La im­por­tan­cia de lla­mar­se Ke­vin (o Moham­med)

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Érase un país don­de las ni­ñas se lla­ma­ban Ma­rie y los ni­ños Jean. Hoy se lla­man Cindy y Ke­vin, o Moham­med. La Fran­cia de las Ma­rie, el nom­bre que re­ci­bía una de ca­da cin­co ni­ñas en 1900, ha de­ja­do pa­so a la de los nom­bres an­glo­sa­jo­nes —cer­ca de uno de ca­da diez— o a los nom­bres de ori­gen ara­be-mu­sul­mán que re­ci­ben ca­si uno de ca­da cin­co re­cién na­ci­dos.

Es­ta po­dría ser, muy re­su­mi­da, la his­to­ria de la ace­le­ra­da trans­for­ma­ción de la so­cie­dad fran­ce­sa tal co­mo la cuen­ta Jé­rô­me Four­quet en el re­cién pu­bli­ca­do L’ar­chi­pel fra­nçais. Nais­san­ce d’une nation mul­ti­ple et di­vi­sée (El ar­chi­pié­la­go fran­cés. Na­ci­mien­to de una na­ción múl­ti­ple y di­vi­di­da). La des­cris­tia­ni­za­ción, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, el in­di­vi­dua­lis­mo, o lo que Four­quet, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Opi­nión del ins­ti­tu­to Ifop, lla­ma la “se­ce­sión de las éli­tes” son al­gu­nos de los pro­ce­sos que, con abun­dan­cia de ma­pas, grá­fi­cos y ta­blas, le sir­ven pa­ra tra­zar un re­tra­to mi­cros­có­pi­co de la Fran­cia ac­tual.

“El nom­bre de pi­la es un for­mi­da­ble cap­ta­dor, por­que es­ta­ble­ce el víncu­lo en­tre la es­fe­ra in­di­vi­dual y la co­lec­ti­va, y ade­más arras­tra mu­chos sig­ni­fi­ca­dos”, di­ce Four­quet du­ran­te una en­tre­vis­ta. “No es anec­dó­ti­co dar­le un nom­bre al hi­jo. Hay efec­tos de mo­da, cla­ro, pe­ro re­ve­la mu­chas co­sas”. La res­pues­ta del Es­ta­do fran­cés a la re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos ha os­ci­la­do en­tre la in­hi­bi­ción y la mano du­ra. Pa­re­ce co­mo si, an­te un fe­nó­meno que ca­re­cía de an­te­ce­den­tes y en au­sen­cia de un ma­nual pa­ra ges­tio­nar

Los nom­bres Ke­vin o Cindy re­ve­lan to­do un mun­do. Pro­li­fe­ran en los años no­ven­ta, ins­pi­ra­dos por pe­lí­cu­las co­mo Bai­lan­do con lo­bos, pro­ta­go­ni­za­da por Ke­vin Cost­ner, o se­ries co­mo Sen­sa­ción de vi­vir. El fe­nó­meno coin­ci­de con la li­be­ra­li­za­ción de le­gis­la­ción so­bre los nom­bres de pi­la y la ten­den­cia a una ma­yor di­ver­si­dad ono­más­ti­ca co­mo for­ma de dis­tin­guir­se, de mar­car la in­di­vi­dua­li­dad. En to­tal, hay más de 160.000 Ke­vin ins­cri­tos en el re­gis­tro ci­vil, con un pi­co de 14.087 en 1991. Des­pués, la pro­por­ción de nom­bres an­glo­sa­jo­nes se ha es­ta­bi­li­za­do en un 8% del to­tal de na­ci­mien­tos anua­les. Aque­llos Ke­vin y aque­llas Cindy tie­nen hoy 25 años. Las Ma­rie ape­nas re­pre­sen­tan hoy un 0,3%.

