El te­nien­te co­ro­nel ga­na el due­lo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay ges­tos in­vo­lun­ta­rios que te de­la­tan. Un ru­bor inopor­tuno. O el su­dor de las pal­mas de las ma­nos. A las diez en pun­to de la ma­ña­na, se­gun­dos an­tes de que el juez Mar­che­na pi­da que el pri­mer tes­ti­go de la jor­na­da, el te­nien­te co­ro­nel Da­niel Bae­na, en­tre en el Sa­lón de Ple­nos, ca­si to­dos los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas aban­do­nan el ban­qui­llo de los acu­sa­dos y se apre­su­ran a si­tuar­se de­trás de sus abo­ga­dos de­fen­so­res. No es pa­ra me­nos. Es­te ofi­cial de la Guar­dia Ci­vil —al­to, fuer­te, con la bar­ba re­cor­ta­da y un tra­je os­cu­ro im­po­lu­to— es­tu­vo de­trás de to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes que han ser­vi­do a la Fis­ca­lía pa­ra sos­te­ner sus acu­sa­cio­nes. Des­de la mal­ver­sa­ción a la re­be­lión pa­san­do por la desobe­dien­cia. Mar­che­na pro­nun­cia la pre­gun­ta de ri­gor.

—¿Ju­ra o pro­me­te de­cir la ver­dad?

La fis­cal Con­sue­lo Ma­dri­gal ini­cia el in­te­rro­ga­to­rio. El te­nien­te co­ro­nel ha­bla rá­pi­do, muy rá­pi­do, tan­to que cuan­do fre­na las pa­la­bras de atrás cho­can con las de de­lan­te y van de­jan­do un re­gue­ro de co­mas y de pun­tos ma­cha­ca­dos. La fis­cal le si­gue el jue­go y am­bos se in­te­rrum­pen cons­tan­te­men­te. En­tre las pre­gun­tas y las res­pues­tas no lle­ga a co­rrer el ai­re en nin­gún mo­men­to. Da la im­pre­sión —no se sa­be has­ta qué pun­to efi­caz pa­ra el men­sa­je que desean trans­mi­tir— de que in­ter- pre­tan un li­bre­to pre­via­men­te en­sa­ya­do. No pa­san mu­chos mi­nu­tos an­tes de que el te­nien­te co­ro­nel suel­te una ex­pre­sión que se con­ver­ti­rá en el es­tri­bi­llo de su de­cla­ra­ción: “Cli­ma in­su­rrec­cio­nal”. La pa­la­bra es­co­gi­da tie­ne su mi­ga, por­que in­su­rrec­ción, se­gún el dic­cio­na­rio, es el “le­van­ta­mien­to, su­ble­va­ción o re­be­lión de un pue­blo, de una na­ción”. Y Da­niel Bae­na quie­re de­jar cla­ro an­te los sie­te ma­gis­tra­dos del tri­bu­nal que, en­tre el 19 de sep­tiem­bre y el 27 de oc­tu­bre, en Ca­ta­lu­ña no hi­zo ni frío ni calor, sino un “cli­ma in­su­rrec­cio­nal”, y que a par­tir del 28, con la en­tra­da en vi­gor del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, vol­vie­ron las bo­rras­cas tí­pi­cas del oto­ño, la vi­da más o me­nos nor­mal, y que aun­que con­ti­nua­ron pro­du­cién­do­se cor­tes de ca­rre­te­ras y la ten­sión en las ca­lles, el pe­li­gro prin­ci­pal —el al­za­mien­to vio­len­to— ha­bía si­do con­ju­ra­do:

—El fin úl­ti­mo era po­ner al Es­ta­do en una si­tua­ción de con­flic­to.

Du­ran­te la de­cla­ra­ción del te­nien­te co­ro­nel Bae­na, los pro­ce­sa­dos —Jun­que­ras, Ro­me­va, Sán­chez, Rull, Tu­rull…— lo mi­ran con preo­cu­pa­ción por en­ci­ma del hom­bro de sus abo­ga­dos. La se­rie­dad de la de­cla­ra­ción del tes­ti­go om­ni­pre­sen­te —vio to­dos los pa­pe­les, coor­di­nó to­das las ac­tua­cio­nes, dor­mía en una de las 43 ca­sas cuar­tel ata­ca­das du­ran­te “el pe­rio­do de in­su­rrec­ción”— al­can­za has­ta a Jor­di Cui­xart, me­nos son­rien­te que otros días, prác­ti­ca­men­te so­lo en el ban­qui­llo.

Ha­bía ex­pec­ta­ción por es­cu­char el tes­ti­mo­nio del te­nien­te co­ro­nel Bae­na, so­bre to­do por­que las de­fen­sas te­nían ga­nas de acha- car­le fal­ta de im­par­cia­li­dad por ha­ber uti­li­za­do pre­sun­ta­men­te va­rios per­fi­les anó­ni­mos en Twit­ter y Fa­ce­book pa­ra ata­car al in­de­pen­den­tis­mo. Pe­ro, cuan­do lo tie­nen ahí de­lan­te, los abo­ga­dos de­fen­so­res ape­nas ha­cen men­ción a ese asun­to y cen­tran sus in­te­rro­ga­to­rios en in­ten­tar des­acre­di­tar el ori­gen de la in­ves­ti­ga­ción. El pri­me­ro en in­te­rro­gar es An­dreu Van den Eyn­de, el abo­ga­do de Jun­que­ras, que pre­gun­ta al guar­dia ci­vil por qué in­ves­ti­ga­ron la se­di­ción. El te­nien­te co­ro­nel le di­ce que es­tá equivocado, que to­do se ini­ció con una in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca y que una co­sa les fue lle­van­do a la otra:

—De pri­me­ras no fui­mos bus­can­do se­di­cio­sos por ahí.

No han pa­sa­do ni dos mi­nu­tos de in­te­rro­ga­to­rio y el abo­ga­do Van den Eyn­de ya se ha ca­len­ta­do. El juez Mar­che­na le di­ce que se cal­me:

—Se­ñor le­tra­do, no se en­fa­de con el tes­ti­go, no se irri­te. —Na­cí en­fa­da­do yo... El tes­ti­go sa­le vi­vo del due­lo. Nin­gún abo­ga­do po­ne al te­nien­te co­ro­nel con­tra las cuer­das. De nue­vo, no ha si­do un buen día pa­ra las de­fen­sas. Por si fue­ra po­co, te­nían la opor­tu­ni­dad de des­qui­tar­se in­te­rro­gan­do a un se­gun­do guar­dia ci­vil, pe­ro cuan­do el te­nien­te co­ro­nel se mar­cha, en­tra el fo­ren­se a de­cir­le al juez que al tes­ti­go le ha da­do un arre­chu­cho y no po­drá de­cla­rar. Ma­ña­na se­rá otro día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.