La fá­bu­la de la ci­ga­rra y la hor­mi­ga

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a ci­ga­rra gas­ta­ba sin ta­sa y sin pen­sar en el fu­tu­ro; la hor­mi­ga con­su­mía, pe­ro al tiem­po aho­rra­ba. Así nos lo en­se­ñó la fá­bu­la de La Fon­tai­ne, esa gran lec­ción de eco­no­mía.

Ha­ce días, es­te dia­rio aler­ta­ba de que los par­ti­dos —pre­sos en el exa­brup­to— rehuían el de­ba­te eco­nó­mi­co pro­pio de la pre­cam­pa­ña. Gra­ve error, aun­que po­co a po­co pa­re­ce que al­guno em­pie­za a sub­sa­nar­lo.

Se­ría ga­rra­fal no aca­bar de co­rre­gir el ti­ro. Pues aún es­ta­mos a tiem­po de acla­rar qué de­be ha­cer la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra.

So­bre to­do, có­mo hay que “apro­ve­char el ac­tual mo­men­to cí­cli­co, to­da­vía fa­vo­ra­ble, pa­ra crear már­ge­nes de ac­tua­ción pre­su­pues­ta­ria an­te fu­tu­ras re­ce­sio­nes”. Así co­mo ha­cer “re­for­mas” y cul­mi­nar la me­jo­ra de la ban­ca. Lo sos­tie­ne el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Pa­blo Hernández de Cos (Trans­for­ma­ción y re­tos de la eco­no­mía es­pa­ño­la, 15-1-2019).

Fren­te al ca­tas­tro­fis­mo, Cos des­ta­có en ese tex­to los avan­ces re­gis­tra­dos des­de la Gran Re­ce­sión: el des­en­deu­da­mien­to em­pre­sa­rial y fa­mi­liar; la me­jo­ra de los ac­ti­vos ban­ca­rios (ya hay res­pues­ta pa­ra el tra­ba­len­guas del des­en­la­dri­llar); el es­pec­ta­cu­lar vuel­co de la ba­lan­za ex­te­rior, de ar­chi­de­fi­ci­ta­ria a su­per­avi­ta­ria; la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía; la com­pe­ti­ti­vi­dad, la in­ver­sión en equi­po...

Pe­ro tam­bién aler­ta­ba del des­equi­li­brio de las cuen­tas pú­bli­cas, los pro­ble­mas de la pro­duc­ti­vi­dad o la per­ma­nen­cia de ac­ti­vos feos en la ban­ca. “Es im­por­tan­te pre­pa­rar­nos pa­ra lo que pue­da ve­nir”, reite­ra­ba el do­min­go (EL PAÍS, 17-3-2019).

Aten­ción. El jo­ven (pe­ro in­ter­na­cio­nal­men­te res­pe­ta­do) go­ber­na­dor no pro­pug­na ta­xa­ti­va­men­te un ses­go de­ter­mi­na­do —aus­te­ri­ta­rio o ex­pan­si­vo— a la po­lí­ti­ca fis­cal con­cre­ta del in­me­dia­to fu­tu­ro. Se­ña­la los pro­ble­mas: des­bor­da­mien­to de la fac­tu­ra en pen­sio­nes, cre­cien­te gas­to sa­ni­ta­rio, ur­gen­cia de ac­ti­var las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo, esa ce­ni­cien­ta.

Son car­gas aña­di­das que re­que­ri­rán “me­di­das adi­cio­na­les”, del “la­do de los in­gre­sos o de los gas­tos” (qui­zá de am­bos), que las “com­pen­sen”, ra­dio­gra­fía.

Y esa es una op­ción a gus­to del vo­tan­te. El PSOE ya ha apun­ta­do que pa­ra su pro­gra­ma so­cial ha­bría que acer­car­se sua­ve­men­te a la pre­sión fis­cal me­dia eu­ro­pea (¡aún 6,9 pun­tos su­pe­rior a la es­pa­ño­la!).

El PP, pre­di­có el lu­nes Pa­blo Ca­sa­do, ba­ja­ría el as­té­ni­co im­pues­to de so­cie­da­des y su­pri­mi­ría su­ce­sio­nes y pa­tri­mo­nio, ese es­que­ma en el que fra­ca­só Ro­nald Rea­gan. Y los ul­tras bus­can “aban­do­nar el ab­sur­do [¡!] prin­ci­pio de la pro­gre­si­vi­dad”. Lo que vio­la fron­tal­men­te la Cons­ti­tu­ción. Lean su ar­tícu­lo 31.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.