Los cam­pos del ho­rror

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Or­ga­ni­za­rán los cam­pos de con­cen­tra­ción con los ele­men­tos per­tur­ba­do­res, que em­plea­rán en tra­ba­jos pú­bli­cos, se­pa­ra­dos de la po­bla­ción”. Es­ta fue la or­den de Fran­co a sus ge­ne­ra­les el 20 de ju­lio de 1936, dos días des­pués de la su­ble­va­ción. Era el ini­cio de un plan re­pre­si­vo con­tra los que iban a con­ver­tir­se en de­rro­ta­dos. “La re­pre­sión es el ca­pí­tu­lo más es­tu­dia­do hoy por los his­to­ria­do­res”, ase­gu­ra Án­gel Vi­ñas, ca­te­drá­ti­co emérito de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, es­pe­cia­li­za­do en el con­flic­to es­pa­ñol y el fran­quis­mo. Ejem­plo de es­te in­te­rés es la apa­ri­ción de Los cam­pos de con­cen­tra­ción de Fran­co, del­pe­rio­dis­ta Car­los Her­nán­dez de Mi­guel (Edi­cio­nes B), que abor­da una cues­tión en la que fue pio­ne­ro, en 2005, Cau­ti­vos, de Ja­vier Ro­dri­go (Crí­ti­ca).

Cien­tos de mi­les de per­so­nas pa­de­cie­ron en sus car­nes, du­ran­te la con­tien­da y tras es­ta, la te­rri­ble vi­da en un cam­po de con­cen­tra­ción. “Lo de la la­ti­ta de sar­di­nas y la fal­ta de agua fue con­ti­nuo. En Mi­ran­da [de Ebro] dor­mía­mos en el pu­ñe­te­ro sue­lo, en el ba­rro”, con­ta­ba el mi­li­tan­te anar­quis­ta Fé­lix Pa­dín en Cau­ti­vos. “Fue­ron es­pa­cios en los que se in­ter­na, cla­si­fi­ca y re­edu­ca a pri­sio­ne­ros de gue­rra”, di­ce Ro­dri­go, doc­tor en His­to­ria Con­tem­po­rá­nea. Pe­ro la or­ga­ni­za­ción se ca­rac­te­ri­za por la im­pro­vi­sa­ción. Lo de la efi­cien­cia de los su­ble­va­dos es un mi­to”.

Los cam­pos em­pe­za­ron “de ma­ne­ra irre­gu­lar, en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre de 1936, por­que fra­ca­sa el gol­pe y au­men­tan, so­bre to­do, tras la cam­pa­ña del Nor­te, en mar­zo de 1937, cuan­do se to­ma a 90.000 pri­sio­ne­ros; so­lo en San­tan­der, 30.000”, con­ti­núa es­te historiador, que ci­fra en 190 el nú­me­ro de cen­tros y La gue­rra ya lle­va­ba mu­chos me­ses per­dién­do­se —o más bien per­di­da— en el ban­do re­pu­bli­cano, cuan­do el 1 de abril so­nó en la ra­dio el fa­mo­so par­te: “En el día de hoy, cau­ti­vo y des­ar­ma­do el Ejér­ci­to Rojo, han al­can­za­do las tro­pas na­cio­na­les sus úl­ti­mos ob­je­ti­vos mi­li­ta­res. La gue­rra ha ter­mi­na­do”. Y la ima­gen más cla­ra de esa de­rro­ta se ha­bía pro­du­ci­do dos no­ches an­tes, en­tre el 30 y el 31 de mar­zo en el puer­to de Ali­can­te, don­de mi­les de per­so­nas “en­tre 350.000 y 500.000” los in­ter­nos. Her­nán­dez, en su li­bro, lo ha au­men­ta­do: 294 cam­pos y en­tre 700.000 y un mi­llón. “Me he ce­ñi­do a los que el pro­pio ré­gi­men ca­ta­lo­ga así”. En cual­quier ca­so, la pro­li­fe­ra­ción lle­vó a Fran­co a po­ner or­den con la crea­ción, en el ve­rano del 37, de la Ins­pec­ción de Cam­pos de Con­cen­tra­ción de Pri­sio­ne­ros, or­ga­nis­mo que per­du­ra has­ta 1942.

