Los co­rreos en­tre di­rec­ti­vos del cár­tel: “Te­ne­mos que de­ter­mi­nar el pre­cio”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es ve­rano de 2015 y Adif ha sa­ca­do a con­cur­so el man­te­ni­mien­to de los tú­ne­les Ou­ren­se-San­tia­go, la ex­ten­sión de un con­tra­to pre­vio. Dos em­pre­sas, In­dra y Als­tom, se coor­di­nan pa­ra lle­var­se la li­ci­ta­ción, se­gún cree la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC), que las ha san­cio­na­do con otras 13 por re­par­tir­se el mer­ca­do. Un di­rec­ti­vo de In­dra es­cri­be un co­rreo elec­tró­ni­co a otro de Als­tom el 28 de ju­lio: “Te­ne­mos que de­ter­mi­nar el pre­cio a po­ner”. Y lo ha­cen, a juz­gar por un se­gun­do co­rreo, es­te in­terno de Als­tom, que re­la­ta có­mo va a fun­cio­nar el ama­ño: In­dra ha­rá una ofer­ta que re­ba­ja en 50 eu­ros el pre­su­pues­to ba­se, pe­ro se­rá Als­tom la ad­ju­di­ca­ta­ria, por­que su pro­po­si­ción eco­nó­mi­ca se­rá un po­co más ba­ra­ta, 100 eu­ros me­nos.

Las co­mu­ni­ca­cio­nes que vo­lun­ta­ria­men­te en­tre­gó Als­tom a la CNMC y los co­rreos elec­tró­ni­cos que se en­con­tra­ron en los re­gis­tros del res­to de em­pre­sas han per­mi­ti­do des­cu­brir las dis­tin­tas es­tra­te­gias de los cár­te­les. A una la lla­ma­ban “el ran­king”. Las em­pre­sas ha­cían un sor­teo pa­ra fi­jar un or­den de ad­ju­di­ca­ción. Es­te acuer­do se usó en el cár­tel que du­ran­te 14 años se re­par­tió los con­tra­tos pa­ra la elec­tri­fi­ca­ción del tren con­ven­cio­nal. El pri­mer sor­teo se hi­zo en 2002 y fue re­vi­sán­do­se en reunio­nes in­for­ma­les —lla­ma­das “me­sas”, se ce­le­bra­ban en las ofi­ci­nas de las em­pre­sas— que se pro­lon­ga­ron has­ta 2016. Pa­ra ce­rrar otros acuer­dos, co­mo los de la elec­tri­fi­ca­ción de la al­ta ve­lo­ci­dad, se reunían en un ho­tel de la Cas­te­lla­na, en Ma­drid.

Al­guno de es­tos acuer­dos apa­re­ce fir­ma­do al pie por los di­rec­ti­vos pre­sen­tes en la reu­nión, co­mo si se tra­ta­ra de un con­tra­to más. Es­ta­ba to­do pre­vis­to, in­clu­so la for­ma de com­pen­sar a las em­pre­sas que no fue­ran ad­ju­di­ca­ta­rias de los con­tra­tos por­que se­gún el ran­king no les to­ca­ra: se ase­gu­ra­ba un por­cen­ta­je del 6% so­bre la ci­fra de con­tra­ta­ción a re­par­tir a par­tes igua­les. De ello que­da cons­tan­cia en una ano­ta­ción ma­nus­cri­ta en­con­tra­da en la ins­pec­ción de Elec­trén. Tam­bién lo con­fir­ma un co­rreo: “Y si mal no re­cuer­do el pac­to fue de fac­tu­rar el 6% del to­tal en­tre los que no fui­mos ad­ju­di­ca­ta­rios”.

El con­trol de es­tos acuer­dos era ex­haus­ti­vo, has­ta el pun­to de que las em­pre­sas se in­ter­cam­bia­ban ta­blas de Ex­cel que re­su­mían el es­ta­do de las li­ci­ta­cio­nes, con qué ba­ja iba la ofer­ta de la em­pre­sa que te­nía que ga­nar, si ha­bía al­gu­na em­pre­sa no in­vi­ta­da y co­rría el turno a la si­guien­te... In­clu­so con el to­tal de los im­por­tes ad­ju­di­ca­dos acu­mu­la­do des­de 2002 pa­ra que vie­ran que a to­das les iba to­can­do más o me­nos lo mis­mo. Tam­bién exis­tía la fi­gu­ra del coor­di­na­dor, que se en­car­ga­ba de en­viar el cua­dran­te ac­tua­li­za­do al res­to, se­gún mues­tran va­rios co­rreos que los in­ves­ti­ga­do­res re­cu­pe­ra­ron en la ins­pec­ción de Elec­nor. En otra, la de Elec­trén (gru­po ACS), apa­re­ció otro do­cu­men­to re­ve­la­dor: “Pa­ra el ca­so de pre­sen­ta­ción de ofer­tas en UTE de tres em­pre­sas se pre­sen­ta­rán dos em­pre­sas y la ter­ce­ra irá ocul­ta”.

En­tre las es­tra­te­gias de re­par­to des­ta­can tam­bién los acuer­dos “mi­cro-ma­cro”: si por ejem­plo te­nían que par­ti­ci­par cua­tro em­pre­sas, se crea­ba una UTE pa­ra re­par­tir­se dos a par­tes igua­les el 50% del pre­cio del con­tra­to (“mar­gen mi­cro”). Las otras dos pre­sen­ta­ban ofer­tas pa­ra si­mu­lar que ha­bía con­cu­rren­cia y par­ti­ci­pa­ban des­pués a tra­vés de la sub­con­tra­ta­ción (“mar­gen ma­cro”). Es el ca­so, se­gún re­co­ge la re­so­lu­ción de la CNMC, de Co­bra, Elec­nor, Se­mi y Elec­trén, que se re­par­tie­ron así cin­co li­ci­ta­cio­nes en 2008 en va­rias lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad. Lo pu­sie­ron por es­cri­to en un do­cu­men­to: Elec­trén y Elec­nor se lle­va­rían el con­tra­to y sub­con­tra­ta­rían a las otras dos. Al fi­nal to­das re­ci­bían el mis­mo di­ne­ro, con pre­ci­sión de cén­ti­mo. Sie­mens lle­gó a re­co­no­cer que su pre­sen­cia en una de las UTE no era im­pres­cin­di­ble, “en la me­di­da en que so­lo po­día ofre­cer a laUTE dos­má­qui­nas, y una no cum­plía con to­dos los re­qui­si­tos del plie­go”, ase­gu­ra la re­so­lu­ción de la CNMC.

Pa­ra con­se­guir las li­ci­ta­cio­nes, las em­pre­sas acor­da­ban el pre­cio con el que iban a pre­sen­tar­se. Por ejem­plo: una ha­cía la ba­ja ga­na­do­ra, del 5%, y las otras pre­sen­ta­ban “ofer­tas de co­ber­tu­ra” del 1%. En otro ca­si, si eran tres, dos pre­sen­ta­ban ba­jas te­me­ra­rias no jus­ti­fi­ca­das pa­ra ase­gu­rar­se que que­da­ban ex­clui­das, ga­na­ba la ter­ce­ra y se re­par­tían la ad­ju­di­ca­ción al 33,33%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.