El error ju­di­cial que no pu­do con una his­to­ria de amor

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Nue­va de­man­da

Ra­quel V. F. y su pa­re­ja Jo­sé S. V. pa­sea­ban aca­ra­me­la­dos en la ma­dru­ga­da del 25 de mar­zo de 2016 cer­ca del aparcamiento de la Ciu­dad De­por­ti­va de Ca­la­ta­yud. Una do­ta­ción po­li­cial les dio el al­to y les pi­dió el DNI. Un agen­te con­sul­tó la ba­se de da­tos y vio que te­nían prohi­bi­do es­tar jun­tos. El agen­te se di­ri­gió a ella: “Tie­ne que acom­pa­ñar­nos, que­da us­ted de­te­ni­da por que­bran­tar la or­den de ale­ja­mien­to de su pa­re­ja”. Su pa­re­ja era Jo­sé, su acom­pa­ñan­te. En los or­de­na­do­res se de­cía que ella no po­día acer­car­se a él a me­nos de 200 me­tros.

Ra­quel pro­tes­tó. Y se en­fren­tó con los agen­tes cuan­do se la lle­va­ban. Tam­bién se en­fa­dó con la po­li­cía su pa­re­ja, el be­ne­fi­cia­rio de la or­den. Su­pues­ta­men­te, Jo­sé ha­bía de­nun­cia­do a Ra­quel años an­tes por ame­na­zas gra­ves y el juz­ga­do nú­me­ro 2 de Ca­la­ta­yud de­ci­dió dic­tar una or­den de ale­ja­mien­to con­tra ella. Pe­ro un año des­pués, en 2009, fue el jui­cio, y el juz­ga­do la ab­sol­vió des­pués de que su pa­re­ja re­ti­ra­se la de­nun­cia y la Fis­ca­lía desis­tie­se de ac­tuar con­tra ella. Eso ale­gó Ra­quel a la po­li­cía esa no­che, y lo mis­mo hi­zo su pa­re­ja, sin éxi­to.

En los or­de­na­do­res po­li­cia­les se de­cía que Ra­quel no po­día acer­car­se a su pa­re­ja a me­nos de 200 me­tros.

Los agen­tes la es­cu­cha­ron, pe­ro no desis­tie­ron. La me­di­da es­ta­ba vi­gen­te. Era vier­nes de ma­dru­ga­da. La subie­ron al vehícu­lo po­li­cial y la mu­jer aca­bó en los ca­la­bo­zos. Los juz­ga­dos es­ta­ban ce­rra­dos has­ta el lu­nes, sal­vo ur­gen­cias, pe­ro su ca­so no lo era.

Un abo­ga­do de la pa­re­ja, Gre­go­rio En­tre­na, del turno de ofi­cio, se pre­sen­tó el do­min­go en la co­mi­sa­ría y ale­gó que la de­ten­ción de Ra­quel de­bía ser un error ya que la or­den de ale­ja­mien­to ha­bía si­do re­vo­ca­da ju­di­cial­men­te ocho años an­tes, tras la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria dic­ta­da el 15 de oc­tu­bre de 2009.

Pe­ro en el or­de­na­dor se­guía vi­gen­te y los agen­tes la man­tu­vie­ron re­te­ni­da. El lu­nes en­tró de guar­dia el Juz­ga­do de Ins­truc­ción 1 de Ca­la­ta­yud, que to­mó de­cla­ra­ción a Ra­quel y la de­jó en li­ber­tad pro­vi­sio­nal a dis­po­si­ción del juz­ga­do. Y el juez le abrió las di­li­gen­cias ur­gen­tes 122/2016 por que­bran­tar una me­di­da de ale­ja­mien­to im­pues­ta por su co­le­ga. El abo­ga­do in­sis­tió al juez de guar­dia en que en­via­se un ex­hor­to al juz­ga­do 1, que fí­si­ca­men­te es­ta­ba al la­do. Lo hi­zo y, efec­ti­va­men­te, se tra­ta­ba de un error ju­di­cial. Pe­ro has­ta que se acla­ró el asun­to Ra­quel es­tu­vo en­cau­sa­da 20 días por ese que­bran­ta­mien­to. Al juez que lo dic­tó se le ol­vi­dó can­ce­lar esa me­di­da y co­mu­ni­car­lo a la po­li­cía, y tam­po­co pen­só que años des­pués triun­fa­ría el amor en­tre am­bos.

La po­li­cía subió a Ra­quel al vehícu­lo po­li­cial y aca­bó dos no­ches en el ca­la­bo­zo. Era fin de se­ma­na y no po­dían lle­var­la an­te el juez. La pa­re­ja ha pre­sen­ta­do una de­man­da an­te el­Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia por la per­tur­ba­ción po­li­cial que su­frie­ron aque­lla no­che mien­tras pa­sea­ban por las afue­ras de es­te mu­ni­ci­pio ara­go­nés de 20.000 ha­bi­tan­tes. Ella reclama 12.000 euros y él 3.000. La or­den de ale­ja­mien­to lle­va­ba vi­gen­te ocho años en los or­de­na­do­res po­li­cia­les sin que na­die la hu­bie­se re­ti­ra­do.

En su de­man­da an­te el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, Ra­quel ale­ga que el error le ha oca­sio­na­do los si­guien­tes da­ños: “La in­ne­ce­sa­ria vi­gen­cia po­li­cial de esa­me­di­da en­tre 2008 y 2016”, “ser per­tur­ba­da por la po­li­cía cuan­do pa­sea­ba con el be­ne­fi­cia­rio de la or­den”, ha­ber es­ta­do dos no­ches efec­ti­vas en los ca­la­bo­zos po­li­cia­les, con sus dos días y “es­tar so­me­ti­da a un pro­ce­di­mien­to pe­nal du­ran­te 20 días”. Jo­sé S. V., su pa­re­ja, en la mis­ma de­man­da que ella, adu­ce ha­ber su­fri­do “un da­ño mo­ral al ver­se per­tur­ba­do en su pa­seo con la re­cla­man­te, y te­ner que ir al juz­ga­do a de­cla­rar co­mo tes­ti­go, lo que le im­pi­dió ir al tra­ba­jo ese día”.

El juez que dic­tó el ale­ja­mien­to ol­vi­dó can­ce­lar la me­di­da y co­mu­ni­car­lo a la Po­li­cía.

Jus­ti­cia ha pa­sa­do al Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial y al Con­se­jo de Es­ta­do pa­ra que opi­nen an­tes de de­ci­dir si in­dem­ni­za o no. El Po­der Ju­di­cial ha da­do la ra­zón a la pa­re­ja. Sub­ra­ya que la or­den de ale­ja­mien­to fue dic­ta­da el 5 de agos­to de 2008 y no se can­ce­ló has­ta 2016, y se­ña­la: “En el pre­sen­te su­pues­to nos en­con­tra­mos an­te un de­fec­tuo­so cum­pli­mien­to de la obli­ga­ción de acor­dar la ba­ja de la or­den de ale­ja­mien­to que ha­bía que­da­do sin efec­to”. El juz­ga­do de­cli­nó pro­nun­ciar­se so­bre es­te error.

Des­pués de los ava­ta­res su­fri­dos por la pa­re­ja y a la es­pe­ra de una res­pues­ta del Mi­nis­te­rio, Jo­sé des­ta­ca en su Fa­ce­book que se ha­lla “com­pro­me­ti­do con Ra­quel”, y ella, en el su­yo, ex­hi­be fo­tos de am­bos be­sán­do­se. Es­te pe­rió­di­co ha in­ten­ta­do sin éxi­to re­ca­bar la ver­sión de la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.