“En es­tos cam­pos los pre­sos son con­si­de­ra­dos de­lin­cuen­tes y pier­den la con­di­ción de pri­sio­ne­ros de gue­rra”, di­ce Gut­ma­ro Gó­mez Bra­vo, doc­tor en His­to­ria Con­tem­po­rá­nea por la Com­plu­ten­se. “No ha­bían si­do acu­sa­dos de na­da ni con­de­na­dos”, aña­de Her­nán­dez. La ob­se­sión de las au­to­ri­da­des era cla­si­fi­car el alu­vión de reos pa­ra de­ci­dir qué ha­cer con ellos. Los que creían que po­dían ser afectos al nue­vo ré­gi­men “eran en­via­dos de in­me­dia­to al fren­te; los desafec­tos, a la jus­ti­cia mi­li­tar, y so­bre los que ha­bía du­das, a tra­ba­jo for­zo­so has­ta su li­be­ra­ción”, se­gún Ro­dri­go, que lan­za en abril Co­mu­ni­da­des ro­tas. Una his­to­ria glo­bal de las gue­rras ci­vi­les, 1917-2017 (Ga­la­xia Gu­ten­berg).

Pa­ra to­mar una re­so­lu­ción se pe­dían in­for­mes a los Ayun­ta­mien­tos de sus lo­ca­li­da­des na­ta­les. “Lo que di­je­sen el cu­ra, el al­cal­de, el je­fe de Falange y el de la Guar­dia Ci­vil su­po­nía el pa­sa­por­te a la vi­da, la muer­te o los tra­ba­jos for­za­dos”, agre­ga Her­nán­dez. El día a día cons­ta­ba de ma­dru­go­nes a gol­pes y gri­tos, for­ma­ción, sa­lu­dos y can­tos fas­cis­tas, des­pio­jar­se en los ra­tos de ocio, mu­cha ham­bre y aguar­da­ban pa­ra huir de la Es­pa­ña de Fran­co en unos bar­cos que nun­ca lle­ga­ron. “Es­te es el lu­gar de la tra­ge­dia: fren­te al mar, ba­jo el cie­lo, en la tie­rra. Es­te es el puer­to de Ali­can­te, el 30 de mar­zo de 1939. Las tra­ge­dias siem­pre su­ce­den en un lu­gar de­ter­mi­na­do, en una fe­cha pre­ci­sa, a una ho­ra que no ad­mi­te re­tra­so”, es­cri­bió Max Aub en Cam­po de los Al­men­dros, que cie­rra su se­rie de no­ve­las so­bre la Gue­rra Ci­vil ti­tu­la­da El la­be­rin­to má­gi­co.

Lo hi­zo des­de Mé­xi­co, en el aguan­tar el frío o el ca­lor. “No ha­bía un par­ti­cu­lar de­seo de tra­tar­los bien, aun­que tam­po­co ha­bía un plan de ex­ter­mi­nio, por­que les in­tere­sa­ba re­uti­li­zar­los pa­ra su Ejér­ci­to”, ex­pli­ca Ro­dri­go, pa­ra quien los paradigmas del te­rror fue­ron San Juan de exi­lio al que sí con­si­guie­ron ac­ce­der de­ce­nas de mi­les de es­pa­ño­les, a di­fe­ren­cia de los que se que­da­ron en el puer­to de Ali­can­te, del que fue­ron des­alo­ja­dos el 31 de mar­zo. Allí, el úl­ti­mo bar­co, el Stanbrook, ha­bía sa­li­do el día 28 rum­bo a Orán. Y por el nor­te, a tra­vés de los Pi­ri­neos, mi­les de per­so­nas tam­bién ha­bían hui­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas de enero y las primeras de fe­bre­ro.

