Fa­mi­lias par­ti­das a las puer­tas de Eu­ro­pa

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Si Me­li­lla es la puer­ta de Eu­ro­pa, Na­dor es su tras­tien­da. La fron­te­ra de Be­ni En­sar es un her­vi­de­ro de re­fu­gia­dos, mu­chos re­gis­tra­dos por ACNUR en Ma­rrue­cos. La ma­yo­ría no quie­re que­dar­se allí y es­pe­ran su opor­tu­ni­dad pa­ra co­lar­se o re­ci­bir la lla­ma­da del ha­rra­ga, el con­tra­ban­dis­ta con los con­tac­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer­les cru­zar.

“Yo me arries­go a 10 años de cár­cel por ca­da uno [que in­ten­to pa­sar]”, se jus­ti­fi­ca Fai­sal, nom­bre fic­ti­cio de uno de los cha­va­les de la fron­te­ra que ha pa­sa­do del trá­fi­co de al­cohol al de per­so­nas. La ley ma­rro­quí cas­ti­ga el trá­fi­co de per­so­nas con pe­nas de has­ta seis me­ses de pri­sión o más de una dé­ca­da pa­ra re­in­ci­den­tes y or­ga­ni­za­cio­nes.

Las ta­ri­fas de Fai­sal son al­tas por­que tie­ne bue­nos con­tac­tos en la po­li­cía: unos 700 eu­ros por de­jar que las “pie­zas”, pa­sen la no­che a la in­tem­pe­rie a la es­pe­ra del cam­bio de turno; 1.000 eu­ros por co­lar a un ni­ño. “Hay fa­mi­lias de si­rios o pa­les­ti­nos que pa­gan 10.000 por en­trar to­dos jun­tos [a Me­li­lla] y que no se que­de ni el ma­ri­do ni na­die fue­ra”, ase­gu­ra. Una cuar­ta par­te de ese di­ne­ro es pa­ra la mor­di­da del agen­te de turno.

Su­ria, que lle­va el nom­bre de su país, es­tá con­si­guien­do reuni­fi­car a los su­yos go­ta a go­ta en Me­li­lla. Ella cru­zó con su be­bé de año y me­dio por 2.000 eu­ros; su otro hi­jo, de diez, en­tró des­pués, pe­ro aún le que­dan dos ni­ñas y otro pe­que­ño en Ma­rrue­cos. “Yo no quie­ro ir­me de aquí has­ta que lle­gue mi fa­mi­lia”, di­ce res­pec­to a un po­si­ble tras­la­do a la Pe­nín­su­la des­de el sa­tu­ra­do cen­tro me­li­llen­se, “si me dan sa­li­da, no me voy, ¿có­mo iba a de­jar a mi ma­ri­do y mis hi­jos?”.

A un mun­do de dis­tan­cia, Bah­yat to­ma la pa­la­bra a su es­po­sa. “Mi mu­jer en­tró pri­me­ro pa­ra lue­go po­der me­ter a los ni­ños”, ex­pli­ca el ma­ri­do de Su­ria, “des­pués iría yo, pe­ro no los de­ja­ron cru­zar”. Él se que­dó, jun­to a los res­tos de otras fa­mi­lias par­ti­das, en Na­dor, don­de ha al­qui­la­do un cuar­tu­cho con co­ci­na y ba­ño en el que vi­ve con sus dos hi­jas de 16 y 13 años y con un ni­ño de sie­te. Con ellos vi­ven tam­bién su her­mano y el hi­jo de es­te. To­do en el edi­fi­cio re­cuer­da a un al­ma­cén: la luz fluo­res­cen­te, las puer­tas me­tá­li­cas, los fu­to­nes por los sue­los... An­tes de mu­dar­se, la pro­le iba al co­le­gio en Ca­sa­blan­ca. “Aho­ra no van a cla­se”, ad­mi­te, “te­ne­mos que es­tar pen­dien­tes de cuán­do po­de­mos cru­zar la fron­te­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.