His­to­ria­do­res de am­bos paí­ses ven ab­sur­do una pe­ti­ción de dis­cul­pas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

His­to­ria­do­res de Es­pa­ña y Mé­xi­co con­sul­ta­dos por EL PAÍS se han mos­tra­do sor­pren­di­dos por la po­lé­mi­ca de la car­ta que An­dré­sMa­nuel Ló­pez Obra­dor, pre­si­den­te de Mé­xi­co, ha en­via­do al rey Fe­li­pe VI y al Pa­pa.

“Ló­pez Obra­dor se edu­có cuan­do los li­bros de tex­to de la es­cue­la de­cían que to­dos los me­xi­ca­nos des­cen­de­mos de los me­xi­cas; que la con­quis­ta de una ciu- dad fue la con­quis­ta de to­do Mé­xi­co”, ex­pli­ca el his­to­ria­dor Al­fre­do Ávi­la, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas de la UNAM. “Son ideas di­fí­ci­les de qui­tar”. El aca­dé­mi­co Mar­tín Ríos, ex­per­to en his­to­ria co­lo­nial, aña­de: “Al fi­nal re­fle­ja lo que él apren­dió en la edu­ca­ción pú­bli­ca. Pe­ro es una dis­tor­sión de los pro­ce­sos. La for­ma en que lo ex­pre­só el pre­si­den­te es re­fle­jo de una edu­ca­ción muy tra­di­cio­nal, em­pu­ja­da por el Es­ta­do des­pués de la re­vo­lu­ción, que tie­ne un mar­ca­do pe­so in­di­ge­nis­ta. Es una de­for­ma­ción de la reali­dad his­tó­ri­ca, una ma­ni­pu­la­ción y un uso po­lí­ti­co de la his­to­ria”.

Car­los Mar­tí­nez Shaw, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de His­to­ria Mo­der­na de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia y miem­bro de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, di­ce que “pe­dir una dis­cul­pa a un je­fe del Es­ta­do por ac­tos rea­li­za­dos ha­ce 500 años y que en­fren­ta­ron a unas so­cie­da­des que po­co tie­nen que ver con las nues­tras es ex­tem­po­rá­neo y anacró­ni­co. Fue una con­quis­ta mi­li­tar, con to­dos los da­ños que eso su­po­ne, pe­ro en los tres si­glos de so­me­ti­mien­to hu­bo mo­men­tos de con­vi­ven­cia y de re­sis­ten­cia”. Mar­tí­nez Shaw aña­de: “Si lo hu­bie­sen pe­di­do unas co­mu­ni­da­des afec­ta­das po­dría te­ner un sen­ti­do, pe­ro en­tre Es­ta­dos ro­za el ri­dícu­lo, es un sal­to cua­li­ta­ti­vo en es­ta cla­se de re­vi­sio­nes y pue­de aca­bar afec­tan­do a las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses”.

Car­men Sanz Ayán, in­te­gran­te de la Aca­de­mia, pre­mio na­cio­nal y ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria Mo­der­na de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, coin­ci­de con Mar­tí­nez Shaw y ca­li­fi­ca es­ta de­ci­sión de “ri­dí­cu­la”.

El me­xi­ca­nis­ta Je­sús Bus­ta­man­te, del Ins­ti­tu­to de His­to­ria del CSIC, opi­na: “La sen­sa­ción que ten­go con la de­cla­ra­ción de Ló­pez Obra­dor es que tie­ne al­gún pro­ble­ma in­terno y quie­re agi­tar fan­tas­mas pa­ra re­sol­ver­lo. Con ello, mue­ve el na­cio­na­lis­mo me­xi­cano. Es un plan­tea­mien­to muy del si­glo XIX”, di­ce. “Iden­ti­fi­car aMé­xi­co con la so­cie­dad prehis­pá­ni­ca y a la Es­pa­ña mo­der­na con los que lle­ga­ron allí en 1519...”. Bus­ta­man­te aña­de que “más ade­lan­te, los in­dí­ge­nas acom­pa­ña­ron a los es­pa­ño­les en sus con­quis­tas pos­te­rio­res, de ahí que paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua o Gua­te­ma­la fue­ran bau­ti­za­dos con tér­mi­nos in­dí­ge­nas”.

Se­gún es­te his­to­ria­dor, el pre­si­den­te me­xi­cano de­be­ría “preo­cu­par­se más por lo que se ha he­cho en Mé­xi­co con los in­dí­ge­nas en los úl­ti­mos 200 años, co­mo las ma­tan­zas de ma­yas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.