Pe­ro las pe­nu­rias con­ti­nua­rían pa­ra to­dos ellos, o por lo me­nos la gran­ma­yo­ría, con la re­cluMo­za­rri­far, en Za­ra­go­za; Mi­ran­da de Ebro y San Pe­dro de Car­de­ña (Bur­gos) y San­to­ña (Can­ta­bria). Fue­ra de Es­pa­ña so­lo hu­bo cier­ta reac­ción del Va­ti­cano “pa­ra que no se co­me­tie­ran ex­ce­sos”, se­ña­la Gó­mez Bra­vo. De puer­tas aden­tro, se pu­so sión en cam­pos de con­cen­tra­ción en el sur de Fran­cia (Le Ver­net, Ar­ge­lès, Saint-Cy­prien...) y el nor­te de Áfri­ca en un con­tex­to en que en­se­gui­da co­men­za­ría la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en la que mu­chos re­pu­bli­ca­nos aca­ba­ron lu­chan­do en el ban­do alia­do.

En torno a me­dio­mi­llón de es­pa­ño­les se des­pla­za­ron a te­rri­to­rios fran­ce­ses en los tres pri­me­ros­me­ses de 1939, pe­ro las au­to­ri­da­des con­si­guie­ron que la ma­yo­ría, unos 360.000, re­gre­sa­ran a Es­pa­ña an­tes de di­ciem­bre. Pa­ra los que se que­da­ron, el es­fuer­zo se cen­tra­ba en con­se­guir una pla­za en los bar­cos que sa­lían ha­cia Amé­ri­ca, prin­ci­pal­men­te, a Mé­xi­co, don­de el Go­bierno del ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas ha­bía pues­to en mar­cha una gran cam­pa­ña de so­li­da­ri­dad. El res­ca­te co­men­zó con el via­je del Si­naia —que sa­lió al­go de cui­da­do “tras la de­rro­ta na­zi de Sta­lin­gra­do”, aña­de, por mie­do a que la caí­da de Hitler arras­tra­ra a Fran­co.

Los ti­pos de es­pa­cios con­cen­tra­cio­na­rios aten­die­ron a la evolución del con­flic­to. Ro­dri­go des­ta­ca un blo­que “des­de la ofen­si­va del nor­te a la ba­ta­lla de Te­ruel, otro has­ta la ba­ta­lla del Ebro y el de la ofen­si­va fi­nal, cuan­do se hi­cie­ron 140.000 pri­sio­ne­ros en Ma­drid, Cas­ti­lla-La Man­cha y Va­len­cia”. Aquí su­ce­de lo que Gó­mez Bra­vo des­cri­be co­mo “co­lap­so mo­nu­men­tal”. Al ge­ne­ral Va­re­la “le pi­den que ocu­pe Va­len­cia y pre­pa­re alam­bra­das pa­ra 25.000 per­so­nas. Él res­pon­de que no tie­ne tan­to ma­te­rial, y cuan­do lle­ga el mo­men­to en­cuen­tra 100.000”. El úl­ti­mo cam­po que ce­rró fue Mi­ran­da de Ebro, en 1947. Han pa­sa­do 80 años del fin de la gue­rra y ape­nas hay pla­cas en esos lu­ga­res que re­cuer­den que fue­ron re­cin­tos de su­fri­mien­to. de Sè­te el 25 de ma­yo de 1939 y lle­gó a Ve­ra­cruz 13 de ju­nio de 1939 con 1.599 re­fu­gia­dos— y si­guió con los del Ipa­ne­ma, el Me­xi­que, el Flan­dra...

En Mé­xi­co se lle­ga­ría a for­mar, con cer­ca de 20.000 per­so­nas, la más cé­le­bre co­mu­ni­dad de exi­lia­dos re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les —con León Fe­li­pe, Re­me­dios Va­ró, Mar­ga­ri­ta Nel­ken, por ci­tar unos po­cos...—, aun­que tam­bién aca­ba­ron en otros paí­ses del con­ti­nen­te co­mo Ar­gen­ti­na (unos 10.000), Ve­ne­zue­la, Cu­ba, Puer­to Ri­co y Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, la co­mu­ni­dad más nu­me­ro­sa se for­ma­ría, en su­ce­si­vas olea­das y pe­se a to­das las di­fi­cul­ta­des, en Fran­cia, don­de vi­vían a fi­na­les de los años cua­ren­ta en­tre 125.000 y 180.000 re­fu­gia­dos es­pa­ño­les, se­gún dis­tin­tos in­for­mes de las au­to­ri­da­des ga­las y de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.