Guin­dos: “En 2012 na­die se fia­ba de las cuen­tas de la ban­ca; no re­fle­ja­ban la reali­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - No in­flu­yó en el FMI

El re­cor­te de plan­ti­lla de Nis­san en la plan­ta de la Zo­na Fran­ca de Bar­ce­lo­na se­rá­ma­yor del pre­vis­to. Afec­ta­rá a 600 de las 3.000 per­so­nas que ac­tual­men­te tra­ba­jan en la fá­bri­ca, en­tre ope­ra­rios y tra­ba­ja­do­res de ad­mi­nis­tra­ción. Pe­se a ese re­cor­te, ar­gu­men­ta­do por la ne­ce­si­dad de au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de unas ins­ta­la­cio­nes que ope­ran a me­nos del 40% de su ca­pa­ci­dad, la mul­ti­na­cio­nal ni­po­na no ofre­ció nin­gu­na cer­te­za de que la fá­bri­ca re­ci­ba un nue­vo mo­de­lo pa­ra en­sam­blar tras ese es­fuer­zo. “Hoy [por ayer] es im- por­tan­te que Nis­san da fu­tu­ro a la Zo­na Fran­ca”, di­jo ayer el res­pon­sa­ble in­dus­trial de la alian­za Nis­san-Re­nault, Jo­sé Vi­cen­te de los Mo­zos, quien afir­mó que se apos­ta­ba por una me­jo­ra de las ins­ta­la­cio­nes pa­ra que pue­da “ju­gar el par­ti­do” de pug­nar por nue­vas asig­na­cio­nes de mo­de­los. De he­cho, el pre­si­den­te eu­ro­peo de Nis­san, Gian­lu­ca de Ficchy, ad­mi­tió que, por el mo­men­to, no hay “vi­si­bi­li­dad” de un nue­vo vehícu­lo.

Se re­fe­ría a que si hay acuer­do con los sin­di­ca­tos pa­ra po­ner en mar­cha el plan de pre­ju­bi­la­cio­nes (500) y de ba­jas in­cen­ti­va­das (100), la mul­ti­na­cio­nal ja­po­ne­sa pon­drá en mar­cha de for­ma au­to­má­ti­ca una in­ver­sión de 70 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra crear una nue­va plan­ta de pin­tu­ra de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Esa ins­ta­la­ción, que res­pe­ta­rá la nor­ma me­dioam­bien­tal de la Unión Eu­ro­pea, se­ría fi­nan­cia­da tam­bién con ayu­das de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes por me­jo­ras am­bien­ta­les y de efi­cien­cia.

Aun­que ya co­no­ci­do por los sin­di­ca­tos des­de ha­ce se­ma­nas, CC OO y UGT la­men­ta­ron ayer las me­di­das pro­pues­tas por la em­pre­sa. Con­si­de­ran que los pla­nes son un “par­che” y cri­ti­can so­bre to­do la fal­ta de ga­ran­tías de que pue­da au­men­tar su pro­duc­ción en el fu­tu­ro. De Ficchy, tam­bién si­tuó la pro­duc­ción a cor­to pla­zo de la Zo­na Fran­ca en torno a las 60.000 uni­da­des, una es­ti­ma­ción muy con­ser­va­do­ra. El año pa­sa­do pro­du­jo 82.500 vehícu­los.

Pe­se a que lle­va dos años de nan­cial Ti­mes Una­bo­ga­do de la de­fen­sa pre­gun­tó por las de­cla­ra­cio­nes del ex­go­ber­na­dor Or­dó­ñez so­bre que Guin­dos le qui­tó el con­trol de la cri­sis de Ban­kia. “No voy a ha­blar de opi­nio­nes sino de he­chos. No se apar­tó al Ban­co de Es­pa­ña, que el 8 de ma­yo de 2012 me en­vió va­rios co­rreos con la si­tua­ción de Ban­kia, di­cien­do que tras la di­mi­sión de Ra­to se iba en la bue­na di­rec­ción”. Or­dó­ñez de­cla­ró que co­la­bo­ró con Guin­dos pa­ra evi­tar que el mer­ca­do co­no­cie­ra las di­ver­gen­cias en la ges­tión de es­ta cri­sis, pe­ro lue­go ade­lan­tó un mes su sa­li­da del Ban­co de Es­pa­ña co­mo se­ñal de pro­tes­ta.

Guin­dos sos­tu­vo en cin­co oca­sio­nes que no tu­vo nin­gu­na in­fluen­cia en el in­for­me que re­dac­tó el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) de abril de 2012, días an­tes de la in­ter­ven­ción, en el que se apun­ta­ba in­di­rec­ta­men­te a Ban­kia co­mo el ma­yor pro­ble­ma del sec­tor. Se­gún Ra­to y otros acu­sa­dos, es­te do­cu­men­to se ela­bo­ró a ins­tan­cias de Guin­dos pa­ra for­zar la mar­cha del pre­si­den­te de Ban­kia y ge­ne­ró gran preo­cu­pa­ción por la en­ti­dad. Guin­dos lo ne­gó. “Los pro­ble­mas de Ban­kia ve­nía de mu­cho tiem­po atrás. No apor­tó nue­vos da­tos al mer­ca­do”, di­jo.

Sin em­bar­go, el abo­ga­do de­fen­sor de Ra­to le­yó un do­cu­men­to del pro­pio FMI, re­dac­ta­do años des­pués, en el que de­cía que el ci­ta­do in­for­me fue “con­tro­ver­ti­do” y “a re­que­ri­mien­to del Go­bierno es­pa­ñol”. “Na­die pi­dió ese in­for­me, el FMI no se de­ja in­fluir por un Go­bierno”, res­pon­dió ta­jan­te Guin­dos, que con­clu­yó con “no bus­ca­ba cul­pa­bles, so­lo bus­ca­ba so­lu­cio­nes”. re­duc­cio­nes con­ti­nua­das de pro­duc­ción y de sa­li­das de tra­ba­ja­do­res, la com­pa­ñía quie­re ce­rrar rá­pi­da­men­te el acuer­do con la plan­ti­lla. Se ha con­ju­ra­do pa­ra al­can­zar un acuer­do en ape­nas tres se­ma­nas, el pe­rio­do que fal­ta pa­ra las va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta y un tiem­po in­fe­rior al mí­ni­mo de cua­tro se­ma­nas que de­ben du­rar los pro­ce­sos de ne­go­cia­ción la­bo­ral.

La com­pa­ñía ten­drá que tra­mi­tar un ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo, aun­que aho­ra no en­tra en nin­guno de sus es­ce­na­rios uti­li­zar las ba­jas trau­má­ti­cas y pe­se a que no po­drá ar­gu­men­tar pér­di­das en la fá­bri­ca de la Zo­na Fran­ca. La fir­ma ce­rró el úl­ti­mo ejer­ci­cio fis­cal con un be­ne­fi­cio ne­to de 35 mi­llo­nes de eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.