“El ISIS no ha muer­to, la gue­rra si­gue”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Tras­la­do a Ra­qa

Ca­biz­ba­jo y es­po­sa­do, el jo­ven com­ba­tien­te bel­ga Ca­ner, alias Abu Nuh, en­tra en la sa­la de un cuar­tel de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia kur­dos (Asa­yih) en el no­res­te de Si­ria, cu­ya lo­ca­li­za­ción pi­den man­te­ner en se­cre­to. Tie­ne 26 años y ha­ce seis que via­jó por pri­me­ra vez a Si­ria pa­ra su­mar­se a la lu­cha yiha­dis­ta. Más tar­de se unió al Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus siglas en in­glés). En no­viem­bre de 2017 fue apre­sa­do por las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias (FDS), de ma­yo­ría kur­da, cuan­do in­ten­ta­ba huir a Tur­quía, país del que tam­bién tie­ne pa­sa­por­te.

“Ve­nir a Si­ria fue un gran error. Era ma­yor de edad, pe­ro fui es­tú­pi­do”, cuen­ta en fran­cés des­pués de que un sol­da­do le qui­te las es­po­sas y le in­vi­te a sen­tar­se en una si­lla de plás­ti­co. Acep­ta ha­blar con es­te pe­rió­di­co, pe­ro ase­gu­ra que no ha ve­ni­do vo­lun­ta­ria­men­te a la en­tre­vis­ta, sino que ha si­do tras­la­da­do des­de la cár­cel don­de es­tá pre­so sin ser pre­via­men­te in­for­ma­do del en­cuen­tro.

Ca­ner, que no quie­re des­ve­lar su ape­lli­do, es uno de los ocho bel­gas pre­sos en las cár­ce­les kur­das en Si­ria, don­de hay yiha­dis­tas en­car­ce­la­dos de otras 49 na­cio­na­li­da­des, mu­je­res y me­no­res. Na­ci­do y cria­do en la pe­ri­fe­ria nor­te de Bru­se­las, Ca­ner per­te­ne­ce a un gru­po de 30 jó­ve­nes bel­gas de la lo­ca­li­dad de Vil­voor­de que via­ja­ron a Si­ria e Irak pa­ra com­ba­tir con los gru­pos yiha­dis­tas. “To­do em­pe­zó a los 17 años, cuan­do de­ci­dí que si era mu­sul­mán te­nía que re­zar cin­co ve­ces al día y em­pe­cé a ver más a me­nu­do a ese gru­po de ami­gos”, re­la­ta Abu Nuh. Allí em­pe­zó un re­co­rri­do clá­si­co en la ra­di­ca­li­za­ción. Vi­si­tas más ha­bi­tua­les a la mez­qui­ta, char­las con los ami­gos, ho­ras en In­ter­net en pá­gi­nas pa­ra co­nec­tar con yiha­dis­tas...

Huér­fano de pa­dre des­de los 10 años, ase­gu­ra que su ma­dre es mu­sul­ma­na pe­ro no “prac­ti­can­te”. En 2012, Ca­ner se tras­la­da con su ella, su her­mano dos años ma­yor y la her­ma­na me­nor a Es­tam­bul, don­de man­te­nía el con­tac­to con sus ami­gos de Vil­voor­de que ha­bían ido a Si­ria. “A fi­na­les de 2012 uno de mis me­jo­res ami­gos fue el pri­me­ro en ir a lu­char a Si­ria y me di­jo que te­nía que ir a de­fen­der a los mu­sul­ma­nes, a las her­ma­nas que vio­la­ban y ma­ta­ba el Ejér­ci­to de Ba­char el Asad”.

Un año des­pués, en mar­zo de 2013, Ca­ner via­ja a Si­ria pa­ra su­mar­se a un ba­ta­llón de ex­tran­je­ros en el mo­vi­mien­to in­su­rrec­to con­tra El Asad. El ISIS no exis­tía y el ca­li­fa­to no era más que un sue­ño dis­pa­ra­ta­do pa­ra mu­chos. “Te dan un mes de for­ma­ción pa­ra usar el Ka­lásh­ni­kov, el lan­za­gra­na­das y la ame­tra­lla­do­ra pe­sa­da”. Ase­gu­ra una y otra vez que nun­ca ma­tó a na­die en el cam­po de ba­ta­lla y que com­ba­tía en­ton­ces con­tra mu­yahi­di­nes de Al Nus­ra (ra­ma lo­cal de Al Qae­da en Si­ria). Re­gre­só a Tur­quía du­ran­te va­rios me­ses an­tes de re­tor­nar a Si­ria, es­ta vez en 2014, ya con el au­ge del ca­li­fa­to del ISIS, y acom­pa­ña­do de su es­po­sa. Un in­ter­me­dia­rio le pu­so en con­tac­to con otra jo­ven ra­di­cal bel­ga de Am­be­res, Be­si­mi, quien acep­tó la pro­pues­ta de mu­dar­se con él a Ra­qa, en­ton­ces ca­pi­tal de fac­to de ca­li­fa­to. Allí tu­vie­ron dos ni­ñas y es­tu­dia­ron ára­be.

