Las pro­tes­tas ma­si­vas en Ar­ge­lia exi­gen aho­ra la mar­cha del je­fe del Ejér­ci­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El Pa­pa Fran­cis­co vi­si­ta­rá hoy y ma­ña­na Ma­rrue­cos con la vis­ta pues­ta en el pro­ble­ma de la mi­gra­ción. Se tra­ta de la se­gun­da vi­si­ta que em­pren­de un je­fe de Es­ta­do del Va­ti­cano a es­te país de con­fe­sión mu­sul­ma­na don­de el rey, Moha­med VI, es co­men­da­dor de los cre­yen­tes, má­xi­ma au­to­ri­dad es­pi­ri­tual de su pue­blo. La pri­me­ra vi­si­ta fue la de Juan Pa­blo II, en 1985, ba­jo el rei­na­do de Has­san II (1961-1999).

El Pa­pa tie­ne pre­vis­to lle­gar a Ra­bat hoy a las dos de la tar­de y se mar­cha­rá ma­ña­na por la tar­de, des­pués de ce­le­brar una­mi­sa en el po­li­de­por­ti­vo Mu­lay Ab­de­lá, si­tua­do en las afue­ras de la ca­pi­tal y con afo­ro pa­ra 10.000 per­so­nas. El Pon­tí­fi­ce se­rá re­ci­bi­do por el rey en la ex­pla­na­da de la Tour Has­san, don­de se en­cuen­tran en­te­rra­dos los an­ces­tros del mo­nar­ca. Des­pués, Fran­cis­co vi­si­ta­rá el cen­tro de Cá­ri­tas don­de le es­pe­ran de­ce­nas de mi­gran­tes. Ma­ña­na vi­si­ta­rá una re­si­den­cia de mon­jas es­pa­ño­las en Te­ma­ra, en las afue­ras de Ra­bat, que atien­den las ne­ce­si­da­des de los más po­bres en la zo­na.

En Ma­rrue­cos hay dos ar­zo­bis­pa­dos, en Ra­bat y Tán­ger, y unos 30.000 cre­yen­tes ca­tó­li­cos, la ma­yo­ría sub­saha­ria­nos.

Tam­bién hay ma­rro­quíes con­ver­sos al cris­tia­nis­mo que re­cla­man que la ley les per­mi­ta pro­fe­sar su fe en pú­bli­co y no a es­co­nEl pre­si­den­te ar­ge­lino, Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, sue­le ser re­pre­sen­ta­do en los ac­tos ofi­cia­les con un cua­dro de su re­tra­to ofi­cial. Así ha ve­ni­do sien­do des­de que su­frie­ra un in­far­to ce­re­bral en 2013. La es­ce­na al­can­zó su pa­ro­xis­mo su­rrea­lis­ta el 9 de fe­bre­ro, cuan­do los di­ri­gen­tes del Fren­te de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FLN), anun­cia­ron que Bu­te­fli­ka se­ría su can­di­da­to pa­ra las pre­si­den­cia­les. Sus fie­les le ho­me­na­jea­ron con un cua­dro que so­lo pu­die­ron “en­tre­gar” al man­da­ta­rio po­nién­do­lo de­lan­te de su pro­pio re­tra­to.

La ima­gen de Bu­te­fli­ka se ha po­di­do sos­te­ner gra­cias a la unión de un po­der pro­fun­do que ha sa­bi­do man­te­ner­se más o me­nos uni­do en los úl­ti­mos 20 años. Pe­ro de ese sos­tén el pa­sa­do mar­tes se des­col­gó el cla­vo del je­fe del Ejér­ci­to, Ah­med Gaid Sa­lah, cuan­do pi­dió la in­ha­bi­li­ta­ción de Bu­te­fli­ka. Des­pués lo hi­zo el Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal De­mo­crá­ti­co (RND), prin­ci­pal so­cio del FLN en la coa­li­ción de Go­bierno. En­se­gui­da la re­cla­mó tam­bién la Unión Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res (UGTA), ór­gano sin­di­cal del ré­gi­men. Y es­te jue­ves di­mi­tió el je­fe de la pa­tro­nal, Alí Haddad (FCE), hom­bre muy pró­xi­mo a Bu­te­fli­ka, la ca­ra más vi­si­ble de la oli­gar­quía fi­nan­cie­ra que ha pros­pe­ra­do gra­cias al di­ne­ro del Es­ta­do.

Y a pe­sar de to­do, el cua­dro de Bu­te­fli­ka si­gue ahí, pre­si­dien­do las ins­tan­cias ofi­cia­les en re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do ar­ge­lino. El FLN aún no ha des­col­ga­do el cla­vo de su apo­yo, no ha pe­di­do de for­ma ofi­cial la in­ha­bi­li­ta­ción. Pe­ro la so­cie­dad ci­vil da por des­con­ta­do que an­tes del 28 de abril, cuan­do ex­pi­ra for­mal­men­te su cuar­to man­da­to, Bu­te­fli­ka de­ja­rá de ser pre­si­den­te. di­das, ya que el Có­di­go Pe­nal no cas­ti­ga la apos­ta­sía, pe­ro sí el pro­se­li­tis­mo. En cual­quier ca­so, esos ma­rro­quíes cris­tia­nos no son ca­tó­li­cos. El ar­zo­bis­po de Ra­bat, el es­pa­ñol Cris­tó­bal López, ex­pre­só su “dis­gus­to” por­que esos gru­pos “utilicen la vi­si­ta del Pa­pa pa­ra fi­nes pro­pios, por más le­gí­ti­mos que pue­dan ser”.

El ar­zo­bis­po de Tán­ger, San­tia­go Agre­lo, cree que la vi­si­ta ser­vi­rá pa­ra re­for­zar “la re­la­ción cor­dial” en­tre la Igle­sia y el mun­do mu­sul­mán. “Don­de yo ten­go más preo­cu­pa­ción”, se­ña­ló, “es en el pro­ble­ma de la emi­gra­ción. Yo sé que el Pa­pa ten­drá una pa­la­bra pa­ra los emi­gran­tes y esa pa­la­bra, con la au­to­ri­dad que tie­ne Su Santidad, se­rá im­por­tan­te. Pe­ro in­tu­yo que las po­lí­ti­cas no van a cam­biar el rum­bo por lo que di­ga el Pa­pa. Así que sien­to por un la­do ale­gría por el men­sa­je que trae­rá el Pa­pa; y tam­bién sien­to tris­te­za por­que me te­mo que ese men­sa­je no va a ser es­cu­cha­do”.

En es­te asun­to, el ar­zo­bis­po de Ra­bat aña­de ade­más un men­sa­je a los fie­les de fue­ra de Ma­rrue­cos. “Me sien­to más en li­ber­tad pa­ra cri­ti­car la po­lí­ti­ca de mi país, Es­pa­ña, o de mi con­ti­nen­te de ori­gen, Eu­ro­pa”. López re­co­no­ce sen­tir ver­güen­za an­te los cris­tia­nos que van a mi­sa “y que cie­rran su co­ra­zón por sis­te­ma a per­so­nas que emi­gran”. “No di­go yo que no exi­jan un or­den, una re­gu­la­ción. Pe­ro que di­gan que ‘a es­ta gen­te hay que echar­los a su pa­tria’ y que ol­vi­den que he­mos si­do to­dos más o me­nos emi­gran­tes. Es una gran pe­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.