Ale­ma­nia pro­lon­ga seis me­ses el em­bar­go de ar­mas a Riad

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mi­llo­nes en jue­go

Los par­ti­dos de la coa­li­ción de Go­bierno ale­ma­na han lle­ga­do a un acuer­do pa­ra pro­lon­gar otros seis me­ses el em­bar­go de ar­mas a Arabia Saudí. Es­te fin de se­ma­na ex­pi­ra­ba el pla­zo pa­ra que Ber­lín de­ci­die­ra si si­gue ade­lan­te con la mo­ra­to­ria im­pues­ta tras el bru­tal ase­si­na­to del di­si­den­te Ja­mal Khas­hog­gi el pa­sa­do oc­tu­bre en la em­ba­ja­da saudí en Es­tam­bul. Du­ran­te los pró­xi­mos seis me­ses, el Go­bierno no apro­ba­rá nin­gún nue­vo con­tra­to, in­for­mó el por­ta­voz de la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel. El ve­to ale­mán a Riad ha pro­vo­ca­do enér­gi­cas pro­tes­tas en la UE, don­de paí­ses co­mo Fran­cia o el Reino Uni­do han acu­sa­do a Ber­lín de ac­tuar por li­bre y de po­ner en pe­li­gro las in­ver­sio­nes de otros Es­ta­dos miem­bros.

El pac­to al­can­za­do tras va­rios días de di­vi­sión y po­lé­mi­ca su­po­ne un triun­fo pa­ra los so­cial­de­mó­cra­tas, que se opo­nen a la ex­por­ta­ción de ar­ma­men­to a Riad, al mar­gen de las pre­sio­nes eu­ro­peas. Pe­ro el acuer­do es a la vez una obra de in­ge­nie­ría di­plo­má­ti­ca, di­ri­gi­da tam­bién a cal­mar a los alia­dos eu­ro­peos. Es un ejer­ci­cio de equi­li­bris­mo con el que Ber­lín tra­ta de res­pe­tar las con­si­de­ra­cio­nes mo­ra­les y de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos ale­ma­nas, sin agrie­tar más la mal­tre­cha uni­dad eu­ro­pea. El Eje­cu­ti­vo in­di­có que pa­ra el ca­so de las par­ti­das con­jun­tas eu­ro­peas ya exis­ten­tes, se pro­lon­ga­rán las au­to­ri­za­cio­nes en cur­so siem­pre que los Es­ta­dos se com­pro­me­tan a no en­tre­gar mer­can­cía ya ter­mi­na­da a Arabia Saudí ni a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos por lo me­nos has­ta di­ciem­bre de es­te año. Pi­den tam­bién que los eu­ro­peos exi­jan a Riad que ga­ran­ti­ce que nin­gu­na en­tre­ga de ar­mas aca­be sien­do uti­li­za­da en la gue­rra de Ye­men. La par­ti­ci­pa­ción de Riad en ese con­flic­to es, jun­to al ase­si­na­to de Khas­hog­gi, la ra­zón por la que Ber­lín ha de­ci­di­do no reanu­dar la ven­ta de ar­ma­men­to.

Los eu­ro­peos ar­gu­men­tan que hay mi­les de mi­llo­nes de eu­ros en jue­go, in­clui­da la ven­ta de 48 Eu­ro­figh­ters Typ­hoon. La em­ba­ja­do­ra fran­ce­sa en Ber­lín, An­ne-Marie Des­co­tes, ha si­do la úl­ti­ma en ver­ba­li­zar el ma­les­tar. “Es­ta si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble”, ha es­cri­to en un do­cu­men­to pu­bli­ca­do en la gu­ber­na­men­tal Aca­de­mia Fe­de­ral pa­ra la Po­lí­ti­ca de Se­gu­ri­dad. “Las ex­por­ta­cio­nes ba­sa­das en re­glas cla­ras y pre­de­ci­bles son un re­qui­si­to esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la in­dus­tria eu­ro­pea de De­fen­sa”, ar­gu­men­tó. La fe­de­ra­ción ale­ma­na de In­dus­tria ha ma­ni­fes­ta­do si­mi­lar preo­cu­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.