ahí, de ma­ne­ra hu­mil­de, acep­tar nues­tros erro­res, pe­dir per­dón y re­con­ci­liar­nos en­tre to­dos”, di­jo. El man­da­ta­rio me­xi­cano ne­gó que la po­lé­mi­ca por las car­tas su­pu­sie­ra un ries­go pa­ra las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas: “Es un asun­to de vo­lun­ta­des y de con­cien­cia de ca­da quien. In­de­pen-

Co­mo no po­día ser de otra for­ma, el su­fri­mien­to de los pue­blos in­dí­ge­nas, cuan­do no su ex­ter­mi­nio, y la bru­ta­li­dad de los im­pe­rios co­lo­nia­les ocupan un lu­gar ca­da vez más im­por­tan­te en la lec­tu­ra que se ha­ce de la con­quis­ta des­de el con­ti­nen­te ame­ri­cano. No es na­da nue­vo por­que arran­có con Bar­to­lo­mé de las Ca­sas y el re­la­to de Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo: es un de­ba­te tan an­ti­guo co­mo la lle­ga­da de los es­pa­ño­les. Des­de es­te la­do, en los úl­ti­mos tiem­pos se es­tá tra­tan­do de blan­quear la le­yen­da ne­gra, co­mo si lo me­jor que les hu­bie­se po­di­do pa­sar a los ha­bi­tan­tes del nue­vo con­ti­nen­te fue­se la lle­ga­da re­den­to­ra y ci­vi­li­za­do­ra de los con­quis­ta­do­res.

Re­sul­ta muy sen­sa­to en­fo­car la con­quis- dien­te­men­te de la pos­tu­ra que se ten­ga, es­to abre la po­si­bi­li­dad de la re­vi­sión de nues­tra his­to­ria”. Ló­pe­zO­bra­dor avan­zó, no obs­tan­te, que no asis­ti­rá el 22 de abril a los ac­tos de los 500 años de la fun­da­ción de Ve­ra­cruz mien­tras no exis­ta un acuer­do de re­con­ci­lia­ción con Es­pa­ña: “No pue­do par­ti­ci­par en un fes­te­jo co­mo je­fe del Es­ta­do me­xi­cano has­ta que no re­sol­va­mos es­te asun­to”.

Tras co­no­cer­se la car­ta al Rey, el Go­bierno emi­tió el lu­nes un co­mu­ni­ca­do en el que­ma­ni­fes­ta­ba su ma­les­tar con la mi­si­va. “Re- ta des­de el pun­to de vis­ta de los que la su­frie­ron, pe­ro eso no jus­ti­fi­ca con­di­cio­nar las bue­nas re­la­cio­nes de Es­pa­ña con Mé­xi­co a que se pi­da per­dón por al­go que ocu­rrió ha­ce 500 años, cuan­do bá­si­ca­men­te ni Es­pa­ña ni Mé­xi­co exis­tían co­mo los en­ten­de­mos en la ac­tua­li­dad.

Por el otro la­do, tam­bién es razonable ar­gu­men­tar que la le­yen­da ne­gra es­pa­ño­la es so­bre to­do una cons­truc­ción de sus enemi­gos his­tó­ri­cos, pe­ro eso tam­po­co quie­re de­cir que lo que hi­cie­ron los es­pa­ño­les en Amé­ri­ca o en Flan­des no fue­se una sal­va­ja­da. Es un pro­ble­ma de pers­pec­ti­va: to­das las con­quis­tas de to­dos los paí­ses fue­ron bru­ta­les y pro­vo­ca­ron un su­fri­mien­to im­po­si­ble de me­dir a los que las pa­de­cie­ron. cha­za­mos con to­da ro­tun­di­dad su con­te­ni­do”, re­za­ba el tex­to. Sin em­bar­go, el lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, re­cu­rrió a la po­lé­mi­ca pa­ra ata­car al Go­bierno a la vez que al “ami­go iz­quier­dis­ta de Pe­dro Sán­chez”.

“Lo que ha di­cho es una au­tén­ti­ca afren­ta con­tra Es­pa­ña. No lo voy a ad­mi­tir”, de­cla­ró Ca­sa­do en un mi­tin en Je­rez. “El Go­bierno tie­ne que de­cir cla­ra­men­te a es­te ti­po de go­bier­nos iz­quier­dis­tas que no com­par­ti­mos esas pa­la­bras”. El di­ri­gen­te po­pu­lar apro­ve­chó pa­ra cri­ti­car la po­lí­ti­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca de Pe­dro Sán­chez, a quien acu­só de po­ner­se del la­do de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y de los su­ce­so­res de Cas­tro, en Cu­ba. Y aña­dió: “Yo no creo en la le­yen­da ne­gra de Es­pa­ña. Ni en la que se tra­zó ha­ce si­glos ni en la que la iz­quier­da acom­ple­ja­da in­ten­ta aho­ra es­cri­bir. So­mos una de las na­cio­nes más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad”, se­ña­ló.

Ca­sa­do des­ta­có que, “al con­tra­rio de otros im­pe­rios”, los es­pa­ño­les que fue­ron a Amé­ri­ca, “aca­ba­ron te­nien­do fa­mi­lia allí”. “Y el Los si­glos XVI y XVII fue­ron es­pe­cial­men­te de­vas­ta­do­res, se­gu­ra­men­te los peo­res que ha­ya co­no­ci­do la hu­ma­ni­dad.

Sa­car el “y tú más” cuan­do se ha­bla de his­to­ria siem­pre lle­va a ca­lle­jo­nes sin sa­li­da ar­gu­men­ta­les de los que re­sul­ta muy di­fí­cil sa­lir. ¿Fue­ron peo­res los pa­de­ci­mien­tos de los in­dios de las gran­des lla­nu­ras nor­te­ame­ri­ca­nas a ma­nos de los an­glo­sa­jo­nes? ¿Las ma­tan­zas de in­dios en Pe­rú? ¿Los ase­si­na­tos en ma­sa de los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos? ¿Las ma­sa­cres de ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes du­ran­te las gue­rras de re­li­gión en Eu­ro­pa? ¿El trá­fi­co de es­cla­vos? Se tra­ta de pa­de­ci­mien­tos irre­pa­ra­bles, so­bre los que se de­be­ría de­ba­tir, in­ves­ti­gar, en­se­ñar, es­cri­bir... pe­ro nun­ca con­ver­tir­los en ma­te­ria de de­ma­go­gia po­lí­ti­ca. La car­ta de Ló­pez Obra­dor es, por de­cir­lo sin car­gar las tin­tas, muy des­afor­tu­na­da, co­mo tam­bién lo son el tono de al­gu­nos exa­brup­tos en con­tra. La his­to­ria per­te­ne­ce al pa­sa­do. Y el pa­sa­do lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta es un con­cur­so de de­ma­go­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.