El Par­la­men­to re­cha­za to­das las op­cio­nes al­ter­na­ti­vas de Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El men­sa­je le ha­bía lle­ga­do a May en los úl­ti­mos días por mul­ti­tud de vías. La pér­di­da de con­fian­za en ella se ha­bía ex­ten­di­do en el Par­ti­do Con­ser­va­dor. El úni­co mo­do de que so­bre­vi­vie­ra su plan del Bre­xit, le ha­bían di­cho, era que anun­cia­ra su re­ti­ra­da y de­ja­ra en ma­nos de otra per­so­na la se­gun­da fa­se de las ne­go­cia­cio­nes con la UE, en la que mu­chos eu­ro­es­cép­ti­cos de­po­si­tan aho­ra sus es­pe­ran­zas de lo­grar una se­pa­ra­ción du­ra y de­fi­ni­ti­va de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

Con voz ner­vio­sa, se­gún han des­cri­to los tes­ti­gos, la pri­me­ra mi­nis­tra com­pa­re­ció a puer­ta ce­rra­da an­te el Co­mi­té 1922, el gru­po par­la­men­ta­rio que reúne a los dipu­tados con­ser­va­do­res que no ocu­pan car­go en el Go­bierno —la ma­yo­ría de ellos—.

“Yo no re­co­rro los ba­res que ro­dean el Par­la­men­to ni par­ti­ci­po de los co­ti­lleos”, de­cía May, “pe­ro sa­co tiem­po pa­ra ha­blar con mis co­le­gas y he es­cu­cha­do muy cla­ra­men­te cuál es el áni­mo en el gru­po par­la­men­ta­rio. Sé que exis­te el de­seo de una nue­va es­tra­te­gia, ba­jo un nue­vo li­de­raz- go, en la se­gun­da fa­se de las ne­go­cia­cio­nes del Bre­xit. No se­ré un obs­tácu­lo”, anun­ció.

A cam­bio, la pri­me­ra mi­nis­tra les pi­dió que apo­yen en una ter­ce­ra vo­ta­ción, aún sin fe­cha pe­ro que el Go­bierno bri­tá­ni­co ha su­ge­ri­do que po­dría ser ma­ña­na mis­mo, el acuer­do de re­ti­ra­da al­can­za­do con Bru­se­las y re­cha­za­do con­tun­den­te­men­te por West­mins­ter dos ve­ces. “Pi­do a to­dos que den su res­pal­do al plan y com­ple­te­mos nues­tro de­ber his­tó­ri­co: cum­plir aque­llo que de­ci­dió la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca y aban­do­nar la UE de un mo­do sua­ve y or­de­na­do”, di­jo.

Aun­que May no pu­so fe­cha a su di­mi­sión, el anun­cio sir­vió pa­ra ali­viar ten­sio­nes y re­ci­bió la bien­ve­ni­da de los dipu­tados eu­ro­es­cép­ti­cos. Una re­ti­ra­da con­tro­la­da per­mi­ti­rá que el Par­ti­do Con­ser­va­dor ten­ga tiem­po pa­ra or­ga­ni­zar en con­di­cio­nes el pro­ce­so de su­ce­sión de May y pue­da re­te­ner en ese mo­vi­mien­to el Go­bierno del país, al ale­jar el fan­tas­ma de un ade­lan­to elec­to­ral por sor­pre­sa.

Que­dan, sin em­bar­go, mu­chos “Los mo­da­les ha­cen al hom­bre”, di­ce el le­ma por el que pre­su­men re­gir­se to­das las éli­tes bri­tá­ni­cas sur­gi­das de las au­las de Eton y Ox­ford. Y los mo­da­les se han man­te­ni­do en las ho­ras pos­te­rio­res al anun­cio de May. Era el mo­men­to de los elo­gios a su sa­cri­fi­cio. Pe­ro la ca­rre­ra sub­te­rrá­nea por el li­de­raz­go del Par­ti­do Con­ser­va­dor ha co­men­za­do ha­ce ya mu­chos me­ses. El fa­vo­ri­to de las ba­ses si­gue sien­do el ex­tem­po­rá­neo, pe­ro bri­llan­te, Bo­ris John­son, el an­te­rior al­cal­de de Lon­dres, quien pro­du­ce se­rios re­cha­zos en­tre los pe­sos pe­sa­dos con­ser­va­do­res por sus sa­li­das de tono. Do­mi­nic Raab, el jo­ven ex­mi­nis­tro pa­ra el Bre­xit, ha cor­te­ja­do a los gru­pos eu­ro­es­cép­ti­cos, que han he­cho cir­cu­lar ya por las re­des so­cia­les una cam­pa­ña en su apo­yo. Sa­jid Ja­vid, el mi­nis­tro del In­te­rior, mu­sul­mán, de ori­gen hu­mil­de y con una bri­llan­te ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el mun­do de las fi­nan­zas an­tes de de­di­car­se a la po­lí­ti­ca, es vis­to des­de ha­ce años co­mo una pro­me­sa en al­za que da­ría al par­ti­do un bar­niz de to­le­ran­cia y mo­der­ni­dad, pe­ro sus reac­cio­nes ex­tre­mas y opor­tu­nis­tas ca­da vez que ha sur­gi­do un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad pú­bli­ca han crea­do se­rias du­das en­tre sus com­pa­ñe­ros. Ha­brá más nom­bres. La com­pe­ti­ción ape­nas ha co­men­za­do. obs­tácu­los en el ca­mino de la pri­me­ra mi­nis­tra. Al me­nos 15 eu­ro­es­cép­ti­cos si­guen de­ci­di­dos a vo­tar en con­tra del plan, con o sin May. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, John Ber­cow, in­sis­tió ayer, en una de­cla­ra­ción pre­ven­ti­va que desató las iras de­mu­chos con­ser­va­do­res, que se­guía de­ci­di­do a prohi­bir una ter­ce­ra vo­ta­ción del plan del Bre­xit si el Go­bierno no in­cor­po­ra­ba “mo­di­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les” en el tex­to. En las úl­ti­mas ho­ras ha­bía cir­cu­la­do la idea de que el Go­bierno aña­di­ría sim­ple­men­te una co­le­ti­lla pro­ce­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.