La ame­na­za so­bre los in­sec­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Son unos gran­des des­co­no­ci­dos pa­ra el ser hu­mano. So­lo en Es­pa­ña se han des­cri­to has­ta 40.000 es­pe­cies de in­sec­tos y ca­da año se aña­den 200 más a la lis­ta. Abe­jas, abe­jo­rros, mos­cas, ma­ri­po­sas, lu­ciér­na­gas, es­ca­ra­ba­jos… Y, a pe­sar de ese des­co­no­ci­mien­to, los cien­tí­fi­cos no tie­nen du­das de que mu­chas de esas es­pe­cies es­tán en de­cli­ve en el mun­do por la pre­sión hu­ma­na. La du­da es, has­ta qué pun­to la si­tua­ción es tan ca­tas­tró­fi­ca co­mo es­ti­man al­gu­nos estudios. Por­que fal­tan da­tos y se­ries his­tó­ri­cas pa­ra com­pa­rar.

El de­ba­te so­bre el es­ta­do real de las po­bla­cio­nes se ha re­cru­de­ci­do des­pués de la pu­bli­ca­ción de una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Sid­ney (Aus­tra­lia) en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Bio­lo­gi­cal Con­ser­va­tion, que fue re­co­gi­da por in­nu­me­ra­bles me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do. Los au­to­res del es­tu­dio, Fran­cis­co Sán­che­zBa­yo y Kris A.G. Wyck­huys, con­clu­yen que más de la mi­tad de las es­pe­cies del pla­ne­ta es­tán dis­mi­nu­yen­do rá­pi­da­men­te y una ter­ce­ra par­te se en­cuen­tra ame­na­za­da por la ex­tin­ción. Unos da­tos que ha­cen te­mer que más del 40% de las es­pe­cies de in­sec­tos se ex­tin­gan en las pró­xi­mas dé­ca­das. Las ma­ri­po­sas y las po­li­llas se en­con­tra­rían en­tre las más afec­ta­das por es­ta ame­na­za.

Pe­ro, a la vez que se apre­cian dis­mi­nu­cio­nes, exis­ten re­duc­tos —en zo­nas bien con­ser­va­das— don­de es­tos ar­tró­po­dos es­tán a sal­vo y cien­tí­fi­cos que se ale­jan de la vi­sión ca­tas­tró­fi­ca que apor­ta­ba el ci­ta­do ar­tícu­lo. El ecó­lo­go del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) Car­los M. He­rre­ra ha com­pro­ba­do, en 29 par­ce­las y du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, la evolución de los po­li­ni­za­do­res de áreas no per­tur­ba­das por el hom­bre de la Sie­rra de Ca­zor­la, en Jaén. Du­ran­te es­tos dos úl­ti­mos de­ce­nios, ha ano­ta­do con me­ticu­losi­dad qué flo­res ha­bía, quién las vi­si­ta­ba y du­ran­te cuán­to tiem­po. Ha reuni­do tres mi­llo­nes de re­gis­tros de 65 es­pe­cies de plan­tas y de unas 600 de po­li­ni­za­do­res. Y los da­tos re­co­gi­dos le per­mi­ten ase­gu­rar que en es­tos lu­ga­res los in­sec­tos ob­je­to de su es­tu­dio han au­men­ta­do. Con es­tos re­sul­ta­dos, He­rre­ra sos­tie­ne que los cam­bios en la abun­dan­cia de los po­li­ni­za­do­res “pue­den obe­de­cer a di­ná­mi­cas muy com­ple­jas”, por lo que hay que evi­tar las ge­ne­ra­li­za­cio­nes ba­sa­das en mues­treos­mo­des­tos. Son ne­ce­sa­rias “ana­lí­ti­cas po­ten­tes, que no se li­mi­ten a gru­pos par­ti­cu­la­res de plan­tas o po­li­ni­za­do­res”, opi­na.

Pa­ra Ja­vier Al­ba-Ter­ce­dor, ca­te­drá­ti­co de Zoo­lo­gía de la Uni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.