La eco­lo­gis­ta que se­ña­la un cam­bio de ma­rea en Es­lo­va­quia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un país en­fa­da­do con sus po­lí­ti­cos. Has­tia­do por los ca­sos de co­rrup­ción. Muy in­dig­na­do por el ase­si­na­to de un pe­rio­dis­ta que in­ves­ti­ga­ba las cloa­cas de su Es­ta­do en un cri­men sin re­sol­ver. Una muer­te que el año pa­sa­do con­mo­cio­nó Es­lo­va­quia y que ori­gi­nó una olea­da de pro­tes­tas que no se veían des­de el fin del co­mu­nis­mo. En un país que pi­de a gri­tos un cam­bio, Zu­za­na Capu­tova ha si­do la po­lí­ti­ca que me­jor ha ca­na­li­za­do ese des­con­ten­to.

Es­ta abo­ga­da de 45 años, fer­vien­te­men­te li­be­ral y eu­ro­peís­ta, sin ex­pe­rien­cia de Go­bierno, irrum­pió en la es­ce­na po­lí­ti­ca en 2017. El 16 de mar­zo ga­nó la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con ca­si el 40,5% de los vo­tos. Si las en­cues­tas no fa­llan (la dan por ven­ce­do­ra con más del 60% del es­cru­ti­nio), hoy po­dría con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer en ocu­par la je­fa­tu­ra de Es­ta­do del país cen­troeu­ro­peo. “Par­te de su éxi­to ra­di­ca en su men­sa­je con­ci­lia­dor. Se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca”, ex­pli­ca Vie­ra Zú­bo­ro­vá, in­ves­ti­ga­do­ra del think tank Bra­tis­la­va Po­licy Ins­ti­tu­te. En un país con una so­cie­dad con­ser­va­do­ra y ca­tó­li­ca, Capu­tova tam­bién se ha atre­vi­do a ha­blar de los de­re­chos del co­lec­ti­vo LGBT y la adop­ción de las pa­re­jas del mis­mo se­xo.

Al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan que su vic­to­ria se­ría un so­plo de ai­re fres­co, más mo­derno y eu­ro­peís­ta, que po­dría in­fluir en los con­ser­va­do­res paí­ses del gru­po de Vi­se­gra­do (in­te­gra­do por Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca, Es­lo­va­quia y Po­lo­nia).

Pe­ro el fe­nó­meno Capu­tova se ex­pli­ca, so­bre to­do, por su dis­cur­so con­tra la co­rrup­ción y la ira de los es­lo­va­cos tras el ase­si­na­to de Jan Ku­ciak, un reportero que in­ves­ti­ga­ba la su­pues­ta ac­ti­vi­dad cri­mi­nal en­tre miem­bros de la éli­te po­lí­ti­ca y la ‘Ndrang­he­ta ca­la­bre­sa. Ku­ciak, de 27 años, y su no­via, Mar­ti­na Kus­ni­ro­va, fue­ron en­con­tra­dos muer­tos en su pi­so. La pu­bli­ca­ción pós­tu­ma de su in­ves­ti­ga­ción acen­tuó el en­fa­do ciu­da­dano y pro­vo­có la di­mi­sión del pri­mer mi­nis­tro Ro­bert Fi­co.

“Es­lo­va­quia mues­tra sig­nos de ser un Es­ta­do cap­tu­ra­do, pa­re­ce que el po­der no lo ejer­cen los ele­gi­dos, sino aque­llos que mue­ven las cuer­das por de­trás”, de­cla­ró Capu­tova a la agen­cia Reuters. La can­di­da­ta ha pro­me­ti­do que im­par­ti­rá jus­ti­cia en un men­sa­je que al­gu­nos han ca­li­fi­ca­do co­mo po­pu­lis­ta. Aun­que las fun­cio­nes de la je­fa­tu­ra de Es­ta­do son li­mi­ta­das, el pre­si­den­te (o pre­si­den­ta) de la Re­pú­bli­ca ra­ti­fi­ca los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, nom­bra a los más al­tos ma­gis­tra­dos, es co­man­dan­te je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das y tie­ne de­re­cho a ve­to.

“En es­te mo­men­to, hay un sen­ti­mien­to an­ti­sis­te­ma muy fuer­te en la so­cie­dad es­lo­va­ca”, ex­pli­ca Mi­lan Nic, ana­lis­ta del Con­se­jo Ale­mán de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. “Esa es su ma­yor for­ta­le­za”. Has­ta aho­ra, Capu­tova no ha for­ma­do par­te de la éli­te po­lí­ti­ca. Es vi­ce­pre­si­den­ta de un par­ti­do (Pro­gres­si­ve Slo­va­kia) fun­da­do ha­ce dos años. Una for­ma­ción que se pre­sen­ta co­mo una al­ter­na­ti­va a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Y que se ha be­ne­fi­cia­do del des­gas­te de los so­cial­de­mó­cra­tas Smer, que lle­van una dé­ca­da go­ber­nan­do es­te país de más de cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con un só­li­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Has­ta 2017, Capu­tova era una abo­ga­da di­vor­cia­da que vi­vía con sus dos hi­jas en Pe­zi­nok, una lo­ca­li­dad cer­ca de la ca­pi­tal, Bra­tis­la­va. Allí es­muy co­no­ci­da por ha­ber plei­tea­do por el cie­rre de un ver­te­de­ro ile­gal. Al fi­nal, en 2013, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­lo­va­quia le dio la ra­zón. Su ac­ti­vis­mo eco­ló­gi­co le va­lió el pres­ti­gio­so pre­mio Gold­man En­vi­ron­men­tal Pri­ze en 2016 (y el apo­do de la Erin Broc­ko­vich de Es­lo­va­quia). Hoy po­dría ga­nar la ba­ta­lla pre­si­den­cial. Sus de­trac­to­res le echan en ca­ra su inex­pe­rien­cia de Go­bierno y su des­co­no­ci­mien­to en po­lí­ti­ca ex­te­rior. Su ri­val es el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ma­ros Sef­co­vic, que con­cu­rre co­mo in­de­pen­dien­te, pe­ro que cuen­ta con el apo­yo de los so­cial­de­mó­cra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.