La tie­rra pro­me­ti­da es­ta­ba ocu­pa­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ma­nan­tia­les del Jor­dán

“So­mos si­rios, lea­les a la Re­pú­bli­ca Ára­be Si­ria y a nues­tro pre­si­den­te, Ba­char el Asad”. Ves­ti­do de so­lem­ne ne­gro y to­ca­do con un fez blan­co, el lí­der es­pi­ri­tual Jad al Ka­rim Nas­ser es la quin­tae­sen­cia del pue­blo dru­so, la minoría re­li­gio­sa asen­ta­da en los Al­tos del Go­lán des­de tiem­po in­me­mo­rial. En la mis­ma va­lla fron­te­ri­za de la me­se­ta ocu­pa­da por Is­rael a par­tir de 1967, y a so­lo un ki­ló­me­tro del mi­ra­dor de la Co­li­na de los Gri­tos —don­de los dru­sos de Si­ria se co­mu­ni­ca­ban en el pa­sa­do con sus pa­rien­tes de Maj­dal Shams, el pue­blo si­tua­do más al nor­te del Go­lán—, desafía con su po­bla­do mos­ta­cho al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. “La de­ci­sión de [Do­nald] Trump no cam­bia la si­tua­ción”, ad­vier­te el je­fe re­li­gio­so y lí­der co­mu­nal de la lo­ca­li­dad de Bu­qa­ta, “al con­tra­rio, re­fuer­za nues­tra vo­lun­tad de de­fen­der es­ta tie­rra”.

El re­ga­lo del re­co­no­ci­mien­to de la so­be­ra­nía is­rae­lí su­po­ne un es­pal­da­ra­zo a las as­pi­ra­cio­nes de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu de lo­grar su cuar­ta re­elec­ción con­se­cu­ti­va en las le­gis­la­ti­vas del 9 de abril. Pa­ra el pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor, la nue­va tie­rra pro­me­ti­da del Go­lán es una de las me­jo­res ba­zas elec­to­ra­les an­te los vo­tan­tes, en­tre quie­nes el con­sen­so so­bre la is­rae­li­dad de la me­se­ta es ca­si uná­ni­me. Am­pa­ra­do por Trump, no ha va­ci­la­do en tras­pa­sar las úl­ti­mas fron­te­ras del de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

“Hay un prin­ci­pio in­ter­na­cio­nal­muy im­por­tan­te: quien em­pie­za una gue­rra de agre­sión y des­pués pier­de te­rri­to­rio, que no ven­ga des­pués a re­cla­mar­lo”, pro­cla- mó Ne­tan­yahu el lu­nes en Was­hing­ton. “Los Al­tos del Go­lán nos per­te­ne­cen. Allí te­ne­mos raí­ces his­tó­ri­cas; en cuan­to se ex­ca­va un po­co, se des­cu­bren res­tos de es­plén­di­das si­na­go­gas”, ar­gu­men­ta­ba el mis­mo­man­da­ta­rio is­rae­lí que en 1998 ne­go­ció con el Go­bierno de Si­ria la de­vo­lu­ción de la me­se­ta a cam­bio de un tra­ta­do de paz. “He­mos vuel­to al Go­lán por de­re­cho his­tó­ri­co y por ra­zo­nes de le­gí­ti­ma de­fen­sa”, re­ma­chó, “y aho­ra el pre­si­den­te Trump nos lo re­co­no­ce”. Is­rael no va a ce­der las al­tu­ras si­rias que do­mi­nan la Al­ta Ga­li­lea y los ma­nan­tia­les del Jor­dán pa­ra que se des­plie­guen en su lu­gar ar­chi­ene­mi­gos co­mo la Fuer­za Al Quds, el cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio de los Guar­dia­nes de la Re­vo­lu­ción de Irán, y sus aso­cia­dos de la mi­li­cia chií li­ba­ne­sa de Hez­bo­lá, alia­dos am­bos del ré­gi­men en la con­tien­da del ve­cino país ára­be. “La gue­rra ci­vil lo ha cam­bia­do to­do. Has­ta 2010 es­tu­vi­mos dis­pues­tos a ne­go­ciar la re­in­te­gra­ción del te­rri­to­rio a Si­ria. Pe­ro es al­go que no po­de­mos per­mi­tir­nos aho­ra, a ape­nas 60 ki­ló­me­tros de Da­mas­co”. Es­te es el ra­zo­na­mien­to del ex­co­ro­nel de in­te­li­gen­cia Ko­bi Mo­ron, ex­per­to en se­gu­ri­dad del cen­tro de es­tu­dios IDC de Herz­li­ya (nor­te deTe­lA­viv), mien­tras se­ña­la en Maj­dal Shams la ba­se del Ejér­ci­to si­rio más cer­ca­na al Go­lán con­tro­la­do por Is­rael, que se di­vi­sa tam­bién en la ci­ma de la Co­li­na de los Gri­tos.

So­lo una dé­ci­ma par­te de los 23.000 dru­sos de los Al­tos del Go­lán han ad­qui­ri­do la na­cio­na­li­dad is­rae­lí tras más de me­dio si­glo de ocu­pa­ción y 38 años des­pués de que la Kne­set (Par­la­men­to, si­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.