Eva Green: “La gen­te es­pe­ra otra co­sa cuan­do me co­no­ce”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Acen­to fran­cés

Eva Green em­pe­zó a ir a cla­ses de in­ter­pre­ta­ción obli­ga­da. Cuan­do te­nía 12 años, sus pro­fe­so­ras del co­le­gio pen­sa­ron que se­ría bueno pa­ra ella, que le cu­ra­ría su ti­mi­dez pa­to­ló­gi­ca. “Y, en par­te, sí: po­ner­me ahí de­lan­te de otros es­tu­dian­tes y ser ca­paz de ca­na­li­zar mis emo­cio­nes fue co­mo una epi­fa­nía”, re­cuer­da, sen­ta­da en un ho­tel de Lon­dres. Ca­si 30 años des­pués, aque­lla epi­fa­nía por obli­ga­ción es hoy una ca­rre­ra de es­tre­lla en la que aún lu­cha con­tra su ti­mi­dez. A pun­to de es­tre­nar el pró­xi­mo vier­nes Dum­bo, ver­sión con per­so­na­jes reales del clá­si­co de Dis­ney y di­ri­gi­da por Tim Bur­ton, la ac­triz di- ce que esa ti­mi­dez es co­mo las gran­des ore­jas del pe­que­ño ele­fan­te. “Mu­cha gen­te no lo en­tien­de y cree que por de­di­car­me a es­ta pro­fe­sión no de­be­ría ser así de tí­mi­da, mu­chas ve­ces ni yo lo en­tien­do, soy un po­co ma­so­quis­ta”, con­ti­núa. “Y an­tes era mu­cho peor, era un hán­di­cap en mi vi­da. De pe­que­ña no po­día ni ce­le­brar mi cum­plea­ños por­que no que­ría ser el cen­tro de aten­ción”.

Sin ha­ber­lo su­pe­ra­do aún, a sus 38 años, sa­be ade­más que ha po­di­do ser un pro­ble­ma pa­ra ella en una in­dus­tria a la que le gus­ta pre­su­mir, en­se­ñar, ser un po­co des­ca­ra­da. “Soy úni­ca en ese sen­ti­do y aún me sien­to co­moel pa­ti­to feo en to­do es­te­mun- do. Por eso­me en­tien­do tan bien con Tim [Bur­ton], por­que tam­bién él es muy tí­mi­do. Es ver­dad que qui­zá he per­di­do opor­tu­ni­da­des en mi ca­rre­ra por mi ti­mi­dez. Me ha­ce gra­cia por­que a ve­ces la gen­te di­ce que soy mis­te­rio­sa”. Y pro­nun­cia el ad­je­ti­vo con cier­to tono iró­ni­co. “No es ver­dad, es que no voy a fies­tas por­que soy te­rri­ble en la char­la tri­vial, oja­lá tu­vie­ra ese ta­len­to”.

“La gen­te es­pe­ra en­con­trar­se con otra co­sa cuan­do me co­no­ce”, aña­de. Sa­be que ella mis­ma creó esa con­fu­sión con su pri­me­ra pe­lí­cu­la, So­ña­do­res (2003), en la que mos­tra­ba ab­so­lu­ta­men­te to­do su cuer­po. Se ríe al pen­sar­lo. “Lo sé, es una pa­ra­do­ja. No sé Ro­ya­le “Sé que a me­nu­do la gen­te no sa­be o se ol­vi­da de que soy fran­ce­sa. Mi pa­dre es sue­co, no me cria­ron en in­glés, pe­ro mi ape­lli­do con­fun­de, es Green”, y lo pro­nun­cia mar­can­do mu­cho la erre. Le ha cos­ta­do in­clu­so te­ner una ca­rre­ra en Fran­cia. “A par­tir de Bond em­pe­cé a tra­ba­jar muy du­ro con mi in­glés y aho­ra ya lle­vo 15 años vi­vien­do en Lon­dres”. Así que cuan­do su ami­go Tim Bur­ton, cu­yo Dum­bo es la ter­ce­ra pe­lí­cu­la que ha­cen jun­tos, le pi­dió que le pu­sie­ra acen­to ga­lo a su per­so­na­je Co­let­te, du­dó un po­co. “Y lo tra­ba­jé con una pro­fe­so­ra, no que­ría ex­ce­der­me”.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que más le atri­bu­yen —qui­zá por los per­so­na­jes os­cu­ros que ha in­ter­pre­ta­do en las pe­lí­cu­las de Bur­ton— es el de gó­ti­ca o ra­ra. Ella se ríe. “La gen­te pien­sa que soy ra­ra. In­clu­so mi pro­pia her­ma­na lo ha­ce. Ten­go una ge­me­la no idén­ti­ca y so­mos muy di­fe­ren­tes, cuan­do te­nía­mos 13 o 14 años ella se ti­ñó de ru­bio pla­tino, es­tá ca­sa­da, tie­ne hi­jos”, ex­pli­ca. “Du­ran­te años me mo­les­tó lo de gó­ti­ca. ¿Qué quie­ren de­cir? ¿Que­me gus­ta la muer­te, que vis­to de ne­gro? Sí, vis­to de ne­gro, pe­ro no me atrae la muer­te. ¿Es ser ro­mán­ti­ca? No sé. La gen­te se sien­te más se­gu­ra cuan­do te me­te en una ca­ja, si no te pue­den co­lo­car en una ca­ja, se vuel­ven lo­cos. Aho­ra me pa­re­ce bien lo de ra­ra, qui­zá sig­ni­fi­ca que eres tú mis­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.