Los res­col­dos del ISIS si­guen la­ten­tes en el nor­te de Si­ria

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apoyo de las tri­bus

Sie­te mi­li­cia­nos con los ros­tros cu­bier­tos por pa­sa­mon­ta­ñas, ar­ma­dos con ka­lásh­ni­kov y una ame­tra­lla­do­ra en la par­te tra­se­ra del vehícu­lo es la es­col­ta que el ofi­cial a car­go de la ba­se mi­li­tar de los Asa­yish, fuer­zas de se­gu­ri­dad kur­das, con­si­de­ra ne­ce­sa­ria pa­ra acom­pa­ñar a la pe­rio­dis­ta al po­bla­do de Bu­say­rah, li­be­ra­do del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés) ha­ce 16 me­ses, en la pri­me­ra in­cur­sión de un me­dio de co­mu­ni­ca­ción por sus ca­lles.

“La mi­tad de los 15.000 ha­bi­tan­tes de es­te pue­blo son del ISIS y és­te es el ni­do más im­por­tan­te de cé­lu­las dur­mien­tes en la re­gión que a dia­rio ata­can nues­tras pa­tru­llas”, apos­ti­lla el ofi­cial. El úl­ti­mo aten­ta­do se pro­du­cía po­co an­tes, cuan­do un co­che bom­ba em­bes­tía con­tra un con­voy de las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias (FDS), mi­li­cias kur­do ára­bes alia­das de la coa­li­ción, ma­tan­do a un uni­for­ma­do e hi­rien­do a tres, se­gún fuen­tes de las FDS. “El ISIS no es­tá aca­ba­do”, ad­mi­ten los com­ba­tien­tes en­mas­ca­ra­dos. Es­ta­dos Uni­dos y las FDS pro­cla­ma­ron vic­to­ria ha­ce una se­ma­na tras to­mar el con­trol de Ba­guz, a 100 ki­ló­me­tros al sur de Bu­say­rah y úl­ti­mo re­duc­to yiha­dis­ta en el no­res­te de Si­ria.

Avan­za­mos a to­da ve­lo­ci­dad por las ca­lles de Bu­say­rah don­de las mu­je­res ca­mi­nan cu­bier­tas por ne­gras aba­yas y ve­los in­te­gra­les y ellos con­du­cen mo­to­ci­cle­tas en­fun­da­dos en an­chas cha­que­tas y con los ros­tros cu­bier­tos por bu­fan­das. “El Es­ta­do Is­lá­mi­co no es lo que con­táis en los me­dios, aquí mu­chas tri­bus se su­ma­ron a él”, res­pon­de un hom­bre que rehú­sa dar su nom­bre en un ci­ber­ca­fé. En un am­bien­te en­ra­re­ci­do por la irrup­ción de los mi­li­cia­nos, una vein­te­na de clien­tes aban­do­na la sa­la mien­tras el res­to toman sus mó­vi­les pa­ra fo­to­gra­fiar a la ex­tran­je­ra y los ar­ma­dos. El ca­li­fa­to tam­po­co pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do en es­te pue­blo que ame­na­za con eri­gir­se en un nue­vo Ba­guz. “Te­ne­mos mie­do de los ex­plo­si­vos y de que se reanu­den los com­ba­tes”, la­men­ta Fá­ti­ma, en la trein­te­na y des­pla­za­da del sur. “Yo no sé na­da del ISIS ni de los kur­dos, soy anal­fa­be­ta y no en­tien­do muy bien”, res­pon­de su com­pa­ñe­ra de ca­mino que tam­bién lle­va el ros­tro cu­bier­to. Otro tran­seún­te se mues­tra abier­ta­men­te rea­cio a las mi­li­cias kur­das, que de­fi­ne co­mo “fuer­zas in­va­so­ras”. “De día no­so­tros des­ple­ga­mos los pues­tos de con­trol en las ca­rre­te­ras, pe­ro por las no­ches son los del Daesh [acró­ni­mo pe­yo­ra­ti­vo en ára­be pa­ra el ISIS] quie­nes nos dan el relevo”, bro­mea un mi­li­ciano de las FDS mien­tras ins­pec­cio­na un vehícu­lo en la lo­ca­li­dad de Mar­qa­dah, 70 ki­ló­me­tros al no­res­te de Bu­say­rah. El mo­dus ope­ran­di sue­le ser el mis­mo: “Ata­ques con co­che bom­ba o dos ti­pos a bor­do de una mo­to que abren fue­go”, re­ma­cha. Ra­zón por la que no po­cos con­duc­to­res que se ven obli­ga­dos a tran­si­tar por es­te tra­mo de pue­blos “sim­pa­ti­zan­tes con el ISIS y, sin em­bar­go, li­be­ra­dos” lo ha­cen a gran ve­lo­ci­dad, con la pis­to­la car­ga­da en el re­ga­zo. “Las cé­lu­las dur­mien­tes son el prin­ci­pal ries­go aho­ra”, ad­vier­ten los mi­li­ta­res kur­dos, ára­bes y de la coa­li­ción cu­yos sol­da­dos tam­bién han si­do gol­pea­dos por ata­ques.

