Los Mos­sos res­ca­tan la vio­len­cia del 20-S ‘ol­vi­da­do’ de Sa­ba­dell

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Co­la­bo­ra­ción po­li­cial

La pro­tes­ta fren­te al De­par­ta­men­to de Eco­no­mía y los in­ci­den­tes que desató —ob­je­to de de­ba­te en el jui­cio del pro­cés— no fue lo úni­co que pa­só en Ca­ta­lu­ña el 20 de sep­tiem­bre de 2017. Un juez de Bar­ce­lo­na or­de­nó 40 re­gis­tros pa­ra im­pe­dir el re­fe­rén­dum ile­gal. Y hu­bo otros es­ce­na­rios de con­flic­to. Al­gu­nos son ca­si des­co­no­ci­dos y no han me­re­ci­do aten­ción. Has­ta ayer.

Sa­ba­dell fue uno de esos es­ce­na­rios ig­no­tos. Por la ma­ña­na, agen­tes de la Guar­dia Ci­vil acu­die­ron al do­mi­ci­lio de Joan Ig­na­si Sán­chez —ase­sor de la con­se­je­ra Me­rit­xell Bo­rràs— pa­ra de­te­ner­le. Un ca­bo pri­me­ro que par­ti­ci­pó en el ope­ra­ti­vo ha­bló de “cris­pa­ción exa­ge­ra­da” y “si­tua­ción dan­tes­ca”. Y evo­có las agre­sio­nes su­fri­das por guar­dias y, so­bre to­do, mos­sos.

Por pri­me­ra vez, un ins­pec­tor y un sub­ins­pec­tor con­ta­ron en el Su­pre­mo agre­sio­nes a po­li­cías ca­ta­la­nes. Cin­co re­sul­ta­ron he­ri­dos por “pa­ta­das” y “gol­pes”, al­gu­nos con el cas­co de una mo­to. Su de­cla­ra­ción ener­vó a las de­fen­sas.

En un tono más so­brio que el ca­bo pri­me­ro, pe­ro igual de fir­me, el ins­pec­tor de los Mos­sos ex­pli­có que acu­dió an­te el avi­so de in­ci­den­tes y él­mis­mo re­sul­tó le­sio­na­do. “Caí y me hi­ce da­ño en una mano. La ma­sa nos aco­me­tió e hi­ci­mos fuer­za”. La Fis­ca­lía re­pro­cha a la cú­pu­la de los Mos­sos su con­ni­ven­cia con el pro­cés. Por no im­pe­dir el re­fe­rén­dum y por la pa­si­vi­dad al so­co­rrer a la co­mi­ti­va ju­di­cial fren­te a Eco­no­mía. Pe­ro en es­te otro 20-S, el de Sa­ba­dell, hu­bo coope­ra­ción. “Nos pu­si­mos a dis­po­si­ción de la Guar­dia Ci­vil. Les di­je que sin nin­gu­na du­da es­tá­ba­mos ahí”, di­jo el ins­pec­tor.

Sus pa­la­bras fue­ron co­rro­bo­ra­das por el ca­bo pri­me­ro. “Los Mos­sos se la ju­ga­ron. Cor­ta­ron las vías con fur­go­ne­tas y con­tu­vie­ron a la ma­sa”, di­jo el ca­bo, que ti­ró de iro­nía: “Cuan­do lle­ga­ron los Mos­sos, di­je­ron que era su po­li­cía. Pe­ro cuan­do ac­tua­ron, ya no”. Los man­dos au­to­nó­mi­cos de­ta­lla­ron que la co­mi­ti­va ju­di­cial de­bió sa­lir por el apar­ca­mien­to. Fue el mo­men­to de má­xi­ma “ten­sión”, que en al­gún ins­tan­te obli­gó a la lí­nea po­li­cial a re­tro­ce­der.

El epi­so­dio ape­nas me­re­ce un pá­rra­fo en las 160 pá­gi­nas del es­cri­to de la acu­sa­ción fis­cal, don­de se re­la­ta que unas 100 per­so­nas “blo­quea­ron la sa­li­da de la co­mi­ti­va en­fren­tán­do­se a las fuer­zas po­li­cia­les”. La de­cla­ra­ción de los Mos­sos per­mi­tió co­no­cer, ade­más, que en la pro­tes­ta es­tu­vie­ron pre­sen­tes el al­cal­de de Sa­ba­dell, Ma­ties Se­rra­cant, y el pri­mer te­nien­te, Ju­li Fer­nàn­dez, am­bos de una coa­li­ción en la que es­tá la CUP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.