Vi­vir en Ma­drid ro­dea­do de ca­si un 90% de tu­ris­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Da­niel Za­mo­rano creó un es­pa­cio ideal pa­ra de­jar vo­lar su ima­gi­na­ción de di­se­ña­dor. Un lu­gar zen, or­de­na­do, lleno de post-it con men­sa­jes tras­cen­den­ta­les, en el que de­bía bro­tar la crea­ti­vi­dad y el in­ge­nio que le di­fe­ren­cia­ra en un mun­do la­bo­ral sal­va­je. La reali­dad es que aca­bó vi­vien­do en­tre ma­le­tas, ex­tra­ños y ca­ma­re­ras de pi­so. Un fo­ras­te­ro en su pro­pio ho­gar.

Za­mo­rano vi­ve en el ba­jo de un edi­fi­cio del cen­tro de Ma­drid des­ti­na­do ca­si ín­te­gra­men­te al al­qui­ler tu­rís­ti­co. El su­yo y otros dos más —un ju­bi­la­do con ren­ta an­ti­gua y la ma­dre de un be­bé— son los úni­cos pi­sos de vi­vien­das de un to­tal de 15. Ca­da uno a su ma­ne­ra, han re­sis­ti­do a una hor­da de tu­ris­tas que a ve­ces lle­ga­ban de fies­ta cuan­do ellos se aca­ba­ban de le­van­tar en la ca­lle de la En­co­mien­da.

Los diez edi­fi­cios de Ma­drid con ma­yor por­cen­ta­je de vi­vien­das de uso tu­rís­ti­co se en­cuen­tran en un ra­dio de cin­co ki­ló­me­tros, en los ba­rrios de Jus­ti­cia, Em­ba­ja­do­res, Ma­la­sa­ña y Pa­la­cio, de acuer­do con los da­tos que ma­ne­ja el Ayun­ta­mien­to. EL PAÍS los vi­si­tó ayer pa­ra com­pro­bar la si­tua­ción de los po­cos ve­ci­nos que re­sis­ten.

A me­nu­do, los po­cos re­si­den­tes que que­dan en es­tos lu­ga­res tu­vie­ron la sen­sa­ción de que el cen­tro ya no era un lu­gar pa­ra ellos, que se ha­bía con­ver­ti­do en un lu­gar de vi­si­ta, don­de se vie­ne y se va y no ne­ce­sa­ria­men­te se vi­ve. La ten­ta­ción de aban­do­nar­lo fue fuer­te. La apro­ba­ción del Plan Es­pe­cial de re­gu­la­ción de las vi­vien­das tu­rís­ti­cas del Ayun­ta­mien­to, con el que se po­drían ce­rrar más de 10.000 pi­sos des­ti­na­dos a es­ta ac­ti­vi­dad, abre pa­ra ellos un nue­vo es­ce­na­rio.

El di­se­ña­dor lle­va vi­vien­do tres años en es­te es­pa­cio. El 86% del edi­fi­cio es­tá des­ti­na­do a fi­nes tu­rís­ti­cos. Du­ran­te la úl­ti­ma re­no­va­ción de con­tra­to te­nía mie­do a que el pro­pie­ta­rio lo pu­sie­ra en la ca­lle: “Ga­na más di­ne­ro en un fin de se­ma­na con tu­ris­tas que en un mes con­mi­go”. No ocu­rrió por­que en­con­tró la com­pren­sión del due­ño. Des­co­no­ce el nue­vo re­gla­men­to —pen­dien­te de pu­bli­car­se ofi­cial­men­te— pe­ro tie­ne la sen­sa­ción de que se tra­ta de un so­plo de es­pe­ran­za.

