El plan del prín­ci­pe mu­ñi­dor avan­za

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cuan­do se co­no­cie­ron, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu dur­mió en la ca­ma de Ja­red Kush­ner. Su pa­dre, Char­lie Kush­ner, in­vi­tó al po­lí­ti­co con­ser­va­dor is­rae­lí a su ca­sa y al jo­ven Ja­red le to­có dor­mir en el só­tano. En su úl­ti­mo en­cuen­tro, el pa­sa­do lu­nes, Ne­tan­yahu lle­gó a la Ca­sa Blan­ca co­mo pri­mer mi­nis­tro, ace­cha­do por es­cán­da­los de co­rrup­ción y en­fren­ta­do a unas gri­ses pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les, en bus­ca de un es­pal­da­ra­zo del pre­si­den­te Trump que se ma­te­ria­li­zó en un his­tó­ri­co re­co­no­ci­mien­to de la so­be­ra­nía is­rae­lí so­bre los Al­tos del Go­lán. Allí es­ta­ba Kush­ner, en ca­li­dad de yerno y con­se­je­ro pre­si­den­cial, con el en­car­go na­da me­nos de “ha­cer la paz” y al­can­zar “el acuer­do de­fi­ni­ti­vo” en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos.

Una ta­rea abru­ma­do­ra pa­ra un trein­ta­ñe­ro sin ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca al­gu­na y con un co­no­ci­mien­to su­per­fi­cial de la geo­po­lí­ti­ca en la re­gión. Pe­ro qui­zás no pa­ra Ja­red Kush­ner (Nue­va Jer­sey, 38 años), a quien la vi­da le ha en­se­ña­do que to­do es po­si­ble.

Sus abue­los pa­ter­nos, su­per­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to, es­ca­pa­ron de Po­lo­nia por un tú­nel que ellos mis­mos ex­ca­va­ron, atra­ve­sa­ron a pie Eu­ro­pa y lle­ga­ron aNue­va York, don­de triun­fa­ron a lo gran­de. Su pa­dre, Char­lie, con­so­li­dó un im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio, cum­plió un año de cár­cel por ex­tor­sio­nar a su cu­ña­do, y qui­so con­ver­tir­se, co­mo le di­jo en una oca­sión a un so­cio, “en el ju­dío más po­de­ro­so de Amé­ri­ca”. Ja­red, es­tu­dian­te me­dio­cre, se gra­duó en Har­vard, se ca­só con una ri­quí­si­ma mo­de­lo, se co­deó con la fau­na del pa­pel cu­ché y fue edi­tor de The New York Ob­ser­ver sin te­ner la más re­mo­ta idea del ne­go­cio de los pe­rió­di­cos. Su sue­gro, sin ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, lle­gó de pron­to a pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Y Ja­red Kush­ner e Ivan­ka Trump se con­vir­tie­ron en Ja­van­ka, una es­pe­cie de prín­ci­pes de Was­hing­ton, ma­ne­jan­do a su an­to­jo, sin com­ple­jos, una cartera de am­bi­cio­sos co­me­ti­dos es­tra­té­gi­cos en ofi­cio­sa ca­li­dad de —co­mo pron­to se le co­no­ce­ría en la Ca­sa Blan­ca— “mi­nis­tro de to­do”.

La his­to­ria de los Kush­ner ha­ce que Ja­red ha­ya cre­ci­do apren­dien­do que “las nor­mas son pa­ra otras per­so­nas”, re­su­me la pe­rio­dis­ta Vick­yWard en el li­bro Kush­ner, Inc., pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da y en el que na­rra es­tos y otros de­ta­lles de la asom­bro­sa his­to­ria de la fa­mi­lia. “No es­pe­ras a que los na­zis ven­gan a li­qui­dar­te. Cons­tru­yes un pu­to tú­nel y te es­ca­pas del gue­to. No es­pe­ras a que los bas­tar­dos de Har­vard te dejen en­trar. Lle­gas a Har­vard por tus pro­pios me­dios”, ilus­tra un alle­ga­do anó­ni­mo en el li­bro, en re­fe­ren­cia a la mi­llo­na­ria do­na­ción fa­mi­liar que abrió a Ja­red las puertas de la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad.

Ese de­sin­te­rés por las nor­mas ha mar­ca­do la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca de Ja­van­ka. Y lle­gó a con­ver­tir al jo­ven ma­tri­mo­nio en una pre­sen­cia in­có­mo­da en la Ca­sa Blan­ca, has­ta el pun­to de que, se­gún Ward, el pro­pio pre­si­den­te pi­dió a su en­ton­ces je­fe de ga­bi­ne­te John Kelly: “Des­haz­te de mis chi­cos, haz que vuel­van a Nue­va York”.

Ward ase­gu­ra que Kush­ner no em­pe­zó a to­mar­se en se­rio la ca­rre­ra pre­si­den­cial de su sue­gro has­ta que en no­viem­bre de 2015 asis­tió a un mi­tin en Spring­field, Illi­nois. Allí des­cu­brió ató­ni­to esa Amé­ri­ca que que­ría ser gran­de de nue­vo, tan aje­na a la eli­tis­ta bur­bu­ja en la que vi­vía. Pe­ro na­die con­si­de­ra que Ja­red e Ivan­ka cre­ye­ran en la cru­za­da po­pu­lis­ta de Trump. “Veían es­to co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra te­jer re­des de in­fluen­cia”, sos­tie­ne una fuen­te anó­ni­ma en el li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.