Vi­lla­re­jo ad­mi­te “una ope­ra­ción po­li­cial” de es­pio­na­je a Igle­sias

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un ‘pen­dri­ve’ con da­tos

El co­mi­sa­rio ju­bi­la­do José Ma­nuel Vi­lla­re­jo, en la cár­cel des­de no­viem­bre de 2017 co­mo pre­sun­to ca­be­ci­lla de una tra­ma po­li­cial, ad­mi­tió ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal que tu­vo ac­ce­so al con­te­ni­do de un te­lé­fono mó­vil que in­cluía in­for­ma­ción per­so­nal y po­lí­ti­ca del lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias. Al tér­mino de su de­cla­ra­ción an­te el juez Ma­nuel García-Cas­te­llón, el abo­ga­do de Vi­lla­re­jo, An­to­nio José García Ca­bre­ra, ase­gu­ró a los pe­rio­dis­tas que su clien­te ne­gó que fue­se él quien sus­tra­jo en 2016 el mó­vil a una es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra de Igle­sias.

García Ca­bre­ra de­ta­lló que Vi­lla­re­jo in­ten­tó jus­ti­fi­car que tu­vie­ra en su po­der esa in­for­ma­ción —y que guar­da­ba en un pen­dri­ve que se le in­ter­vino cuan­do fue de­te­ni­do— por­que par­ti­ci­pa­ba en “una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial” en la que los da­tos que con­si­guió los “vehi­cu­li­zó en el ám­bi­to po­li­cial”. Vi­lla­re­jo es­ta­ba en­ton­ces des­ti­na­do en la Di­rec­ción Ad­jun­ta Ope­ra­ti­va (DAO) de la Po­li­cía Na­cio­nal, que di­ri­gía el co­mi­sa­rio Eu­ge­nio Pino, nú­me­ro dos de la ins­ti­tu­ción y se­ña­la­do por la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so co­mo pre­sun­to res­pon­sa­ble de la lla­ma­da bri­ga­da pa­trió­ti­ca que es­pió a los “ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos” del PP du­ran­te el pri­mer Go­bierno de Ra­joy.

Siem­pre se­gún los de­ta­lles fa­ci­li­ta­dos por su abo­ga­do, Vi­lla­re­jo in­ten­tó re­du­cir la re­le­van­cia de los da­tos en­con­tra­dos en su po­der so­bre el lí­der de Po­de­mos a “una cues­tión per­so­nal” y ne­gó la exis­ten­cia de “una ope­ra­ción po­lí­ti­ca” con­tra Igle­sias. El co­mi­sa­rio se des­mar­có tam­bién de la au­to­ría de la fil­tra­ción de par­te de esos da­tos a un dia­rio di­gi­tal pa­ra que los pu­bli­ca­ra. “El se­ñor Vi­lla­re­jo no ha­ce nin­gún uso in­de­bi­do de nin­gu­na in­for­ma­ción”, re­cal­có su le­tra­do.

La com­pa­re­cen­cia de ayer de Vi­lla­re­jo en la Au­dien­cia Na­cio­nal se pro­du­cía a pe­ti­ción pro­pia pa­ra de­cla­rar so­bre los aten­ta­dos del 11-M tras en­viar en las úl­ti­mas se­ma­nas va­rios es­cri­tos al juez García-Cas­te­llón, res­pon­sa­ble tan­to de los fle­cos del su­ma­rio por aque­lla ma­sa­cre te­rro­ris­ta co­mo del ca­so Vi­lla­re­jo. El co­mi­sa­rio ase­gu­ra­ba te­ner da­tos so­bre “la au­to­ría in­te­lec­tual” de aque­llos he­chos que, en 15 años, no ha­bía fa­ci­li­ta­do al juz­ga­do. Ayer no apor­tó una so­la prue­ba. Se­gún de­ta­lló el abo­ga­do del pro­pio Vi­lla­re­jo, la po­li­cía in­ter­vino al co­mi­sa­rio ju­bi­la­do un pen­dri­ve con los da­tos de­ri­va­dos del vol­ca­do del­mó­vil de una co­la­bo­ra­do­ra del lí­der de Po­de­mos, que de­nun­ció en 2016 el ro­bo del te­lé­fono. En es­te ha­bía in­for­ma­ción po­lí­ti­ca y per­so­nal. Y par­te de es­ta úl­ti­ma (men­sa­jes pri­va­dos in­ter­cam­bia­dos en un chat in­terno del par­ti­do en los que ha­cía re­fe­ren­cia a una pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión) tam­bién fue­ron re­pro­du­ci­dos po­co des­pués en OK Dia­rio.

En un es­cri­to pre­sen­ta­do el pa­sa­do 11 oc­tu­bre en la Au­dien­cia Na­cio­nal, Po­de­mos so­li­ci­tó al juez que in­ves­ti­ga­se si en­tre la do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da en el ca­so Vi­lla­re­jo cons­ta tam­bién la au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia otor­ga­da al con­fi­den­te Arias, fir­ma­da por Fran­cis­co Mar­tí­nez y dos res­pon­sa­bles de la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Ex­tran­je­ría. Ade­más, pe­día que se ave­ri­gua­se si los in­ves­ti­ga­do­res ha­bían ha­lla­do la su­pues­ta do­cu­men­ta­ción de los ser­vi­cios se­cre­tos cu­ba­nos y el Go­bierno ve­ne­zo­lano apor­ta­dos por el con­fi­den­te. Se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas, el en­ton­ces juez ins­truc­tor, Die­go de Egea, au­to­ri­zó la prác­ti­ca de es­tas di­li­gen­cias días des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.