El ca­so de Ana González re­sul­ta ex­tra­or­di­na­rio. La ju­bi­la­da vuel­ve a ca­sa des­pués de ha­cer yo­ga pe­ro la paz in­te­rior se le quie­bra en cuan­to le ha­blan de sus ve­ci­nos fan­tas­ma en la ca­lle de la Flor Al­ta. Es de las úl­ti­mas in­qui­li­nas de un edi­fi­cio del ba­rrio de Ma­la­sa­ña (90% de ocu­pa­ción tu­rís­ti­ca). Su apar­ta­men­to, de ren­ta an­ti­gua, es la ex­cep­ción al tu­ris­mo. Ha­ce un año so­lo ha­bía 14 de los 31 dis­po­ni­bles pa­ra vi­si­tan­tes pe­ro a po­co la em­pre­sa ex­plo­ta­do­ra se ha ido ha­cien­do con las lla­ves de to­dos los in­mue­bles. Pa­ra ella, fue em­pe­zar a vi­vir en un ho­tel pi­ra­ta. “Lo ha­bía di­cho ya. Amí aquí so­lo­me sa­can si me mue­ro o si me to­ca la lo­te­ría”, se sin­ce­ra González, lo­te­ra en Gran Vía du­ran­te 44 años.

La fal­ta de tran­qui­li­dad que sien­ten los úl­ti­mos re­si­den­tes ro­dea­dos de ex­tra­ños no es lo que más in­quie­ta a Marcos Mas, de 48 años y ve­cino en la ca­lle de Don Pe­dro (81,82% de pi­sos tu­rís­ti­cos). En só­lo me­dia ho­ra, en­tran en él 15 jó­ve­nes tu­ris­tas car­ga­das de bo­te­llas de re­fres­co y al­cohol. “Las dos o tres fies­tas se­ma­na­les que mon­tan en una te­rra­za que ten­go de­ba­jo son to­do el rui­do del edi­fi­cio”, cuen­ta. Mas, guio­nis­ta de te­le­vi­sión, re­co­no­ce en­tre ri­sas que to­ca sin pu­dor la gui­ta­rra, por­que nun­ca se que­jan dos ve­ces el mis­mo ve­cino: “Es uno de los pros”.

Los per­ju­di­ca­dos por la ley que es­tá por ve­nir son los due­ños de los edi­fi­cios y las ex­plo­ta­do­ras que al­qui­lan los pi­sos a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Airbnb. Ros­sa­na Quintero es­tu­dió in­ge­nie­ría in­dus­trial en Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la). Di­ce que en­tre las dos man­tie­nen a sus pa­dres con su em­pre­sa Stay In Spain. Su em­pre­sa tie­ne ocu­pa­dos 8 de los 15 pi­sos de la ca­lle de la En­co­mien­da, en la que vi­ve Zamora. “Tra­ta­mos siem­pre de ha­cer­lo de la ma­ne­ra le­gal”, sos­tie­ne Da­ya­na. “Di­mos con es­te edi­fi­cio que la cons­truc­to­ra es­ta­ba bus­can­do al­qui­lar, em­pe­za­mos con tres y siem­pre de­cía­mos que que­ría­mos se­guir cre­cien­do. En­ton­ces de­ci­di­mos ocu­par los pi­sos de la gen­te que se iba yen­do”.

El pro­pie­ta­rio del edi­fi­cio de la ca­lle de Don Pe­dro, no es­tá preo­cu­pa­do an­te la re­gu­la­ción. De los 11 pi­sos del in­mue­ble, 9 es­tán de­di­ca­dos al al­qui­ler tu­rís­ti­co. Los ex­plo­ta la em­pre­sa Sweet Inn, que acu­mu­la muy bue­nas crí­ti­cas en pá­gi­nas co­mo Boo­king. “De to­dos­mo­dos si se aprue­ba la re­gu­la­ción, las aso­cia­cio­nes de pro­pie­ta­rios la re­cu­rri­rán y pue­de que se pa­ra­li­za. Des­pués, quién sa­be, qui­zá ni si­ga ya Car­me­na de al­cal­de­sa”, ex­pli­ca, con la vis­ta pues­ta en las elec­cio­nes de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.