Men­sa­jes po­lí­ti­cos en ‘pri­me ti­me’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Vi­da pú­bli­ca y pri­va­da

El mar­tes fue re­ve­la­do, en El pro­gra­ma de Ana Ro­sa, que Pa­blo Ca­sa­do, can­di­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar, tie­ne de­bi­li­dad por los tri­ce­rá­tops y la pe­lí­cu­la E. T., y que la ma­yor ca­na­lla­da que hi­zo en ca­sa de pe­que­ño fue echar­le de­ter­gen­te al pla­to que co­ci­na­ba su ma­dre: era lo que le pre­gun­ta­ba un gru­po de seis ni­ños, que tam­bién in­qui­rió con ro­bó­ti­ca se­rie­dad si pen­sa­ba apli­car el ar­tícu­lo 155 “has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias”. Un día des­pués, en El Hor­mi­gue­ro, otro lí­der ha­bi­tual en su fran­ja ho­ra­ria, se po­día ver a Pa­blo Igle­sias cam­bian­do pa­ña­les a la vez que da­ba un mi­tin. Ho­ras des­pués, Al­bert Ri­ve­ra, de Ciu­da­da­nos, tam­bién acu­día al pro­gra­maa­mos­trar, igual­men­te, una ca­ra más ín­ti­ma. Fue­ron tres de los cua­tro prin­ci­pa­les can­di­da­tos del 28-A en me­nos de 48 ho­ras. La prue­ba in­dis­cu­ti­ble de que la ma­qui­na­ria elec­to­ral ya ha lle­ga­do en pleno ren­di­mien­to al lu­gar don­de gi­ra con más efi­ca­cia: la te­le­vi­sión.

En el pró­xi­mo mes se dis­pa­ra­rá la pre­sen­cia de los can­di­da­tos. En cuan­tos más ca­na­les y es­pa­cios me­jor. Aún en tiem­pos de rui­do y re­des so­cia­les, la te­le­vi­sión nun­ca ha de­ja­do de ser la jo­ya de la co­ro­na elec­to­ral, el há­bi­tat ha­bi­tual de los can­di­da­tos y un lu­gar que, ade­más, tie­ne una sin­gu­lar re­le­van­cia es­te año. La cam­pa­ña se so­la­pa­rá con la Se­ma­na San­ta, bue­na par­te del elec­to­ra­do es­ta­rá de va­ca­cio­nes y ale­ja­do de la pren­sa y la ra­dio. La pe­que­ña pan­ta­lla no es so­lo el me­dio fa­vo­ri­to de los po­lí­ti­cos; es­ta vez es prác­ti­ca­men­te el úni­co.

Los tiem­pos que co­rren tam­bién han re­su­ci­ta­do par­te de la re­le­van­cia per­di­da de la te­le­vi­sión: “Hay re­cien­tes es­tu­dios que con­fir­man que las no­ti­cias que apa­re­cen en te­le­vi­sión, es­pe­cial­men­te, tie­nen ma­yor cre­di­bi­li­dad pa­ra los ciu­da­da­nos. Pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co pe­ro tie­ne sen­ti­do, en tiem­pos de fa­ke news, en tiem­pos de du­das so­bre lo que es­tás le­yen­do y lo que com­par­tes y re­ci­bes, la te­le­vi­sión se con­vier­te en un es­pa­cio de re­fu­gio de cre­di­bi­li­dad y eso es­tá ha­cien­do que ten­ga un re­no­va­do pro­ta­go­nis­mo en la crea­ción de agen­da pú­bli­ca”, so­pe­sa An­to­nio Gu­tié­rrez-Ru­bí, ase­sor de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca.

Ca­da agru­pa­ción de­be­rá em­plear su re­ñi­do tiem­po en pan­ta­lla pa­ra pro­te­ger sus re­sul­ta­dos en las en­cues­tas. Se­rá in­fre­cuen­te, por ejem­plo, ver a Sán­chez, el ac­tual fa­vo­ri­to. Su con­di­ción de pre­si­den­te ya le ase­gu­ra in­te­rés me­diá­ti­co, no co­mo cuan­do se te- nía que dar a co­no­cer, y su des­plie­gue en las te­le­vi­sio­nes se re­du­ci­rá a los de­ba­tes a los que acu­da, se­ña­lan fuen­tes del par­ti­do en el Go­bierno.

Ca­sa­do tie­ne más que ga­nar. El lí­der del PP ya acu­de con fre­cuen­cia a en­tre­vis­tas en te­le­vi­sión y sue­le or­ga­ni­zar sus ac­tos de for­ma que, por ho­ra­rios, sus de­cla­ra­cio­nes pue­dan lle­gar a tiem­po pa­ra ser in­clui­das en los in­for­ma­ti­vos de las ca­de­nas; aho­ra ha re­ta­do en mul­ti­tud de oca­sio­nes al can­di­da­to so­cia­lis­ta a par­ti­ci­par en un de­ba­te te­le­vi­sa­do pa­ra el que, de mo­men­to, no hay fe­cha. Pre­fie­re un ca­ra a ca­ra pa­re re­for­zar su ima­gen de lí­der de la opo­si­ción fren­te a su com­pe­ten­cia: Vox y Ciu­da­da­nos.