Si­tua­da en la ri­be­ra orien­tal del Éu­fra­tes, Bu­say­rah es tie­rra de agri­cul­to­res adon­de han ido a pa­rar mi­les de des­pla­za­dos hu­yen­do de los com­ba­tes. Lo han he­cho an­te el avan­ce de las FDS ini­cial­men­te li­de­ra­das por mi­li­cias kur­das que han per­se­gui­do a los re­cal­ci­tran­tes yiha­dis­tas ex­tran­je­ros del ISIS has­ta arrin­co­nar­los en la fron­te­ra con Irak, do­mi­nio de las tri­bus ára­bes. “Si Tur­quía o el ré­gi­men si­rio abren un nue­vo fren­te, ten­dre­mos que man­dar nues­tros efec­ti­vos de­jan­do un va­cío de­trás muy fa­vo­ra­ble pa­ra que el Daesh re­to­me el te­rri­to­rio li­be­ra­do”, va­lo­ra en sus ofi­ci­nas un al­to car­go de la in­te­li­gen­cia kur­da. Una pos­tu­ra que ha lle­va­do a las FDS a in­cre­men­tar su cuo­ta de com­ba­tien­tes ára­bes pa­ra que sean es­tos quie­nes man­ten­gan las po­si­cio­nes an­te un eventual con­tra­ta­que del ISIS. “Los com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros es­tán en la cár­cel o ba­jo tie­rra pe­ro los si­rios que com­ba­tie­ron con el ISIS han si­do li­be­ra­dos ba­jo la pre­sión de sus lí­de­res tri­ba­les y más de mil han in­te­gra­do las FDS”, ex­pli­ca un ofi­cial kur­do.

En es­tas tie­rras son las tri­bus Age­dat y Ba­ga­ra quie­nes dic­tan las nor­mas. Ah­med es uno de los in­te­gran­tes de la es­col­ta y per­te­ne­ce a la tri­bu Age­dat, a la que acu­san de ha­ber da­do la bien­ve­ni­da al ISIS en el ve­rano de 2014 y fa­ci­li­tar su rá­pi­da ex­pan­sión. “En reali­dad la mi­tad de la tri­bu es­ta­ba a fa­vor y la otra mi­tad en con­tra. Pa­ra mu­chos el ISIS tra­jo for­tu­na y co­mer­cio, pe­ro a mí me en­car­ce­la­ron dos me­ses por ven­der co­mi­da du­ran­te ra­ma­dán”, re­la­ta.

De vuel­ta a la ba­se mi­li­tar pro­te­gi­da por mu­ros de hor­mi­gón, el jo­ven mi­li­ciano se des­pren­de del pa­sa­mon­ta­ñas an­tes de ir a vi­si­tar a su fa­mi­lia oriun­da de un po­bla­do co­lin­dan­te al de Bu­say­rah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.