Ju­bi­la­dos a los 53 y sol­te­ras que he­re­dan pen­sio­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Quien pien­se que los sis­te­mas de pen­sio­nes son al­go ajeno o abu­rri­do es que aún se sien­te jo­ven. O no co­no­ce Bra­sil. Ha­ce se­ma­nas que las fa­mi­lias, la pren­sa y el Con­gre­so de­ba­ten có­mo des­ac­ti­var la bom­ba de re­lo­je­ría en que se han con­ver­ti­do las ju­bi­la­cio­nes. Un asun­to en el que las hi­jas de mi­li­ta­res son las vi­lla­nas pre­fe­ri­das. Re­sul­ta que 110.000 bra­si­le­ñas dis­fru­tan de una pen­sión vi­ta­li­cia he­re­da­da de sus pa­dres que es com­pa­ti­ble con te­ner un em­pleo, pe­ro in­com­pa­ti­ble con te­ner un ma­ri­do. Es­tas sol­te­ras re­ci­ben una pa­ga men­sual de unos 6.000 reales (1.300 eu­ros) en un país don­de dos ter­cios de sus com­pa­trio­tas se ju­bi­lan con seis ve­ces me­nos: 998 reales, el sa­la­rio mí­ni­mo. Aun­que pri­vi­le­gia­das, ellas no son las más pri­vi­le­gia­das si se ob­via que no tu­vie­ron que tra­ba­jar pa­ra dis­fru­tar de ese de­re­cho.

La ver­da­de­ra cas­ta —par­te del 1% más ri­co de Bra­sil— son los par­la­men­ta­rios, con 6.200 eu­ros al mes, y los jue­ces. Unos y otros se pue­den re­ti­rar pron­to. No so­lo eso. Ten­drán la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de eli­mi­nar (o no) los pri­vi­le­gios de los car­gos que os­ten­tan. La mi­sión de re­for­mar el sis­te­ma ac­tual es de en­ver­ga­du­ra vi­tal pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas y la eco­no­mía. El an­te­rior pre­si­den­te fra­ca­só y aho­ra na­die du­da en Bra­sil de que apro­bar (o no) un sis­te­ma que sus­ti­tu­ya al vi­gen­te es lo que de­fi­ni­rá el man­da­to de Jair Bol­so­na­ro.

“El sis­te­ma es económicamente in­sos­te­ni­ble”, sen­ten­cia la OCDE, el club de los paí­ses ri­cos, en un in­for­me en el que des­ta­ca que las pen­sio­nes bra­si­le­ñas otor­gan un por­cen­ta­je al­to del úl­ti­mo sa­la­rio a eda­des­mu­cho más tem­pra­nas que otros paí­ses. Ade­más, es pro­fun­da­men­te de­sigual, co­mo ex­pli­ca Pe­dro Fer­nan­do Nery, au­tor de Re­for­ma de las pen­sio­nes. Por qué Bra­sil no pue­de es­pe­rar. “Con el sis­te­ma vi­gen­te, el ri­co pue­de re­ci­bir 40 ve­ces más que el po­bre con una ba­ja con­tra­par­ti­da con­tri­bu­ti­va”, afir­ma es­te ase­sor del Se­na­do. “Es un sis­te­ma com­ple­jo con di­ver­sos ti­pos de ju­bi­la­ción, en el que los más po­bres ne­ce­si­tan tra­ba­jar has­ta los 65 años de­bi­do a que pa­san mu­cho tiem­po en el pa­ro y en la eco­no­mía su­mer­gi­da por­que nues­tro mer­ca­do de tra­ba­jo es muy dual. Y los más ri­cos tie­nen em­pleos le­ga­les to­da la vi­da y lo­gran ju­bi­lar­se an­tes”.

Com­pa­ra­do con el res­to del mun­do, se re­ti­ran jo­ven­cí­si­mos. Las bra­si­le­ñas, a los 53 años; ellos, a los 57 de me­dia, por­que es uno de los pocos paí­ses sin edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción. Bas­ta con­tri­buir tres dé­ca­das o más. Pre­ci­sa­men­te es­tos días se ha re­ti­ra­do a los 55 el juez más ve­te­rano del ca­so de co­rrup­ción La­va Ja­to. A par­tir de aho­ra, tra­ba­ja­rá de con­sul­tor.

El in­ten­so de­ba­te es­tá sal­pi­ca­do de mi­les de cifras, to­das de ma­reo. Aquí al­gu­nas esen­cia­les.

Las pen­sio­nes de­vo­ran el 58%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.