Ca­ner rehú­sa ha­blar de su pe­rio­do co­mo com­ba­tien­te yiha­dis­ta, que re­du­ce a pocos me­ses, pues­to que fue he­ri­do por me­tra­lla en la es­pal­da. El me­tal le da­ñó los ner­vios, cuen­ta, pa­ra­li­zán­do­le la pier­na de­re­cha e inu­ti­li­zán­do­lo pa­ra la lu­cha. “Cla­ro que se pue­de ir a com­ba­tir y no­ma­tar a na­die”, sos­tie­ne. Cons­cien­te de que sus pa­la­bras pue­den tor­nar­se con­tra él en el fu­tu­ro, Ca­ner ale­ga ha­ber si­do un “sim­ple sol­da­do”. “No pue­do pa­sar­me la vi­da en­tre re­jas”. Sin em­bar­go, en Bru­se­las le acu­san de al­ber­gar a yiha­dis­tas cuan­do pa­sa­ban por Es­tam­bul y de re­clu­tar a otros jó­ve­nes, ade­más de ser un sol­da­do del ISIS, por lo que ha si­do con­de­na­do a 15 años de cár­cel en au­sen­cia.

“¡No pue­do se­guir aquí, lle­vo ya 16 me­ses!”, ex­cla­ma ner­vio­so. En­tre re­jas pu­do re­ci­bir una lla­ma­da de su mu­jer, cau­ti­va en un cam­po ha­bi­li­ta­do pa­ra aco­ger a los fa­mi­lia­res de los te­rro­ris­tas y a sus hi­jos. “Mi hi­ja me­nor de un año­mu­rió de frío en el cam­po, ya so­lo me que­da la ma­yor, de cua­tro”. La be­bé fa­lle­ci­da es uno de los 136 me­no­res que han muer­to en los úl­ti­mos me­ses por des­nu­tri­ción agu­da o hi­po­ter­mia. Ca­ner ase­gu­ra que al que­dar im­pe­di­do pa­ra lu­char, su mu­jer y él re­ci­bían una pen­sión de 100 dó­la­res men­sua­les pa­ra vi­vir. Una ru­ti­na aus­te­ra y po­cas sa­li­das de la ca­sa a la que se mu­da­ron en Tab­qa, al su­r­oes­te de Ra­qa. Por ello, nie­ga ha­ber pre­sen­cia­do eje­cu­cio­nes, aun­que sí la­ti­ga­zos a per­so­nas cas­ti­ga­das por los yiha­dis­tas. En cua­tro años con el ISIS, in­sis­te en que nun­ca ma­tó ni vio ma­tar, al tiem­po que se di­ce víc­ti­ma de los bom­bar­deos de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da por EE UU. Afir­ma que tam­po­co tu­vo más es­po­sas, ni es­cla­vas ya­zi­díes, que ase­gu­ra que eran ge­ne­ral­men­te com­pra­das por sau­díes, esa “ban­da de va­ga­bun­dos per­ver­ti­dos y va­gos”. A 20.000 dó­la­res ca­da mu­jer, se­gún di­ce ha­ber oí­do.

Mien­tras Eu­ro­pa de­ba­te la re­pa­tria­ción de sus na­cio­na­les, las FDS pre­sio­nan por que sea efec­ti­va o, en su de­fec­to, por la crea­ción de un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal. Una po­si­bi­li­dad a la que el Go­bierno bel­ga se mues­tra fa­vo­ra­ble. “¿Qué va a pa­sar con­mi­go?”, pre­gun­ta ner­vio­so. “No en­tien­do. Es­tas se­ma­nas han re­pa­tria­do a los ma­rro­quíes, a los ar­ge­li­nos y a los sau­díes. A al­gu­nos se los lle­van ile­gal­men­te a Irak”.

Dos com­ba­tien­tes bel­gas han si­do juz­ga­dos y con­de­na­dos a muer­te por la jus­ti­cia ira­quí y han so­li­ci­ta­do con­mu­tar la pe­na por ca­de­na per­pe­tua. Ca­ner quie­re ser re­pa­tria­do por­que ale­ga que es­tá en ma­nos de una mi­li­cia (la kur­da) que es una en­ti­dad no es­ta­tal que no ofre­ce ga­ran­tías pa­ra un jui­cio jus­to. “Es­tán los de­re­chos hu­ma­nos y lue­go es­tán los no de­re­chos de los te­rro­ris­tas. Por­que cuan­do te ta­chan de te­rro­ris­tas eres co­mo un ani­mal”. Pre­gun­ta­do so­bre los de­re­chos en el ca­li­fa­to pa­ra juz­gar a ciu­da­da­nos en Si­ria, afir­ma “que no se pue­de com­pa­rar”.

Di­ce arre­pen­tir­se de ha­ber de­ja­do Bél­gi­ca. “El Es­ta­do Is­lá­mi­co era una men­ti­ra, es un Es­ta­do te­rro­ris­ta que aca­bó ate­rro­ri­zan­do a su pro­pio pue­blo”. El mie­do, di­ce, le im­pi­dió de­jar el ca­li­fa­to por­que el ISIS ma­ta­ba a los su­yos si lo in­ten­ta­ban. Pe­ro apun­ta: “El ISIS no ha muer­to y la gue­rra si­gue. Yo es­toy en la cár­cel, pe­ro los mi­les de si­rios e ira­quíes ra­di­ca­les con los que com­ba­tí es­tán ahí fue­ra”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.