El equi­po de Ri­ve­ra no re­ve­la qué ti­po de es­tra­te­gia pien­sa se­guir en te­le­vi­sión. Lo que lle­va­mos de pre­cam­pa­ña si­gue di­rec­tri­ces pre­do­mi­nan­te­men­te vi­sua­les, co­mo de po­lí­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos: es­ta se­ma­na se ha subido a un trac­tor en Gua­da­la­ja­ra y he­cho de ba­tei­ro en la ría de Vi­go. Pe­ro la te­le­vi­són de en­tre­te­ni­mien­to es­ta­rá tam­bién ahí. “Ya he­mos ido a es­te ti­po de pro­gra­mas en otras cam­pa­ñas. En for­ma­tos co­mo por ejem­plo El Hor­mi­gue­ro don­de el eje prin­ci­pal no son cues­tio­nes ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­cas”, di­cen fuen­tes del par­ti­do. “En cam­bio, en es­tos pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to los es­pec­ta­do­res pue­den ver a los po­lí­ti­cos de una ma­ne­ra más dis­ten­di­da”.

Po­de­mos bus­ca re­gre­sar a sus orí­ge­nes. Tam­bién en el cul­ti­vo de la te­le­ge­nia de Pa­blo Igle­sias, que ci­men­tó bue­na par­te de su éxi­to ini­cial en La Sexta. En me­nos de una se­ma­na des­de su vuel- han cre­ci­do en el mun­do te­le­vi­si­vo, sus tra­yec­to­rias es­tán ín­ti­ma­men­te aso­cia­das a su pre­sen­cia en los me­dios”.

Sin em­bar­go, hay al­go más que ali­via a los es­pa­ño­les de te­ner que ha­cer un uso tan pe­sa­do de las re­des so­cia­les. “En Es­ta­dos Uni­dos se fis­ca­li­za mu­cho la vi­da pri­va­da de los can­di­da­tos”, aler­ta Si­món. “Aquí más o me­nos he­mos em­pe­za­do a ha­cer­lo, tal vez por con­ta­gio es­ta­dou­ni­den­se. Se lo he­mos he­cho a Pa­blo Igle­sias con la cues­tión de su cha­let, o sus em­ba­ra­zos, o con la su­pues­ta re­la­ción de Al­bert Ri­ve­ra y Ma­lú. Lo per­so­nal y lo po­lí­ti­co se mez­clan más que an­tes. Pe­ro la ver­dad es que aquí la pren­sa no ha­ce gran se­gui­mien­to”. ta al rue­do po­lí­ti­co, el lí­der de es­ta for­ma­ción ya ha pa­sa­do por tres pla­tós de te­le­vi­sión. Y pe­se a su ce­lo res­pec­to a su vi­da pri­va­da, se ha en­fren­ta­do ya en dos oca­sio­nes a la pre­gun­ta de si su fu­tu­ra hi­ja —Ire­ne Mon­te­ro ha anun­cia­do que es­tá em­ba­ra­za­da— ha si­do desea­da.

Igle­sias acu­di­rá a to­das las te­le­vi­sio­nes que lo in­vi­ten (a la vez que lan­za la crí­ti­ca más des­car­na­da que ha lan­za­do nun­ca Po­de­mos con­tra los­me­dios de co­mu­ni­ca­ción pri­va­dos, a los que acu­sa de es­tar en ma­nos de los ban­cos y los fon­dos que com­po­nen su ac­cio­na­ria­do). So­bre to­do acu­di­rá si se tra­ta de de­ba­tes elec­to­ra­les. Es­te par­ti­do cree que su di­ri­gen­te tie­ne mu­chas op­cio­nes de sa­lir ai­ro­so en ese for­ma­to. Los cua­tro ten­drán que vér­se­las en el pa­no­ra­ma te­le­vi­si­vo que ellos mis­mos crea­ron en los úl­ti­mos co­mi­cios. En sep­tiem­bre de 2014, Pe­dro Sán­chez —en­ton­ces lí­der de la opo­si­ción— lla­mó a Sál­va­me pa­ra in­te­rrum­pir a Jor­ge Ja­vier Váz­quez, que es­ta­ba ha­blan­do del To­ro de la Ve­ga, y anun­ciar que pre­sen­ta­ría una pro­po­si­ción de ley de pro­tec­ción ani­mal. Na­da ha si­do igual. Aque­lla cam­pa­ña de­jó imá­ge­nes co­mo Sán­chez es­ca­lan­do un ae­ro­ge­ne­ra­dor con Je­sús Ca­lle­ja, quien des­pués lle­va­ría a Ri­ve­ra de co­pi­lo­to en el rally de Ba­ja Ara­gón. En­tre los po­pu­la­res, So­ra­ya Sáez de San­ta­ma­ría bai­ló an­te más de tres mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en El Hor­mi­gue­ro.

“Los elec­to­res tie­nen un es­pe­cial ins­tin­to pa­ra de­co­di­fi­car có­mo es al­guien en su di­men­sión pú­bli­ca vien­do có­mo es en su di­men­sión pri­va­da”, ex­pli­ca Gu­tié­rrez-Ru­bí. “Y es­tos pro­gra­mas per­mi­ten des­cu­brir el sen­ti­do del hu­mor, del ri­dícu­lo, de la iro­nía, la crea­ti­vi­dad, la pa­cien­cia, el jue­go… Los elec­to­res aca­ban pen­san­do lo que sien­ten”.

“Los can­di­da­tos se co­la­rán en si­tios don­de te­ne­mos las de­fen­sas po­lí­ti­cas ba­jas”, va­ti­ci­na Pa­blo Si­món, po­li­tó­lo­go y edi­tor de Po­li­ti­kon. “En los es­pa­cios de in­for­ma­ción va­mos con cau­te­la: ya sa­be­mos quién nos cae bien. Pe­ro en en­tre­te­ni­mien­to es distinto. Es más con­for­ta­ble que te en­tre­vis­te Je­sús Ca­lle­ja a que ven­ga un pe­rio­dis­ta con la na­va­ja en­tre los dien­tes. Pue­des ne­gar­te a ir a los de­ba­tes elec­to­ra­les, pe­ro no a ir a ca­sa de Ber­tín Os­bor­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.