His­tó­ri­ca­men­te, las cla­ses al­tas eran las que de­fi­nían los gus­tos. Los nom­bres que da­ban a sus hi­jos pos­te­rior­men­te eran adop­ta­dos por las cla­ses po­pu­la­res. Es­to se rompe en los años no­ven­ta. lo, las au­to­ri­da­des no aca­ba­ran de en­con­trar una res­pues­ta. El des­con­cier­to es vi­si­ble tan­to en la res­pues­ta po­lí­ti­ca co­mo pa­ra el man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co. Unas 2.000 per­so­nas han si­do con­de­na­das des­de el ini­cio en no­viem­bre de un mo­vi­mien­to Four­quet lo ve co­mo una evi­den­cia de la pér­di­da de po­der pres­crip­ti­vo de es­tas cla­ses do­mi­nan­tes y, a la vez, de una li­be­ra­ción de las cla­ses po­pu­la­res res­pec­to a los mo­de­los tra­di­cio­na­les. Lla­mar­se Ke­vin —co­mo es­tar ta­tua­do— es un mar­ca­dor de cla­se. Y geo­grá­fi­co. El ma­pa de los Ke­vin se con­cen­tra en las re­gio­nes in­dus­tria­mar­ca­do por la vio­len­cia, a ve­ces ex­tre­ma, de al­gu­nos de sus ele­men­tos. De esa ci­fra, 390 per­so­nas han ido a pri­sión.

Al­gu­nos días de ma­ni­fes­ta­ción da­ba la im­pre­sión de que los po­li­cías te­mie­sen en­trar en ac­ción pa­ra no agra­var los da­ños. Otros días las au­to­ri­da­des re­cu­rrían a me­di­das po­li­cia­les con­tun­den­tes, co­mo las ba­las de go­ma; o ju­di­cia­les, co­mo las de­ten­cio­nes ma­si­vas o las comparecencias rá­pi­das an­te los jue­ces. En to­tal, ha ha­bi­do en cua­tro me­ses 8.700 de­te­ni­dos, de los que 1.800 es­tán pen­dien­tes de jui­cio, se­gún anun­ció la se­ma­na pa­sa­da Ni­co­le Be­llou­bet, la mi­nis­tra fran­ce­sa de Jus­ti­cia.

Pa­ra abo­ga­dos y jue­ces ci­ta­dos por el dia­rio Le Mon­de, las ci­fras re­ve­lan un mal uso de la les del nor­te y el nor­des­te de Fran­cia, y tam­bién el seg­men­to orien­tal de la cos­ta me­di­te­rrá­nea. Muy pa­re­ci­do al del vo­to del Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal (RN), an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal, el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha. “Es­ta re­la­ti­va co­rres­pon­den­cia pue­de ex­pli­car­se en par­te por el arrai­go sig­ni­fi­ca­ti­vo del RN en­tre los obre­ros y los em­plea­dos, y no­ta­ble­men­te en los am­bien­tes más des­cris­tia­ni­za­dos y li­be­ra­dos de la in­fluen­cia cul­tu­ral pro­ce­den­te de las ca­te­go­rías so­cio­pro­fe­sio­na­les fa­vo­re­ci­das”, apun­ta el li­bro.

No es cau­sa­li­dad que al­gu­nos de los di­ri­gen­tes más des­ta­ca­dos de Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal se lla­men Stee­ve (Stee­ve Briois, al­cal­de de Hé­nin-Beau­mont) y Jor­dan (Jor­dan Bar­de­lla, ca­be­za de lis­ta pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas). El au­ge de es­te par­ti­do co­rres­pon­de con un pro­ce­so de dis­tan­cia­mien­to ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral de es­ta Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca res­pec­to a las éli­tes de las gran­des jus­ti­cia pa­ra man­te­ner el or­den pú­bli­co, co­mo si los jue­ces de­bie­ran su­plir las ca­ren­cias de la po­li­cía. Las con­de­nas han lle­ga­do has­ta los tres años y tres me­ses que re­ci­bió en fe­bre­ro un hom­bre de 43 años en Nor­man­día, por re­pe­ti­dos ac­tos de vio­len­cia con­tra la po­li­cía.

