La mu­jer que ja­más ha sen­ti­do do­lor

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las Tie­rras Al­tas de Es­co­cia es­tán lle­nas de le­yen­das de ha­das, hom­bres lo­bo y mis­te­rio­sas cria­tu­ras ba­jo el la­go Ness, pe­ro es­ta his­to­ria es real. En el Hos­pi­tal Raig­mo­re de In­ver­ness to­da­vía re­cuer­dan el día en el que una mu­jer de 66 años en­tró por la puer­ta pa­ra ex­traer­se un hue­so de la mu­ñe­ca a cau­sa de una os­teoar­tri­tis. “No ha­ce fal­ta que me pon­gas anes­te­sia, por­que no sien­to el do­lor”, le di­jo con una son­ri­sa la se­ño­ra al anes­te­sis­ta, Dev­jit Sri­vas­ta­va. Él, in­cré­du­lo, si­guió con el pro­to­co­lo ha­bi­tual y dur­mió a su pa­cien­te, pe­ro se que­dó pen­sa­ti­vo. ¿Y si era cier­to?

Y lo era. Un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res pre­sen­ta hoy el ca­so de Jo Ca­me­ron, una mu­jer “di­cha­ra­che­ra, fe­liz, op­ti­mis­ta” y con “in­sen­si­bi­li­dad al do­lor”, unas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­du­ci­das, se­gún los cien­tí­fi­cos, por dos mu­ta­cio­nes en su ge­no­ma que ha­cen que ten­ga ca­si el do­ble de can­na­bi­noi­des en­dó­ge­nos en su ce­re­bro. “Es mu­chí­si­mo. Es­to me ha­ce ri­dí­cu­la­men­te fe­liz y es mo­les­to es­tar con­mi­go. A la gen­te le gus­ta es­tar tris­te”, bro­mea Ca­me­ron por te­lé­fono.

Tras aque­lla ope­ra­ción que de­bía ser do­lo­ro­sa, el anes­te­sis­ta Sri­vas­ta­va se pro­pu­so es­tar aten­to a aque­lla­mu­jer. Ob­ser­vó que le ad­mi­nis­tra­ban una so­la do­sis de pa­ra­ce­ta­mol, “po­si­ble­men­te por ru­ti­na”, y Ca­me­ron ya no pi­dió­más, re­me­mo­ra to­da­vía asom­bra­do. El mé­di­co pro­bó a dar­le pe­lliz­cos y co­mo si na­da. Co­men­za­ron las pre­gun­tas.

Un año an­tes, Ca­me­ron se ha­bía so­me­ti­do a otra ci­ru­gía pa­ra re­em­pla­zar su ca­de­ra por una pró­te­sis. Tam­po­co sin­tió do­lor, ase­gu­ra. “Me que­mo a me­nu­do en la co­ci­na y no­me en­te­ro has­ta que hue­le a car­ne que­ma­da. Ten-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.