Ca­da fin de se­ma­na, des­de ha­ce cua­tro me­ses, los cha­le­cos ama­ri­llos pa­ra­li­zan el cen­tro de Pa­rís y otras ciu­da­des. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes no sue­len te­ner un iti­ne­ra­rio anun­cia­do de an­te­mano, ni un ho­ra­rio, ni un ser­vi­cio de or­den. La ci­fra de de­te­ni­dos y con­de­na­dos es anó­ma­la, pe­ro re­fle­ja la mis­ma ano­ma­lía de un mo­vi­mien­to sin lí­de­res ni ideo­lo­gía, ni na­die que im­pi­da que gru­pos mi­no­ri­ta­rios pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vos se de­di­quen a des­tro­zar y sa­ciu­da­des que se re­fle­ja en los nom­bres. Es tam­bién, en par­te, la Fran­cia de los cha­le­cos ama­ri­llos, la re­vuel­ta de las cla­ses me­dias em­po­bre­ci­das que vi­ven en ur­bes pe­que­ñas y me­dia­nas.

La nue­va Fran­cia es tam­bién la de los Moham­med. En 1964, con las primeras olea­das pro­ce­den­tes de Ar­ge­lia tras la gue­rra y la in­de­pen­den­cia, los nom­bres ara­be-mu­sul­ma­nes eran un 2%; en 1984, un 7%, ni­vel en el que se man­tie­nen has­ta el año 2000, cuan­do el nú­me­ro de na­ci­dos con es­tos nom­bres se dis­pa­ra y pa­sa en unos 15 años al 18,8% (por­cen­ta­je de los na­ci­dos en el año).

“Hay una par­te de es­ta in­mi­gra­ción que, de ma­ne­ra si­len­cio­sa, se ha em­bar­ca­do en un pro­ce­so de in­te­gra­ción o asi­mi­la­ción, pe­ro otra par­te, por su con­cen­tra­ción en al­gu­nos ba­rrios o la mi­ra­da re­li­gio­sa o iden­ti­ta­ria, in­clu­so ha da­do mar­cha atrás”, co­men­ta Four­quet. “Lo sor­pren­den­te es que es­tas fa­mi­lias, que ob­je­ti­va­men­te son víc­ti­mas de dis­cri­mi­na­cio­nes al bus­car tra­ba­jo o vi­vien­da, pon­gan ma­si­va­men­te es­tos nom­bres a sus hi­jos. Los asiá­ti­cos, de ma­ne­ra prag­má­ti­ca, sue­len de­cir: ‘Pa­ra ha­cer bue­na ca­rre­ra y que na­die te mo­les­te en el fu­tu­ro, te lla­ma­re­mos Chris­top­he’. Los otros di­cen: ‘No, te lla­ma­re­mos Ka­mel’. Pues bien, Ka­mel, 20 años des­pués, pa­ra en­con­trar tra­ba­jo o pi­so lo tie­ne más com­pli­ca­do”. quear du­ran­te los sá­ba­dos de ma­ni­fes­ta­ción. En al­gu­nos mo­men­tos, han des­bor­da­do al Go­bierno.

En­tre las me­di­das que el pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Édouard Phi­lip­pe, anun­ció ha­ce dos se­ma­nas tras los in­ci­den­tes gra­ves en los Cam­pos Elí­seos, fi­gu­ra­ba el des­plie­gue de más agen­tes de la po­li­cía ju­di­cial y de más vehícu­los pa­ra tras­la­dar a los de­te­ni­dos. La nue­va ley an­ti­dis­tur­bios, pen­dien­te del ve­re­dic­to del Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal, fa­ci­li­ta la prohi­bi­ción de ma­ni­fes­tar­se pa­ra per­so­nas con­si­de­ra­das co­mo “ame­na­za de gra­ve­dad par­ti­cu­lar” pa­ra el or­den pú­bli­co, y pre­vé pe­nas de un año de pri­sión y has­ta 15.000 euros de mul­ta pa­ra quie­nes en­mas­ca­ren su ros­tro du­ran­te las pro­tes­tas vio­len­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.